Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 SÁBADO 18 6 2005 ABC Internacional Juncker, primer ministro de Luxemburgo, presidió ayer la cumbre europea REUTERS Tony Blair bloquea el presupuesto y ahonda aún más la grave crisis política de Europa Los diez países de la adhesión rebajaron sus peticiones pero no evitaron el fracaso la cumbre Unido, Suecia, Finlandia, Holanda y España rechazaron la última propuesta in extremis de la Presidencia sobre el nuevo marco financiero 2006- 2013 MARIBEL NÚÑEZ. CORRESPONSAL BRUSELAS. El rechazo frontal del primer ministro británico, Tony Blair, a aceptar una congelación de su cheque y el consiguiente bloqueo del presupuesto comunitario, suponen un agravamiento de la crisis política que vive la UE desde los no de franceses y holandeses a la Constitución. El presidente de turno de la UE, Jean- Claude Juncker, no dudó en calificar esta madrugada de muy grave la crisis por la que atraviesa Europa. La presidencia intentó hasta el último momento el acuerdo con numerosas reuniones bilaterales con los países más reticentes, pero todo fue inútil. Londres, tal y como había amenazado en las últimas semanas, cumplió su advertencia y vetó las cuentas europeas por incluir una rebaja de su cheque y no una reforma de los gastos de la UE, es decir, de la Política Agrícola Común (PAC) Para intentar salvar la situación, los países recién incorporados a la Unión llegaron a ofrecer renunciar a parte de las ayudas que necesitan en un gesto inédito en la historia europea, y que después Juncker recob El Reino noció que le había hecho avergonzarse. El primer ministro británico dijo enérgico que no podía tolerar más la negociación y que en ningún caso iba a dar el visto bueno al proyecto. En ese momento, Juncker dio por terminada la cumbre y constató el fracaso de la reunión. El presidente francés, Jacques Chirac dijo que deploraba que el Reino Unido no hubiera aceptado una fórmula aceptable de pagar los costes de la ampliación y el canciller alemán Gerhard Schröder reconoció que estaba muy triste por la situación que se había creado. Blair, sin embargo, dejó la sede de Consejo reafirmando sus posiciones en la necesidad de que Europa cambie completamente la orientación de su política de gastos. En distintos momentos de la negociación se sumaron a Gran Bretaña, Finlandia, Holanda, Suecia y España que, por distintas razones, se oponían a la última oferta de Juncker. Schröder se encoge de hombros en su intervención, ayer, ante la Prensa durante toda esta cumbre son las dos concepciones de dos Europas enfrentadas, ya que hay algunos países que quieren un mercado único y nada más, mientras que otros apuestan por una Europa políticamente integrada que no sería en ningún caso un superestado europeo, sino un proyecto de países solidarios dispuesto a enfrentar los retos futuros de Europa Juncker no dudó en asegurar que sentía tristeza y vergüenza cuando escuchó a los países pobres estar dispues- REUTERS Dos modelos distintos de Europa Este último explicó esta madrugada, después de más de doce horas de reuniones y contactos bilaterales, que la situación no es que Europa esté en crisis, sino en una crisis profunda y que, a pesar de que en algún momento se estuvo a milímetros del acuerdo, en las cabezas de algunas delegaciones no había voluntad política Según Juncker, lo que se ha debatido Francia y Alemania lamentan la falta de acuerdo y culpan del fracaso al egoísmo británico tos a renunciar a sus exigencias para lograr un acuerdo final, cosa que se constató que no harían otros países. Respecto al futuro, Juncker no se aventuró a dar una fecha para una nueva negociación pero explicó que, si se producía bajo su presidencia, que termina a finales de junio, la oferta no se distanciaría más que milímetros de la última propuesta presentada. Los Veinticinco dedicaron la jornada de ayer a reafirmarse en las posiciones que habían expresado en los últimos días, por lo que la presidencia decidió hacer un receso tras el almuerzo y abordar la cuestión en reuniones bilaterales por la tarde con los países más reticentes a flexibilizar sus posiciones, que eran Gran Bretaña, Francia, Holanda y Suecia. El Reino Unido defendió durante todo el día de ayer, antes de dar por zanja-