Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 17 6 2005 Madrid 45 Es difícil que el músico brasileño conozca aquellos versos de Celaya A la calle que ya es hora de pasearnos a cuerpo... pero es justamente a eso, y a un derroche de alegría y optimismo, a lo que mañana invita a los madrileños en el Paseo de la Castellana Carlinhos Brown, carnaval sin máscaras TEXTO: MANUEL DE LA FUENTE FOTO: JAVIER PRIETO Paseo de La Castella Orgulloso de sus rastas (ya hay que echarle valor con la que está cayendo) llegó tarde a la cita debido al tráfico, pero convertido en autor de una nueva teoría sobre los atascos son el resultado del progreso, de una colectividad que quiere progresar tan festivo y tan humano como siempre, Carlinhos Brown, el ronaldinho de la música popular (aunque yo creo que es el barcelonista quien es el carlinhos del fútbol. acudió a las cocheras de la EMT en Chamartín para presentar el gran carnaval brasilero (tiene más del de Bahía que del de Río) que mañana inundará de timbales, tambores, sudorinas y cuerpos gentiles (con perdón) el Paseo de la Castellana entre las siete de la tarde y las once de la noche. Brown, convertido en un fenómeno mediático tanto por su música como por sus actitudes y aptitudes sociales (es el impulsor del llamado- -por Fernando Trueba- -milagro de Candeal, la recuperación de un barrio gracias a la música) es capaz de convertir una sencilla rueda de Prensa en una fiesta: canta, toca el timbal, explica cómo se toca, lo mismo abraza al directivo de Movistar, empresa que patrocina el desfile, como a una sorprendida (gratamente) concejala Alicia Moreno, se mezcla entre los periodistas, contesta a sus preguntas cara a cara, se deja fotografiar por algunos conductores municipales... aunque se pone serio cuando contesta. No creo en la fama, eso es algo pasajero. Lo que me interesa es poder vivir como soy. No tengo ningún secreto especial para poder actuar más de tres horas seguidas. Yo, simplemente estoy al servicio de la gente, y si la gente se entrega yo tengo que hacer lo propio Alrededor de tres kilómetros se recorrerán en las cuatro horas de festival por mí como si también tenemos que hacerlo de vuelta asegura) y aprovecha para pedir que sea una manifestación de alegría pero también de responsabilidad: Quienes asistan deben traerse agua, no llevar a los niños en los carritos, sino a hombros, colocarles carteles indentificativos y, por supuesto, si alguien bebe que no conduzca, ni antes ni después de la cabalgata. Espero que sea una gran fiesta familiar, una fiesta colectiva de placer y de alegría. El carnaval es democracia, en él todos somos iguales Carlinhos Brown y la concejala de las Artes Alicia Moreno haciendo buenas migas ciones y ruegos por la concordia mundial) Carlinhos Brown cree que el desarme tiene que empezar por nuestra propia casa. No podemos sentarnos a esperar que la paz venga desde la Casa Blanca, de la mano de Bush. Debemos tomar la iniciativa Poco amigo de la política en el sentido convencional de la palabra (aunque Gilberto Gil, uno de sus héroes sea ministro) al genial timbalero le gustaría que los Gobiernos por lo menos cumplan lo que prometen Casi autodidacta, Brown le da una y otra vez gracias a la vida por haberle dado tanto: Nací para ser este hombre que soy, aunque me habría gustado ser pintor, como Miró, por ejemplo. Me encantan sus colores, pero no tengo talento, y tengo que conformarme con buscar los colores con los instrumentos Quien crea que este hombre es un cachondo y un juerguista nato no debe ignorar que en este carnaval Carlito Marrón sólo ofrece el aspecto más lúdico, festivo, ligero y superficial de su trabajo artístico, uno de los más importantes e influyentes de los últimos años en la disparatada república de la música popular. De ustedes depende. Quedan invitados a la fiesta. Paga Carlinhos Brown y hay barra libre de optimismo. Festival de Carlinhos Brown Día 18 de junio Inicio del recorrido: 19.00 horas Pza. Castilla A Río revuelto, ganancia de los bahianos La fiesta que mañana trae al madrileño Paseo de la Castellana el músico brasileño Carlinhos Brown es una copia bastante fidedigna de la que se realiza en su ciudad natal de San Salvador de Bahía durante los festejos de don Carnal. Bastante distinto al de Río, en la cabalgata los músicos viajan encaramados en lo alto de los camiones interpretando todo su repertorio de música ardiente, festiva y sudorosa mientras el vehículo avanza lentamente rodeado por miles y miles de personas que bailan y bailan sin parar. En sus conciertos en salas reducidas (toda una experiencia humana y musical) Carlinhos Brown introduce algunos de estos pasajes carnavalero y carnavalesco para general regocijo del personal. Como esas cuatrocientas mil personas que se unieron a su cortejo hace apenas quince días en Barcelona. Sor Ángela de La Cruz Pza. de Cuzco Alberto Alcocer Capitán Haya Orense na Itinerario Discurrirá por los carriles centrales El timbalero de Dios Carlinhos es un hombre de profunda religiosidad. No llega por ahora a ser llamado el timbalero de Dios, como esos futbolistas que se definían como atletas de Dios, pero este bahiano siempre tiene en la boca unas cuantas palabras como paz, serenidad, agradecimiento, alegría, fe, trabajo, sueños. Pacifista convencido y convincente (en sus conciertos siempre hay impreca- General Perón Concha Espina Final del recorrido: 24.00 horas Nuevos Ministerios 300 m Infografía ABC