Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 SÁBADO 18 6 2005 ABC Cultura y espectáculos El éxito de la manifestación contra la decisión del Gobierno y la batalla judicial en curso tendrán eco en el Congreso con el debate de la ley el próximo día 23 CESAR MINGUELA Rechazada la paralización cautelar del traslado de fondos del Archivo de Salamanca La Audiencia Nacional no ve razones que aconsejen atender la petición de la Junta de Castilla y León b La Junta, el Ayuntamiento de Salamanca y el PP auguran un proceso largo y señalan su esperanza en que los tribunales les den la razón en el fondo del asunto N. VILLANUEVA J. CALERO MADRID. Casi en vísperas del debate parlamentario del proyecto de Ley que permitirá la devolución de los papeles catalanes del Archivo de la Guerra Civil, que tendrá lugar el próximo jueves 23 en el Congreso, las espadas siguen en alto. Por lo pronto, la Sala de lo Contencioso- Administrativo de la Audiencia Nacional ha desestimado la petición de la Junta de Castilla y León de paralizar de forma cautelar el traslado de los documentos del Archivo de Salamanca a la Generalitat de Cataluña, uno de los guiños de Rodríguez Zapatero a sus socios de Gobierno. El Ejecutivo autonómico pretendía que los jueces aceptaran la inmovilización de los fondos documentales del archivo hasta que se resolviera el recurso presentado por esta Comunidad Autónoma el pasado 21 de marzo contra la actuación del Ministerio de Cultura, que había desestimado declarar como Bien de Interés Cultural el colegio salmantino de San Ambrosio, sede actual del Archivo General de la Guerra Civil. Esta declaración habría impedido que salieran documentos del interior del edificio. En el auto notificado ayer, los magistrados rechazan la inmovilización temporal de los fondos documentales del archivo y lo justifican en que no se observan razones que la aconsejen a pesar de que uno de los argumentos en los que la Junta fundó su petición fue en que si no se adopta esa medida cautelar se puede producir un daño irreparable a posteriori, frente a la nula perturbación que en los intereses generales causaría la paralización solicitada. Prueba de que hay una enorme sensibilidad con respecto a este conflicto es que, a cada paso le responde una verdadera cadena de reacciones, como ayer quedó patente, una vez más. Después del éxito de la manifestación que reunió en Salamanca a casi cien mil personas en protesta por la decisión del Gobierno, la Junta de Castilla y León acogió con respeto el rechazo de la Audiencia de adoptar medidas cautelares. La Junta confía en que sea una decisión que no obedezca a presiones de Esquerra Republicana de Ca- talunya según afirmó ayer con poca prudencia política su vicepresidenta María Jesús Ruiz. La portavoz de la Junta agregó que, a pesar de este auto de la Audiencia Nacional, vamos a seguir adelante con el procedimiento principal, que es el recurso contencioso que está interpuesto También habló el consejero de Presidencia, Alfonso Fernández Mañueco, quien auguró una batalla judicial larga. No se ha entrado en el fondo, y ahí ARCHIVO DE SALAMANCA, POR LA CONCORDIA POR ANTONIO MORALES MOYA Y CARLOS DARDÉ Historiadores, miembros del primer comité de expertos en 2001 D ecenas de miles de personas se han manifestado en Salamanca por la unidad del Archivo de la Guerra Civil. Y se hace crecientemente difícil visualizar la salida de unos documentos defendidos con tanta razón como pasión por una ciudad, una Comunidad y el principal partido de la oposición. Ante un enfrentamiento de consecuencias imprevisibles, parece absolutamente necesario volver a intentar un acuerdo que permita armonizar dignidades e intereses. Porque hace cerca de tres años pudo, quizás, alcanzarse. Entonces, quienes firmamos este artículo, en representación del Patronato del Archivo, y dos representan- tes de la Generalitat, acordamos mantener unido- -y en Salamanca- -todo el material relativo al tema que justifica la existencia del Archivo: la guerra civil y la represión franquista. En consecuencia, la documentación que podría depositarse en Cataluña sería la de épocas anteriores o la relativa a cuestiones que no tienen que ver con la guerra y la represión. Tras un año de trabajo, presentamos dos propuestas distintas. En la nuestra, se incluía todo lo relativo al Estatuto de Cataluña- -texto, discusión del articulado en las Cortes Constituyentes y Comisión Mixta de Transferencias- del Fondo de Documentos de la Generalitat. Además, de la Sección Político Social Barcelona se proponía el depósito de 15 carpetas, o parte de las mismas, que contienen documentos sobre temas de carácter no político- -Consorcio de la Zona Franca del Puerto de Barcelona, Exposición Universal de Barcelona, Fomento del Trabajo Nacional, Audiencia de Barcelona- y documentación de Asociaciones políticas, sindicales o de carácter vario, anterior a 1931. Los representantes de la Generalitat, por su parte además de todos éstos, consideraban que debían ser depositados en Cataluña otros cinco legajos procedentes de diversos Departamentos de la Generalitat- -entre los que se encuentra la correspondencia de los presidentes Francesc Macià y Lluis Companys- y otras 42 carpetas, o parte de las mismas, del Fondo político- social Barcelona, relacionadas con Partidos, Sindicatos y Asociaciones, anteriores al 18 de julio de 1936. Además, incluían la correspondencia de Marcelino Domingo Sanjuán, que se encuen-