Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 18 6 2005 Los sábados de ABC 105 EL GUINDO LOS IMPRESCINDIBLES EN LA COCINA MÓNICA F. ACEYTUNO El patatero. También llamado la puntilla Tiene unos 10 centímetros de hoja, sin sierra y de punta espada. LA ALEGRÍA DEL AGUA El de verduras. Es un cuchillo multiusos auxiliar de unos 16 centímetros de hoja. La multiusos suiza, tan util en los viajes, está en desuso al prohibirla llevar en los aviones El jamonero. De unos 25 centímetros de largo. Fino, flexible y mecanizado desde la parte más gruesa hasta la más fina, en la punta, para que tenga flexibilidad. bre de Albacete sin ningún respeto. Tienen tal facilidad para la copia, que les da igual una cosa que otra. Lo copian todo, y como son ágiles y trabajadores, inundan el mercado de productos, en su mayoría falsos, o a unos precios con los que no podemos competir, porque allí la mano de obra es muy barata, los empleados trabajan a destajo y a los empresarios no se les exige una maquinaria homologada y con garantía como ordena aquí la UE. Con la violación de leyes internacionales para copiar nuestros productos tradicionales es imposible la competencia. Haría falta mucho dinero para perseguir el fraude. Habría que intensificar las medidas de control en las aduanas, porque los cuchillos vienen en barcos, y los distribuidores, sin ningún tipo de escrúpulos, se dedican a importarlos. En otros casos son los propios chinos quienes los venden en las miles de tiendas de productos baratos que han proliferado en toda España Suprimidas las fronteras, los aranceles, y con el libre mercado de por medio, China lo está inundando todo y lo hace sin que nadie le ponga trabas ni controles asegura Juan Andrés Barbero, presidente de Aprecu, la Asociación Española de la Cuchillería, que agrupa a la mayor parte del sector, cuya industria se extiende desde Albacete a Taramundi (Asturias) Sonsona (Zaragoza) Santa Cruz de Mudela (Ciudad Real) y rmua (Vizcaya) Aprecu lleva trabajando en defensa del sector El cocinero. Llamado también cebollero Es el más importante en la cocina y el más universal. Tiene 21 centímetros de largo y de 45 a 55 mm. de ancho. El de pan. Tiene unos 20 centímetros de largo y el filo de sierra. Salto al verano, a la fresca tentación del agua PEPE ORTEGA El de pescado. Es más corto que el jamonero, pero también fino y flexible, y con unos 16 centímetros de largo. El deshuesador. Estrecho y recio, sirve para repasar la carne del hueso. Tiene unos 16 cms. de largo y una anchura de 12 milímetros. El santoku. Es la última moda para hacer comida japonesa, sobre todo los pescados, pues en Japón es el sustituto del cebollero. De filo ancho, tiene unos 25 cuando lo normal en cuchillos europeos es 35 lo que le hace más incisivo a la hora de cortar materiales blandos. Lleva alvéolos en la cara para facilitar el buen despegue del cuchillo del trozo cortado. mucho tiempo y su objetivo es la puesta en marcha de una especie de denominación de origen para la cuchillería, al igual que las del vino, que lleve la marca Albacete en lugar del made in Spain pues ningún cuchillero español quiere competir con sus propios productos fabricados en Asia No hay datos concretos, pero desde la invasión china la cuchillería española ha disminuido sus ventas entre un 12 y un 15 por ciento, y otro 10 por ciento los puestos de trabajo. La navaja, que adquirió fama notable en Albacete desde principios del XVI, con un uso muy frecuente en el medio rural, desde hace diez años, y como consecuencia de los hábitos culinarios de la sociedad y del aumento del nivel de vida, ha caído en desuso. Ya no es instrumento necesario para salir al campo, y viajar con ella en avión está prohibido. Esta es la razón de la disminución de sus ventas, aunque los que más lo han notado no son los cuchilleros de Albacete, sino los suizos con su modelo multiusos. a piscina es un ecosistema muy curioso y completo, al que acuden a beber por las tardes, tímidamente, las parejas de verderones. También se acercan las golondrinas y las lavanderas recién nacidas, que son más pequeñas, más grises y desdibujadas, y los gorriones y los cuervos, pero no todos a la vez, como si se dividieran el territorio en horas. Algunos caballitos del diablo, que son verdes y son azules, sobrevuelan durante unos minutos el agua, lo que le da a la piscina un cierto aire de río. Y aunque el río esté a varios kilómetros, aparecen de vez en cuando las huellas del zapatero que se sostiene sobre la película superficial del agua y al que se puede atrapar con esa fina red con la que se recogen las hojas, pues el zapatero, según la ve, avanza un poco a saltos, casi sin apoyarse, hasta que, en una de esas, en vez de perseguirlo, pones la red delante y, por huir, entra. También hay ranas que llegan volando en las patas de las aves que de vez en cuando llevan, como si rezaran, un rosario de huevas de rana. Quiero decir que, en toda su artificiosidad, la piscina es también naturaleza; un sistema cerrado como el de un lago que en un momento determinado puede servir de balsa para luchar contra un incendio. Yo me recuerdo de niña y ya no tan niña deseando que dieran las vacaciones para ir a la piscina. No puedo olvidar ese primer día en el que te zambullías en el agua azul de la piscina que tenía unos trampolines de tres alturas y del que te tirabas hasta que los cerraron por seguridad, pero me encantaba ir donde cubría, esa zona honda y azul oscura. Después me tumbaba al sol, y escuchaba los pájaros, y miraba el trébol de la hierba y el sol entre las hojas. Y soñaba. Esas piscinas vacías de Huesca, con sus señoras tan serias tomando en seco el sol y sus socorristas vigilando unas vallas, es lo más triste que se ha visto en los últimos años, la auténtica imagen de la falta de esperanza, un mal augurio. Tengo para mí que se ha hecho con toda la buena intención del mundo, para ahorrar y concienciar al mismo tiempo, pero los niños y no tan niños, igual que los pájaros, necesitan como el beber la alegría del agua. L