Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 18 6 2005 Cultura 67 Cine Escultura Ópera Se inaugura el festival internacional de Moscú, con 17 filmes a concurso DPA. El 27 Festival de internacional de cine de la capital rusa se inauguró ayer con la coproducción entre Italia y Alemania La vita che vorrei de Giuseppe Piccioni. La entrada de los invitados al gigantesco Palacio Pushkin a través de la tradicional alfombra azul aportó un toque de Hollywood a la capital rusa. Las grandes estrellas son, entre otras, Daryl Hannah y Jeanne Moreau. Recuperan El torso de Adèle de Auguste Rodin, robado en Chile EFE. La escultura del artista francés (1840- 1917) que había sido robada la noche del jueves de la exposición itinerante que se exhibe en el Museo Nacional de Bellas Artes de Santiago, fue recuperada anoche en el barrio de San Joaquín, al sur de la capital chilena. La pieza, una escultura de bronce de 47,5 centímetros de alto y 20 kilos de peso, pertenece al Museo Rodin de París desde 1990. La Gioconda abre una nueva edición del Arena de Verona ABC. La ópera La Gioconda de Almicare Ponchielli abrió ayer la octogésima tercera edición del Festival Lírico del Arena de Verona, una de las citas operísticas más destacadas de cada verano en Italia. El Arena, el coliseo operístico al aire libre más importante del mundo, será escenario de títulos como Nabucco de Giussepe Verdi, y La Boheme de Giacomo Puccini hasta el 31 de agosto. El Sónar y The Durruti Column plantan cara a los tópicos de la masificación Más de 11.000 personas pasaron ayer por el Centre de Cultura Contemporánea el cierre esta noche en Barcelona con una atípica programación capitaneada por grupos como LCD Soundsystem, De La Soul y Sólo Los Solo DAVID MORÁN BARCELONA. Suma y sigue. Sigue creciendo, claro. Después de una jornada inaugural al borde del colapso, el Festival de Música Avanzada y Arte Multimedia, Sónar 2005, retomó ayer su idilio con la creación musical más extrema y experimental ante cerca más de 11.000 personas. Las imágenes, como cada año, se repiten con exactitud milimétrica: el Centre de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB) castigado a conciencia por el sol, una variopinta multitud deambulando con prisas por un recinto al que sólo le faltaban un par de grados para alcanzar su punto justo de ebullición, un desfile de modelos a cada cual más inverosímil... De hecho, durante los últimos años la faceta puramente sociológica parece haberse adueñado de una muestra de la que, más que de música, se acaba hablando de colas, codazos y de las pintas de según que individuos. Los riesgos de la masticación, más presentes que nunca. Por suerte, la de ayer fue una jornada en la que tópicos anuales como las acampadas en el césped artificial del SonarVillage, los cuerpos lechosos b El festival echa MÚSICA ELECTRÓNICA Festival Sónar Obras de Webern, Takemitsu, Bartók y otros. Intérpretes: OBC, Dj Rupture, Doseone, R. Hawtin. Dirección: P. Alcalde. Vídeos: R. Reupke, D. Offenhuber y N. Wenhart. Lugar: Auditori, 16 de junio. quemados por el sol y el trajín promocional de los sponsors del festival se vieron eclipsados por lo que realmente importa: la música. Música humana, orgánica y contaminada a fuerza de trasvases estilísticos. Música como la de los esquivos The Durruti Column, leyendas rehabilitadas del post- punk británico más anguloso que, casi tres décadas después de su nacimiento, hipnotizaron el escenario situado en el Hall con un pase de rock brumoso y repleto de aristas que más de uno contemplaba con cara de incredulidad. La actuación de los de Manchester vino a confirmar que el cambio de rumbo que ha emprendido el Sónar pasa por contrarrestar los trazos mate de la electrónica con paletadas de factor humano. Así, un par de horas antes, los austriacos Radian combinaron el post- rock más paisajístico y los ritmos digitales microscópicos con inquietante perfección. Sí, el Sónar se ha vuelto más humano. De ahí que uno pueda me- rendarse un insospechado solo de batería como remate al tibio pase de los japoneses World s End Girlfriend y, al mismo tiempo, disfrutar como un enano de la extrañísima actuación de Subtle. Adalides del hip hop más bizarro y mutante y comandados por el impactante Doseone (todo un caso: guante plateado hasta el codo a lo Michael Jackson y reloj gigante colgando del cuello al más puro estilo Flavor Flav) los norteamericanos se llevaron el premio al concierto estrambótico del festival gracias a su desparpajo a la hora de mezclar voces, violoncellos eléctricos, bases de hip hip y guitarrazos crudos. Con casi todas las entradas agotadas, el festival echa hoy el cierre con una sesión nocturna en la que destacan las actuaciones de LCD Soundsystem, De La Soul, M. I. A, Sólo Los Solo, Soulwax y una porción minúscula de física recreativa. Si, los tiempos están cambiando y el Sónar se está volviendo más humano. MÁS SONIDO PABLO MELÉNDEZ- HADDAD DJ Rupture, ayer en su cabina ofreciendo una buena ración de música electrónica EFE Con sabor a poco levantó oficialmente el telón el Sónar 2005, ya que el concierto inaugural, a cargo de la OBC en l Auditori, fue breve y con poca sustancia creativa. El preámbulo llegó desde la platea, cuando cientos de flashes de cámaras y móviles saludaron la Sala Sinfónica de la sede del conjunto catalán. Pedro Alcalde capitaneó, con trazo firme y claro, esta nueva incursión de la OBC en el llamado sonido Sónar una fuente inagotable de exploración estética que, primero, llegó bajo el título de interacción musical y que le metió mano a algunas piezas de Anton Webern mediante platos, ordenadores o simple poesía recitada, para más tarde pasar por una breve muestra de lo mejor del género de la mano de Richie Hawtin para después perderse en la convención. La participación de Dj Rupture pareció perdida en tiempo y coherencia sonora con la cuarta de las Seis piezas para orquesta sus distorsiones y ambientaciones no entusiasmaron. El rapero Doseone optó por una performance con música en directo, montando un pequeño poema visual valiéndose de un texto recitado que firmó él mismo en el que reflexiona sobre la muerte utilizando parte de los Cinco movimientos para cuarteto de cuerdas como telón de fondo. De intervención electrónica, nada. Richie Hawtin optó por el software en lugar de los platos con auténtico sonido Sónar usando a la sinfónica como instrumento y montando un discurso sobre bases electrónicas con buen olfato y un incuestionable sentido del ritmo y del color. Presentó dos creaciones, la agradecida Circles y la más ácida y gloriosa Mind encode cuyos latidos van directo al corazón. La segunda parte se limitó a la intervención visual. Nada nuevo ante una OBC de sonido suntuoso.