Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 Sociedad SÁBADO 18 6 2005 ABC Salud Endocrinología Investigación Trastornos cardiovasculares Un fármaco contra el cáncer podría prevenir los partos prematuros Investigadores de la Universidad de Newcastle han descubierto un fármaco- -utilizado para tratar cánceres de intestino, mama y pulmón- -capaz de controlar el nivel de una proteína receptora de hormonas que determina el momento del parto. Según el estudio, estas hormonas incitarían a los receptores de las células uterinas a producir un relajante muscular que prevendría las contracciones. La obesidad y el tabaco aceleran el envejecimiento diez años Investigadores estadounidenses y británicos han encontrado evidencias de que la obesidad y el tabaco aceleran el envejecimiento celular diez años. Los clínicos, que publican su estudio en The Lancet demuestran que los telómeros- -que protegen los cromosomas de las células- -están más erosionados en mujeres fumadoras y obesas tras analizar los hábitos de 1.122 mujeres de entre 18 y 76 años. Un primer ictus aumenta el riesgo de un segundo un 43 por ciento Las personas que han tenido un ictus menor tienen un 43 de probabilidad de sufrir otro o un incidente vascular en los siguientes 10 años, según los resultados de un estudio del Centro Médico Universitario de Utrecht (Holanda) publicado en The Lancet El ictus es una enfermedad cerebrovascular que afecta a los vasos sanguíneos que suministran sangre al cerebro. DIENTES SANOS LUIS CABEZA FERRER Presidente de la Asociación Española de Estética Dental NUTRICIÓN SÍNDROME DE LA BOCA SECA Recomiendan reducir el consumo elevado de carne para prevenir el cáncer de colon Un estudio vincula la ingesta de 160 gramos diarios con un riesgo superior b Investigadores europeos recomiendan aumentar el consumo de pescado, ya que tiende a reducir el riesgo de padecer cáncer colorrectal G. ZANZA MADRID. La relación entre consumo elevado y diario de carne roja o procesada (fiambres) con un mayor riesgo de desarrollar un posible cáncer colorrectal ha sido objeto de continuas investigaciones que han revalidado este hecho, aún sin encontrar las razones biológicas. Ahora, un estudio epidemiológico de la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer en Lyon (Francia) ha respaldado trabajos anteriores, al analizar durante 4,8 años la evolución de casi medio millón de personas de entre los 35 y 70 años, convirtiéndolo en la investigación epidemiológica más ambiciosa. Durante ese periodo se registraron, en ese medio millón de personas, 1.329 casos de tumores (855 en el colon y 474 en el recto) El estudio, en el que han participado centros de diez países europeos (cincos españoles) indica que un consumo diario de 160 gramos de carne L a xerostomía es una enfermedad que tiene como síntoma tener la boca seca. Así, se considera xerostomía cuando se segregan al día menos de 500 centímetros cúbicos de saliva. ¿En qué momento una persona se da cuenta de que su boca está seca? Se admite que la sensación de sequedad aparece cuando el flujo salival está un 40 por debajo de lo habitual. En los mayores de 65 se da con más frecuencia la boca seca. Cerca de 500 fármacos están considerados como capaces de producir sequedad en la cavidad bucal, lo que facilita la invasión de microorganismos, halitosis y gingivitis. La boca seca no se manifiesta muchas veces como sequedad propiamente dicha, sino que la persona suele quejarse de alteración de la sensibilidad diciendo tengo molestias o irritación en la lengua dificultad al tragar y hablar, aspereza bucal, mayor incidencia de caries por desmineralización del esmalte o sensación de quemazón o picazón. Otras veces se nota al hablar o al tragar o no pueden soportar las prótesis. En algún caso existe la sensación de tener alguna zona como dormida bien sea el labio, la lengua o el paladar. También se puede dar la posibilidad de tener un sabor metálico o salado o que todos los alimentos sepan igual. Antidepresivos, ansiolíticos, antiinflamatorios, analgésicos, relajantes musculares, antihipertensivos, diuréticos o anoréxicos pueden modificar la secreción de saliva, disminuyéndola. En el alzheimer, en la demencia senil, hay una auténtica sequedad de boca. Existe también disminución de la calidad de la saliva en la menopausia, en radiados por cáncer de cabeza y cuello, en tratamientos con quimioterapia, en enfermedades como la diabetes, lupus eritematoso, cirrosis en alcohólicos, en el sida, en la anorexia nerviosa, hipertensión, desórdenes hormonales, anemia, diabetes, pacientes desdentados, estrés, tabaco y alcohol. Comer carnes rojas en grandes cantidades puede ser perjudicial roja o procesada equivale a un aumento del riesgo de hasta un 35 por ciento frente a los que sólo consumían unos 20 gramos diarios. El estudio eleva el riesgo hasta a un 63 por ciento si la alimentación se basa, casi en exclusiva en las carnes y en los procesados de PEPE ORTEGA vacuno y cerdo, con excepción del pollo. Por contra, y de forma casi inversamente proporcional, según los autores, una ingesta de al menos 80 gramos de pescado diario se relaciona con una reducción del riesgo de un 31 por ciento. Buenos hábitos y reducción del riesgo NEURODEGENERATIVAS Alertan del vínculo de demencias tipo alzheimer con patología cerebrovascular G. Z. MADRID. Especialistas reunidos en el Congreso de la Sociedad Internacional de Trastornos Vasculares y Desórdenes Cognitivos, celebrado recientemente en Florencia, han alertado de la necesidad de extremar el diagnóstico de enfermos tipo alzheimer que puedan presentar, al mismo tiempo, demencias de tipo vascular. Los neurólogos Pablo Martínez Lage y Mercedes Boada, de la Clínica Universitaria de Navarra y Hospital Valle de Hebrón, incidieron en la ne- cesidad de controlar las demencias vasculares que, hasta en más de un 10 se combinan con patologías tipo alzheimer, pero manifestándose entre cuatro y cinco años después. Estas demencias mixtas pueden tener causas que con una buena observación en Atención Primaria pueden evitarse y, por lo tanto, detener el avance del deterioro cognoscitivo. Los especialistas consideran que en este tipo de enfermos es fundamental el control de la hipertensión, diabetes, tabaquismo o hipercolesterolemia. Los investigadores desconocen las razones biológicas que pueden llevar a que un alto consumo de carnes rojas pueda ampliar el riesgo de cáncer colorrectal, un aspecto en el que pueden jugar un papel activo la hemoglobina y la mioglobina de la carne roja. Y tampoco determinan qué tipo de carne o fiambre inducen en mayor o menor medida el riesgo de tumores. Sin embargo, lo que si que tienen claro en la investigación que publican en Journal of the National Cancer Institute es que los buenos hábitos de vida podrían rebajar la incidencia del cáncer colorrectal en un 70 por ciento. Entre estas rutinas diarias destacan la huida de patrones como la obesidad, la inactividad física, el alto consumo de alcohol, el tabaco desde edades tempranas, el alto consumo de carnes rojas y la baja ingesta de ácido fólico.