Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Internacional SÁBADO 18 6 2005 ABC El funcionario español de la UE habría fingido su secuestro en Colombia Un semanario afirma que trató de cobrar 10 millones de dólares por su rescate del español así es como se conoce en Colombia la peripecia de Carlos Ayala Saavedra, de 59 años, funcionario de la Comisión Europea en Bogotá ALEJANDRA DE VENGOECHEA CORRESPONSAL BOGOTÁ. El español Carlos Ayala Saavedra, funcionario de la Comisión Europea en Colombia, habría fingido un secuestro para reclamar 10 millones de euros, el dinero que en teoría el organismo europeo iba a pagar por su rescate. Cayó en desgracia por culpa de una mujer. Eso estuvo claro desde que Sonia Vergara Monsalve, de 33 años de edad, apareció libre y dijo que la guerrilla izquierdista de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) la había secuestrado junto a Carlos Ayala Saavedra, el delegado en Bogotá de la Comisión Europea (CE) en el área de Desarrollo. La novela del español como la llaman ahora en Colombia, empezó el pasado 15 de abril en Cúcuta, ciudad colombiana fronteriza con Venezuela. Ese día la Unión Europea anunció que Ayala, un español de 59 años experto en producción sostenible y en el estudio de su impacto social sobre las poblaciones desfavorecidas, había desaparecido. La delegación del organismo europeo no hablaba de secuestro. Sólo dijo que Ayala había viajado a la zona de Cúcuta- -en disputa desde hace años entre guerrilleros y paramilitares, que buscan controlar los cultivos de coca- -para poner en marcha un proyecto social. b La novela de Registro de Instrumentos Públicos aparecía registrada una finca en Sabana de Torres, provincia de Santander, a nombre de los dos. Cuenta la revista que en la delegación de la CE en Bogotá había serias reservas sobre el trabajo y la honestidad de este español, y que los días de Ayala como funcionario de la UE estaban contados Ayala quería jubilarse con ese dinero. Vergara era su amante y tenía contactos con las FARC. Ellos estaban seguros de que la Unión Europa pagaría por el rescate. Por eso simularon un secuestro. Últimamente se están presentando muchos casos de estos. Muchos funcionarios tienen jugosos seguros antisecuestro que luego pueden cobrar aseguró a ABC una fuente de la oficina antisecuestro en Bogotá que solicitó el anonimato. Según Cambio, una vez que Ayala desapareció, las autoridades colombianas empezaron a investigar quién era. Su sorpresa fue mayúscula cuando descubrieron que Ayala y Vergara habían abierto una cuenta bancaria con un saldo de 300 millones de pesos (cerca de 130.000 dólares) y que en la Oficina Carpeta con documentos Según la citada publicación, los investigadores encontraron en la oficina de Ayala una carpeta con documentos sobre la venta a Vergara de una camioneta Totoya Lexus con placas diplomáticas. Estamos en constante colaboración con las autoridades para esclarecer el caso manifestó a este diario un portavoz de la Comisión Europea en Bogotá cuando se le pidió que confirmara lo publicado por la revista. Y mientras las autoridades se afanan en la búsqueda de Vergara para capturarla, la Fiscalía ya anunció que investigará hasta el cansancio para iniciar un proceso penal que involucrará también al español. Carlos Ayala Saavedra ABC Las autoridades guardaron silencio Luego se supo que no estaba solo. Que se había hospedado en un hotel de Cúcuta junto a una mujer- -Vergara Monsalve- liberada dos días después del presunto secuestro. Aunque había contradicciones en las primeras declaraciones de Vergara, las autoridades guardaron silencio hasta que apareciera el funcionario de la CE. Apareció finalmente el 22 de mayo pasado en el Estado de Apure, en Venezuela. No tenía ni un rasguño. Ayala dijo que se había fugado de sus captores y a los dos días viajó a Bruselas sin ofrecer declaración alguna. Nunca más se volvió a saber de él y el hermetismo en las oficinas de la Comisión Europea en Bogotá fue total. Pero esta semana, la revista Cambio, uno de los semanarios de mayor circulación en Colombia, publicó un reportaje de tres páginas titulado Con visos de una farsa en el que concluye que Carlos Ayala fingió un secuestro para cobrar el rescate de 10 millones de euros que, en teoría, iban a pagar por él. Los cuatro secuestradores de la escuela internacional de Siem Riep, liderados por Chea Khom (con la pistola) REUTERS Una venganza motivó la toma de rehenes en Camboya en la que murió un escolar EFE PHNOM PENH. La venganza fue el motivo del secuestro en un colegio internacional en Camboya el pasado jueves, en el que murió un niño canadiense, de nombre Maxim y de 3 años de edad. El líder del grupo que secuestró a varias decenas de niños buscaba matar a los hijos de su antiguo jefe, alumnos del colegio, al parecer para vengarse de los malos tratos que sufrió cuando trabajaba a sus órdenes, según reveló ayer un portavoz de la policía camboyana. Los detalles del secuestro fueron muy confusos y hasta mucho después de concluido, incluso el primer ministro, Hun Sen, enviaba sus condolencias a la familia del menor refiriéndose a la niña canadiense pues en un principio se indicó que la víctima era una niña. El objetivo del ataque lo confesó el jefe de los cuatro secuestradores, Chea Khom, de 23 años, que pretendía dar muerte a los hijos de un empresario surcoreano propietario del restaurante Arirang Korean, situado en Siem Riep, donde tuvo lugar el secuestro. Chea Khom, antiguo chófer del restaurante, ha confesado que el propietario le abofeteó una vez y que por eso dejó su trabajo dijo Prak Chanthoeun, subjefe de la policía militar de Siem Reap. Tras comprar un arma, Khom y tres compinches entraron en el colegio, pero al descubrir que los niños surcoreanos no se hallaban en la escuela optaron por secuestrar a todos los escolares. Se prevé que los cuatro jóvenes, así como un quinto detenido, Ul Samnang, que podría ser el guarda de seguridad del colegio y estar implicado en el caso, sean acusados de secuestro y del asesinato del niño canadiense que, según se cree, fue disparado en la cabeza por alguno de los secuestradores porque lloraba demasiado