Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional VIERNES 17 6 2005 ABC elecciones gallegas A LA HORA RATZINGER La campaña U n cardenal y veinte obispos van a abrir la manifestación de mañana. Algo impensable hasta ahora en España y en el mundo. Nuevo en la historia de la cristiandad. ¿Estamos ante un arrebato de la Jerarquía? A mi entender, estamos ante el comienzo de una nueva forma de estar en la sociedad por parte de la Iglesia católica. A mi entender, no se trata de un hecho coyuntural, sino de una experiencia inaugural. Estamos ante un cambio de la Iglesia en los modos de defender los principios. Ciertamente histórico. Los comentarios críticos, más o menos graciosillos, sobre la presencia chocante de los trajes talares en una manifestación CÉSAR ALONSO no sólo revelan una conDE LOS RÍOS cepción anacrónica sobre el papel de la Iglesia, sino, al tiempo, la incapacidad para entender la novedad que va a suponer la mentalidad de Ratzinger en la marcha de la Iglesia. Por supuesto, el objeto de la manifestación es de primerísima importancia para la Iglesia: nada menos que la defensa de la familia, y concretamente del matrimonio, pero eso no habría bastado para explicar la presencia de la jerarquía en la calle. En otros tiempos el protagonismo de la Iglesia habría quedado resuelto por la mera vinculación de aquella con los convocantes (en este caso el Foro de la Familia) Tampoco explicaría esta nueva forma de actuar de la Iglesia la reacción de ésta ante el cúmulo de agresiones que viene recibiendo desde los comienzos del gobierno socialista: unas veces, en relación con la libertad de enseñanza; otras, con las alusiones críticas al Concordato; con las comparaciones odiosas con religiones minoritarias como el islamismo y, por fin, con la insistencia de los gobernantes en atribuir carácter laico al Estado español, constitucionalmente aconfesional. El tono mismo de los gobernantes al referirse a la Iglesia recuerda un anticlericalismo decimonónico e inaguantable, premoderno, digno de lerrouxistas y antiguos libertarios. Y ¿qué decir de las constantes exaltaciones de la República de los cementerios civiles y las quemas de conventos que nunca encontraron sitio en el discurso político a partir de la Transición? Todo esto bastaría para justificar la presencia del cardenal Rouco y la veintena de obispos, pero yo quiero ver algo más. Creo que la Iglesia española ha comenzado a utilizar un estilo distinto a la hora de defender sus principios. Clarificador y sin concesiones, como pide Ratzinger, correctamente interpretado por Rouco. Pienso que si Wojtyla inauguró una forma de estar ante el socialismo real en Polonia, la Iglesia española va a defender sus ideas y sus derechos de un modo revolucionario ante el relativismo moral del socialismo formal de Zapatero. Y presiento que esta experiencia española va a tener una repercusión internacional, a juzgar por ese millar de ONGs de todo el mundo que se han sumado a la convocatoria de la manifestación. Manuel Fraga, con gesto enérgico, se dirige a los simpatizantes que se dieron cita en el mitin del PP en La Coruña Rajoy convierte las elecciones en un voto de confianza para sí mismo Afirma que el domingo se elige entre la estabilidad o un guirigay líder nacional y pide el respaldo de los gallegos con sufragios que no son sólo para mí, sino para que Rajoy esté en la Moncloa CRISTINA DE LA HOZ LA CORUÑA. El grado de implicación del líder del PP, Mariano Rajoy, en esta campaña gallega y la importancia que da a unos comicios de los que depende en parte la consolidación de su liderazgo, llegó al extremo de pedir el apoyo no sólo para la candidatura de Manuel Fraga, sino también un voto de confianza para él mismo. Fue el broche de una intervención en la que Rajoy dejó traslucir el optimismo de unos sondeos propios que parecen consolidar el diputado 37, esto es, a tan sólo un escaño de la tan ansiada mayoría absoluta. Tenemos un programa y garantizamos seguridad, tenemos un líder y un equipo, y os pido el voto, y también para mí, para Rajoy, porque vamos a ganar por mayoría proclamó el presidente popular. Incluso el propio Fraga redundó en esta transferencia de papeletas electorales cuando señaló que los votos del próximo dominb Fraga se apoya en su go no son sólo para mí, sino para Rajoy, para que esté en la Moncloa, que es donde debería haber estado ya si no fuera por lo que todos sabemos Gobierno a la zapatera Además, Rajoy, con un tono exultante, señaló que lo que se dirime en estos comicios no es una elección entre las políticas de izquierda y de derecha, ni siquiera entre los principales partidos a nivel nacional, dijo, sino entre tener un Gobierno estable o un guirigay a la zapatera Como viene siendo habitual a lo largo del desarrollo de esta campaña, el líder de los populares volvió a echar mano de la experiencia del Rajoy aludió a Francisco Vázquez para ejemplificar la división del PSOE El líder del PP critica la escasa vinculación con la campaña que ha tenido el Gobierno acuerdo tripartito catalán para señalar que no queremos lo que ha ocurrido en Cataluña, donde el voto de gente normal ha servido para que Carod campee por toda España Fue una idea recurrente de su intervención ante un auditorio donde se podían ver pancartas de apoyo de muchas localidades afectadas por el desastre del Prestige Tras comentar con mucha ironía que si Cataluña es una nación, -tal y como admite el presidente del Gobierno- -España no pasa de la categoría de diputación o de concello no dudó en referirse al alcalde de La Coruña, el socialista Francisco Vázquez, para poner de manifiesto las contradicciones que, en este sentido, tiene el partido en el Gobierno. Recordó que ha sido Vázquez el que ha comparado al BNG con Batasuna, el que ha criticado un posible pacto del PSdeG con los nacionalistas o el que ha llamado al candidato del Bloque, Anxo Quintana, marioneta de UPG, la rama más radical de la coalición. Fue con estos argumentos con los que propuso un ejercicio de imaginación a los asistentes al mitin al proponer qué pasaría con Quintana como presidente de la