Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 17 6 2005 Internacional 35 Bush condena la democracia a la iraní ABC WASHINGTON. El presidente de EE. UU. George W. Bush, ha condenado en términos particularmente agrios la ausencia de democracia en Irán, al decir que estas presidenciales no cumplen con las reglas democráticas. Irán está gobernado por hombres que reprimen la libertad en su país y expanden el terrorismo en el mundo. El poder está en manos de unos pocos que no han sido elegidos, y que lo retienen mediante unas elecciones que ignoran los requerimientos básicos de la democracia dijo Bush ayer en un comunicado. Los iraníes merecen un sistema democrático en el que las elecciones sean honestas y los dirigentes acepten los resultados afirmó el presidente. Una iraní camina por una calle de Teherán ante los carteles de algunos candidatos a las presidenciales AFP La abstención podría ensombrecer hoy el regreso integrista al gobierno de Irán Los jóvenes y las mujeres parecen optar por Moin, el candidato reformista b La victoria en las presidenciales exige superar el 50 por ciento de los votos emitidos y aunque el ayatolá Rafsanjani es el favorito, es dudoso que supere ese listón FRANCISCO DE ANDRÉS ENVIADO ESPECIAL TEHERÁN. Cerca de 47 millones de iraníes están convocados hoy a las urnas para elegir al sucesor del presidente Jatamí para los próximos cuatro años. Sólo uno de los candidatos aprobados por el organismo censor del régimen islamista, el ex ministro de Universidades Mustafá Moin, recoge el legado de la reforma. El resto de las opciones está constituido por cinco duros cercanos al Líder Supremo de Irán, Jamenei, y por el ex presidente Rafsanjani, un clérigo de la alta jerarquía chií con aura de pragmático que parte como favorito según todos los sondeos. La victoria en esta cita electoral, una concesión democrática dentro del original sistema teocrático jomeinista, exige superar el 50 por ciento de los votos emitidos. Hasta hace dos semanas se daba por seguro que Rafsanjani superaría ese listón en la cita de hoy. Pero la reinserción, por órdenes directas de Jamenei, de la candidatura proscrita de Moin- -que muchos consideran una jugada política del Guía Supremo para debilitar a Rafsanjani y bajarle los humos- -introdujo en la recta final de la campaña un elemento sorpresa, y podría forzar una segunda vuelta electoral entre el ex ministro reformista y el ex presidente integrista moderado. La clave de estas elecciones reside en el nivel de participación. Una elevada abstención, como la registrada en las legislativas del año pasado- -cuando el régimen censuró de un plumazo a más de 2.000 candidatos reformistas- -conduciría con toda probabilidad a una segunda vuelta entre Rafsanjani y otro candidato del ala más dura, probablemente el ex jefe de Policía de Teherán, Mohamad Qalibaf. Un nivel razonable de participación de los jóvenes y de las mujeres daría en cambio opciones a Moin, y mantendría encendida tibiamente la vela de la reforma interna del sistema, al menos hasta la segunda vuelta electoral. No pienso votar- -afirmaba ayer Amir Hanizadeh, un joven taxista de Teherán- Irán no necesita un presidente... todos sabemos quién es el que manda Su opinión es compartida por muchos de los electores jóvenes, en un país que cuenta con un 70 por ciento de ciudadanos con menos de 25 años. Una población muy joven El boom demográfico en las décadas de los 70 y los 80, impulsado por el ayatolá Jomeini en pleno fervor revolucionario y luego fomentado para paliar la sangría de la guerra irano- iraquí, amenaza ya la supervivencia del sistema clerical, y obliga a juegos de espejo electorales. Todos los candidatos, también los integristas, han abandonado en estos comicios la vieja retórica del Islam amenazado y se dirigen al electorado joven con la referencia- señuelo de la reforma, la democracia, y la creación de empleo para ese millón largo de jóvenes iraníes que se incorpora- rán este otoño al mercado de trabajo. La clave de estas elecciones reside en la participación. Las dos últimas citas presidenciales conocieron cifras récord superiores al 80 por ciento. El fervor de entonces por el presidente saliente Jatamí ha dado paso hoy a la frustración entre las mujeres y los jóvenes ante el escaso saldo de las reformas. Muchos se quedarán hoy en sus casas, pero una cifra sensible de estudiantes de Teherán- -que ha ido creciendo en forma de ola estos últimos días- -acudirá a votar por Moin, mientras que los medios económicos y la clase acomodada lo harán por Rafsanjani, y el voto del interior- -donde la influencia clerical es aún notable- -se dividirá entre los más integristas. Dos milenios de absolutismo Aunque muchos de mis amigos no votarán, yo voy a hacerlo por Moin afirma Morteza H. graduado en Literatura Persa y miembro activo de la protesta estudiantil de hace dos años, que le hizo pasar 45 días en la cárcel de Ebi. Para ganar la libertad- -concluye- -hay que actuar; al fin y al cabo ocho años de lucha no son nada tras dos milenios de absolutismo en Persia Teherán experimentó en secreto con plutonio hasta 1998 ANTONIO SÁNCHEZ SOLÍS CORRESPONSAL VIENA. Un informe de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) hecho público ayer en Viena desvela que Irán realizó experimentos secretos con pequeñas cantidades de plutonio- -combustible empleado en la fabricación de armas nucleares y en la generación de electricidad- -hasta 1998, cuando sólo había declarado este tipo de actividad hasta 1993. Esta información fue facilitada por Teherán hace tres semanas, en el marco de las investigaciones que la AIEA realiza desde hace más de dos años para aclarar el auténtico objetivo del programa atómico iraní. El propio ayatolá Akbar Hashemi Rafsanjani, favorito en las elecciones presidenciales de hoy, ha admitido que es posible que Irán no haya informado de todas sus actividades nucleares. Este anuncio llega justo después de que el director general de la AIEA, Mohamed el- Baradei, instara el mar- tes a Irán a ser más transparente y expresara su confianza en resolver algunos puntos oscuros del programa atómico iraní antes de septiembre. La jefa de la delegación de Estados Unidos en la AIEA, Jackie Sanders, afirmó que Teherán ha sido cogida de nuevo en un incumplimiento de sus obligaciones respecto al Tratado de No Proliferación nuclear y acusó a Irán de bloquear los intentos de los inspectores internacionales para esclarecer el caso. La Casa Blanca acusa a Teherán de disponer de un programa militar atómico secreto y pretende, desde hace meses, llevar a Irán ante el Consejo de Seguridad de la ONU para que éste dicte sanciones económicas.