Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 17 6 2005 Internacional 31 CRISIS EN LA UNIÓN EUROPEA LA POSICIÓN DE ESPAÑA Rajoy exigirá cuentas a Zapatero si no hace una cerrada defensa de los intereses de España El Gobierno y la oposición coinciden en su decepción por la última propuesta de la presidencia b Los populares consideran que nuestro país debe aspirar a conseguir hasta 12.000 millones de euros de saldo neto, frente a los 6.000 que se le ofrecen LUIS AYLLÓN. ENVIADO ESPECIAL BRUSELAS. Mariano Rajoy está dispuesto a exigir responsabilidades en el Parlamento a José Luis Rodríguez Zapatero si el presidente del Gobierno no hace en el debate sobre las próximas perspectivas financieras de la Unión Europea una cerrada defensa de los intereses españoles, de los que asegura que son compatibles con los intereses europeos El presidente del PP, que participó en la reunión de líderes del Partido Popular Europeo, no quiso hablar de líneas rojas o de objetivos irrenunciables por parte de España en la negociación, y se limitó a calificar de lesivas las propuestas que están sobre la mesa. No obstante, fuentes populares consideran que España debe aspirar a lograr hasta un máximo de 12.000 millones de euros de saldo favorable al final del periodo 2007- 2013, dando por descontado que los otros 30.000 millones que perderá con respecto a las actuales perspectivas financieras son consecuencia de la ampliación y de que España es hoy un país más rico, tal y como ha apuntado el secretario de Estado para la Unión Europea, Alberto Navarro. Pero lo que reclama la oposición como saldo neto es casi el doble de lo que ofrece la presidencia luxemburguesa Zapatero y Moratinos conversan con el primer ministro polaco, Belka (izquierda) y otros asistentes a la cumbre de la UE, incluso tras haber concedido dos años de prórroga para España del Fondo de Cohesión, que se cuantifican en 2.000 millones de euros (1.200 en 2007 y 800 en 2008) Con ello, España lograría un saldo favorable de 6.000 millones de euros (unos 580 por año) frente a los 48.715 millones (casi 7.000 millones anuales) del actual periodo. Es decir, dejaría de percibir 42.715 millones de euros, pero conseguiría no ser contribuyente neto hasta el año 2014. Aunque el no pasar al club de los pagadores es uno de los objetivos del Gobierno, la delegación española no ocultaba ayer su decepción por estas cifras de la última propuesta de Jean- Claude Juncker. Tras la conversación del pasado 31 de mayo con el jefe del Gobierno luxemburgués, Zapatero confiaba en una mayor sensibilidad hacia las demandas españolas, pero lo cierto es que la nueva oferta queda por debajo de lo esperado en cuanto a la prórroga del Fondo de Cohesión. Nuestro país aspiraba a más de dos años de ampliación en la percepción de ese Fondo y, al menos, a recibir, durante el periodo prorrogado, 2.500 millones de euros, 500 millones más de lo EFE que hay, finalmente, sobre la mesa. Lo peor es que, tal como va la batalla, hasta esa cantidad puede estar en peligro o verse reducida por recortes en otros campos, como lo que se obtiene de la Política Agrícola Común, si hubiera que atender con ella a las necesidades de Bulgaria y Rumania. Por eso, Zapatero, que tendrá que mostrar en los debates de hoy algo más que su famosa sonrisa y buen talante para convencer a sus socios europeos, incluidos Francia y Alemania, podría terminar aceptando la oferta como mal menor.