Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 Sociedad VIERNES 17 6 2005 ABC Ciencia Un estudio dice que los futbolistas llegan a su estado óptimo a media temporada b El siguiente paso será crear El Discovery aguarda ya en la rampa de lanzamiento su esperado regreso al espacio Cuenta con un nuevo tanque de combustible que resiste las bajas temperaturas contratiempos, el comienzo de la primera misión tripulada de la NASA desde el desastre del Columbia se producirá el 13 de julio A. AGUIRRE DE CÁRCER MADRID. Con una larga lista de modificaciones de seguridad incorporadas, el transbordador Discovery se encuentra ya en la rampa de lanzamiento desde donde despegará hacia el espacio el próximo 13 de julio. Será la primera misión tripulada de la NASA desde la trágica pérdida del Columbia y sus siete astronautas, ocurrida cuando la tripulación se preparaba para iniciar el descenso de regreso a Cabo Cañaveral (Florida) Han pasado ya casi dos años y medio, pero el recuerdo de ese fatal accidente ha estado omnipresente en los responsables del programa tripulado de Estados Unidos. Cada indicio de riesgo para la seguridad fue investigado durante el largo y complejo programa diseñado para reanudar los vuelos. El celo es tan extremo que no hubo reparos en devolver el Discovery a su hangar el pasado 7 de abril para instalar un tanque externo de combustible, dotado de un sistema de calentamiento que impediría la formación de hielo en su cubierta. Esa ha sido la principal preocupación de la NASA durante estos largos meses de trabajo, ya que el origen del desastre del Columbia fue el desprendimiento de un trozo de la espuma aislante del depósito externo sobre una de las alas, cuando la nave se encontraba todavía en la rampa de lanzamiento. Ese trozo de espuma sólida provocó un gran orificio, por donde penetraron gases muy calientes durante la fatal reentrada en la atmósfera, el 1 de febrero de 2003. El nuevo tanque acoplado al Discovery ha sido diseñado de forma que se minimiza el riesgo de formación de b Si no surgen perfiles individuales de cada futbolista para hacer entrenamientos personalizados que aumenten el rendimiento físico de cada jugador VÍCTOR M. OSORIO MADRID. El estado físico de los futbolistas avanza a lo largo que se desarrolla la competición y alcanza su momento óptimo a mitad de temporada, antes de que aparezca la sobrecarga de partidos. Esa es la conclusión a la que ha llegado un equipo de investigadores de la Universidad de Salamanca, tras realizar un estudio con los jugarores del Zamora F. C. -de Segunda División B- en el que han aplicado técnicas antropométricas con un método detallado en la revista European Journal of Anatomy El estudio señala que las épocas de inactividad alteran la composición corporal de los deportistas, mientras que cuando comienza la competición aumenta el peso muscular y hay una bajada del nivel de grasas. Estos datos son importantes, pues constatan científicamente los problemas de forma física, siendo el primer paso para ponerles remedio afirma Francisco Alburquerque, profesor de la Universidad de Salamanca. Los expertos creen que el siguiente paso es crear perfiles individuales de cada jugador para preparar entrenamientos personalizados que aumenten la eficacia física de cada futbolista. Las técnicas antropométricas son habituales en los deportes individuales, pero en los colectivos no existe un perfil tipo y por ello han triunfado jugadores tan distintos como Maradona o Beckenbauer explica Alburquerque, que mantiene que, pese a que el estudio es de un equipo de Segunda B, los datos no son muy diferentes a los que obtuvieron con el Salamanca cuando estaba en Primera División. El Discovery en el momento de su anclaje en la rampa de lanzamiento hielo y escarcha en las conducciones que transportan el oxígeno líquido desde el tanque principal hasta los motores principales de la nave. Además cuenta con numerosos sensores de temperatura y acelerómetros que aportarán información sobre su estado durante los primeros instantes del vuelo. En principio, el despegue del Discovery se llevaría a cabo entre el 13 de julio y el 31 de ese mismo mes. Durante los doce días que durará la misión, los siete astronautas que viajarán a bordo experimentarán nuevos equipos y realizarán tareas para mejorar la seguridad de los transbordadores. Además, llevarán carga a la estación espacial. EPA Para evitar sorpresas, los técnicos de la NASA han comenzado a intensificar la preparación de las pistas de aterrizaje alternativas previstas para el transbordador. Por regla general, estas naves estadounidenses aterrizan en Cabo Cañaveral, pero cuando las condiciones meteorológicas son adversas se opta por tomar tierra en la base Edwards de California. Ante el temor a que un nuevo incidente pudiera ocurrir durante el lanzamiento, la agencia espacial estadounidense acondiciona actualmente las instalaciones y prepara al equipo de la base Edwards en caso de fuera necesario un aterrizaje de emergencia del Discovery