Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
100 Los sábados de ABC SÁBADO 18 6 2005 ABC LA FIESTA DEL CUERPO Las beguinas, movimiento de mujeres independientes en la Edad Media, ocupaban estas casas (Viene de la página anterior) Dulces compras. El excelente chocolate belga ocupa decenas de escaparates en la ciudad De Orangerie, hotel de lujo al borde de los canales. La terraza tiene embarcadero propio la Frick Collection de Nueva York y el Museo Thyssen- Bornemisza de Madrid. La sensibilidad perfeccionista de este maestro de los primitivos flamencos (1433- 1494) sobrevuela una excelente colección de dos docenas de retratos, expuestos sobre un fondo negro que subraya el tono religioso de la selección, la belleza de las transparencias, el juego de luces y sombras, la piel... Memling abre el fuego La cita con Memling, inaugurada la semana pasada, encabeza una lista de más de cien propuestas que salpicarán todo el verano, hasta el 11 de septiembre. Turismo más cultura en el teatro de Brujas, una ciudad que conoció su máximo esplendor cuando fue puerto frecuentadísimo, un ir y venir de comercio y dinero. El agua del mar llegaba entonces hasta la Plaza del Mercado, el mismo lugar en el que hoy paran los coches de caballos para recoger a turistas armados de mapa y cámara, los pies cansados, la frente sudorosa por el inesperado calor. En el siglo XIV aquí vivían cuarenta y cinco mil personas. Desde mediados del XVI hasta finales del XVII, Brujas quedó bajo dominio español. Pasó el tiempo, y la tierra fue ganando terreno al mar, que se alejó dos decenas de kilómetros, lo que detuvo la actividad, un barniz de calma que alguna vez se ha considerado excesiva. Brugges la Morte es- cribió Georges Rodembach. Hay mucha piel y muchas interpretaciones sobre esta inagotable fuente de inspiración. Una de ellas es la de Greta Buysse www. gretabuysse. be fotógrafa belga nacida en 1942, una especialista en la combinación de desnudos femeninos con elementos arquitectónicos, casi siempre en blanco y negro. Una buena muestra de su trabajo la descubrimos en una exposición en el entorno del viejo pero magnífico hospital Saint- Jean. Eternity enseña mucho y sugiere más, quizá porque, como decía Víctor Hugo, el cuerpo humano no es más que apariencia, y esconde nuestra realidad Greta se desplaza casi cada día al escenario en el que luce su trabajo, en busca de la reacción del público a sus disparos de fascinación. Apenas tarda unos minutos desde su casa al hospital Saint- Jean, buen ejemplo de la comodidad con la que el forastero se maneja en Brujas. Dice un turista que esta ciudad encaja tan Memling da un tono clásico al festival. Otras exposiciones apuestan por una idea rabiosamente actual del cuerpo Memling y el retrato. El Tríptico de San Cristóbal una de las obras que se exponen en Brujas deprisa en el cuerpo de los visitantes como unas pantuflas en los pies: todo está cerca, casi cualquier esquina invita a sentarse y mirar, a tomar una cerveza tostada, a echar una ojeada a la Capilla de la Santa Sangre o a la Atalaya, una torre ligeramente inclinada, construida en el siglo XIII, que preside la Plaza del Mercado. Trescientos sesenta y seis peldaños separan el suelo del cielo, para quien busque una imagen con perspectiva de la ciudad. En la Atalaya se ha instalado otra de las exposiciones de Corpus 2005, La piel y el placer una incursión aparatosamente visual en el mundo de las videoinstalaciones. En dos salas se reparten imágenes, proyecciones, fotos o sugerencias construidas con trabajos de Pipilotti Rist, Man Ray, Charles Sandison o Yves Netzhammer. Un bosque de palabras blancas sobre un entorno negro, ideas que bailotean en la ropa de los visitantes, o un cuerpo digital que se construye y deconstruye, que se torna un charco de sangre, que nos muestra su epidermis, sus miedos. Modernidad que a veces deja frío, y otras engancha, te deja sentado ante el revoloteo de bits. A la salida esperan los turistas japoneses, decenas de tiendas de chocolate (también un museo dulce) alguna que otra dedicada a Tintin, y, por supuesto, los canales, que se pueden admirar en un recorrido bucólico- romántico de unos treinta minutos. La Oficina de Turismo de Brujas ha preparado para estos meses un paseo a tono con el verano Corpus bautizado como Cinco sentidos La idea tiene un punto de invento, para acomodarse al espíritu del festival cultural, pero a cambio nos permite situarnos en estas calles, trazarnos un mapa mental para luego zascandilear por nuestra cuenta. Permite también descubrir algún secreto En la iglesia de Nuestra Señora, por ejemplo, se alo- La Atalaya preside la Place Royal, salpicada con el logo de Corpus