Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 VIERNES 17 6 2005 ABC Internacional Los Veinticinco intentarán salvar la Constitución con un gran debate europeo Se mantienen los referéndum y se anula la fecha tope de ratificación de noviembre de 2006 b Jean- Claude Juncker no aclara si se celebrará la consulta en Luxemburgo, prevista para el próximo 10 de julio, y lo pone en manos del Parlamento Solidaridad en medio del rifirrafe presupuestario M. N. BRUSELAS. El hecho de que los jefes de Estado o de gobierno de los Veinticinco comenzaran ayer a discutir en Bruselas sobre el presupuesto de la UE despertó el espíritu solidario del presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, quien anunció que está pensando en proponer a los socios que las multas que ponga Bruselas a las empresas que vulneren las normas de la competencia se destinen a ayuda al desarrollo. Además, Barroso habló de la posibilidad de un recargo voluntario de un euro en los billetes de avión para el mismo fin. Estas iniciativas solidarias se producen el mismo día en que la presidencia de la UE anunció a todos los asistentes a la cumbre que el montante de los regalos que tenía previsto ofrecer a los asistentes, valorados en 100.000 euros, en esta ocasión lo destinará a programas de lucha contra el sida en África. ENRIQUE SERBETO. CORRESPONSAL BRUSELAS. La Unión Europea afronta una de sus peores crisis, y aunque en Bruselas se presume de que históricamente es en estas situaciones límite en las que las instituciones se han consolidado, por primera vez este argumento suena vacío y no tranquiliza a nadie. Los líderes de los Veinticinco dedicaron ayer la jornada a estudiar qué opciones tienen después del rechazo de la Constitución en Francia y Holanda- parece mentira estar hablando tanto tiempo de una cosa tan simple bromeó el primer ministro luxemburgués, Jean- Claude Juncker- -y al final han deducido que es necesario lanzar esa profunda reflexión en la que pretenden redefinir claramente los contornos esenciales del proyecto europeo, su modelo de sociedad y sus límites geográficos, para intentar frenar la epidemia del no El proceso de ratificación del Tratado constitucional seguirá- -así lo han manifestado la mayoría de los Estados- pero con la suficiente flexibilidad, que será mayor para aquellos países que tienen convocado un referéndum, para que se pueda emprender el Plan D debate, democracia, discusión con el que calmar los ánimos en la opinión pública europea y explicarles que la Constitución es la mejor respuesta a sus inquietudes El límite de noviembre de 2006 para que todos los socios hayan concluido el proceso ya no tiene sentido y todos los países han estado de acuerdo en reexaminar esta cuestión en la presidencia austriaca, dentro de un año. Chirac y Blair bromeaban ayer en Bruselas al comienzo de la cumbre europea Ninguno de los socios aboga por suspender el proceso de ratificación de la Constitución definitivamente ta de la dimensión vertiginosa del abismo que se ha abierto entre los electores y las instituciones. La perspectiva más halagüeña sería que todos los países que faltan ratificasen el Tratado, y entonces Francia y Holanda tendrían que afrontar su situación y buscar un remedio por su cuenta. En el caso de Francia, se ha dado por supuesto que el debate ha de seguir a la espera de que las circunstancias políticas cambien, porque en cualquier combinación se ha descartado una renegociación del texto. El principal impulso para que se haya tomado esta decisión ha venido de los países que programaron un refe- Silvio Berlusconi, primer ministro italiano, ríe durante la foto de familia réndum, excepto Gran Bretaña. Los demás se mostraron más o menos partidarios de mantenerlos, entre el entusiasmo de Portugal, que reclama coraje político porque esta Constitución es la mejor que tenemos y de la República Checa y Polonia, que insisten en que tenemos que salvar el proyecto aunque en el caso de los checos no está claro los daneses no se oponían, pero pedían que se clarifiquen las cosas antes de convocarlo, para que puedan decir a sus ciudadanos qué están votando. Sobre todo después de que el primer ministro holandés, Jan Peter Balkenende, dejase meridianamente claro que el Parlamento de su país ha REUTERS Crisis de profundidad Juncker negó que se haya hablado claramente de que, como efecto de este debate, se vaya a aplazar también el inicio de las conversaciones de adhesión con Turquía, pero sí reconoció la existencia de varias proposiciones sobre el ritmo y la extensión de la ampliación Cualquier elemento puede acabar siendo usado en este debate que se pretende lanzar cuanto antes, a la vis- decidido por unanimidad que no ratificarán este Tratado en su actual redacción. Balkenende tampoco se opone a que otros países sigan el proceso de ratificación, pero pedía que haya un gran debate y una pausa para reconducir la situación. Zapatero, a favor del Tratado Entre los que ya lo ratificaron, todos se pronunciaron a favor de que siga el proceso, puesto que, como dijo Rodríguez Zapatero, no es posible que dos países determinen el futuro del proyecto que es el único Tratado posible No se ignora el desafío que significa el hecho de que dos países hayan dicho