Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión VIERNES 17 6 2005 ABC PEDRAZ, EN EVIDENCIA A UNQUE sin relevancia práctica alguna, la sección tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia confirmó el auto de prisión para De Juana Chaos, emitido en enero por el juez Grande- Marlaska, que consideró que las cartas escritas por el etarra revelaban claramente una posible amenaza terrorista y su pertenencia a ETA. Gracias a este procesamiento, De Juana- -condenado a 3.000 años, de los que ha cumplido 18- -podría haber permanecido en prisión. Hasta el momento, sólo el juez Santiago Pedraz, al que el auto de sus compañeros deja en evidencia, no es capaz de ver esta circunstancia. Es de esperar que la sección primera de la Audiencia revoque este error, para no asistir al oprobio de que un brutal asesino en serie, en absoluto arrepentido de sus actos, esté en la calle en agosto. PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: IGNACIO CAMACHO Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: Héctor Casado Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil PULSO EN BRUSELAS IENTRAS los Veinticinco velaban armas in situ ante la traumática discusión del presupuesto de la UE, prevista para hoy, y buscaban fórmulas de ingeniería política para congelar el proceso de ratificación del Tratado constitucional, el Consejo Europeo aporta algunas lecciones sobre la lucha de poder en el seno de la Unión. Las sacudidas sísmicas provocadas por los referendos de Francia y Holanda han abierto un pulso titánico que puede alterar el diseño de la UE. Con el olfato que le ofrece su experiencia diplomática, el Reino Unido ha aprovechado este contexto para librar su batalla y tratar de forzar una retirada de la posición central, ocupada por el eje franco- alemán desde la guerra de Irak. La debilidad de Francia está ligada a la esclerosis social y económica del país y a la frágil posición de su presidente. Mientras que de la astenia alemana nace del hecho de tener a un canciller que se juega electoralmente su continuidad en unos pocos meses. Utilizar el arma negociadora del cheque británico y presionar sobre la Política Agraria Común para lograr un posible acuerdo sobre los Presupuestos es un acierto táctico. Especialmente cuando el tiempo juega a favor de Blair que, además, ha suspendido el referéndum sobre la Constitución y tiene por delante la presidencia de turno de la Unión desde el próximo día 1. Los británicos tratan de restablecer los equilibrios rotos por la vocación hegemónica de alguna potencia continental. Porque existen demasiados clichés caducados, entre otros el que- -como ayer afirmaba Blair en las páginas de ABC- -considera más avanzado el modelo social que impulsa el eje franco- alemán que el modelo liberal- anglosajón, cuando la legislación británica en esta materia va por delante de cualquier otra dentro de la UE. Incapaz de mantenerse en pie por mucho más tiempo debido a la erosión política sufrida por sus protagonistas, el eje se fractura inevitablemente. Lo que no tenía sentido se ha demostrado así un ensayo fallido. Sobre todo porque las circunstancias que propiciaron su nacimiento, allá por los años 50, respondían sólo al contexto de una Europa que necesitaba un entendimiento real entre franceses y alemanes, antagonistas bélicos una década atrás. De ahí que perdiera vigencia con el paso del tiempo una M Manuel Fraga MIGUEL MUÑIZ AL BORDE E L PP parece haber rentabilizado el despliegue que está realizando en esta campaña gallega. Al menos eso deducen los estrategas de la campaña popular, que auguran a Fraga un resultado al borde de la mayoría absoluta. Paralelamente se apunta a un posible estancamiento de las opciones del socialista Pérez Touriño, como ya le ocurriera en las anteriores autonómicas. Especialmente inoportuna para las expectativas socialistas ha sido la llegada del Consejo Europeo, donde los nubarrones para los intereses españoles en el terreno del recorte de los fondos comunitarios pueden desplazar la borrasca al noroeste español, que el sábado se encontrará en la jornada de reflexión. Las espadas parecen en alto y el fiel de la balanza lo decidirán, como siempre, los indecisos. entente cuya razón de ser no tenía ningún sentido entrado el siglo XXI. Tan sólo los intereses personales de Chirac y Schröder podían motivar una iniciativa así. Pero el arrebato de grandeur del uno y la fiebre oportunista del otro han ido cediendo ante el peso de la realidad de las urnas. Nadie discute a Francia su condición de gran potencia europea, pero en estos días ha disminuido su proyección para aspirar al liderazgo que ha protagonizado y que, conviene resaltar, ha sido producto de la debilidad por la que atraviesa Alemania debido a su larga digestión reunificadora. Por eso, la apuesta británica trata de aprovechar la ventaja que le ofrece disponer de un dinamismo económico y una flexibilidad social envidiables frente a sus oponentes franceses y alemanes. Lo preocupante de este complejo escenario actual es que ha tenido que desatarlo la derrota de la Constitución europea. Aunque antes de que se abriera el proceso de su ratificación no era previsible este desenlace, lo cierto es que parecía inevitable que así fuera debido a la fuerte apuesta política que ha estado detrás de su elaboración. La importancia del momento que vivimos es extraordinaria. Europa está amenazada como proyecto. Decir esto no significa caer en el pesimismo, porque la UE sigue siendo posible siempre que adopte una visión más pragmática y apegada a la realidad de los hechos y, sobre todo, a su ya larga experiencia. En este sentido, el pulso que dirimen Gran Bretaña y el eje franco- alemán supone una oportunidad para redefinir una estrategia que permita consolidar la apertura de la UE hacia Centroeuropa y el Este. Y esta estrategia debe pasar por una fórmula de solidaridad y cohesión viable y equitativa para el conjunto de la Unión. Para lograrlo es imprescindible la fidelidad de los Estados miembros al Pacto de Estabilidad y, de paso, una apuesta por una Europa competitiva, rescatando del sueño de los justos a la Agenda de Lisboa. Pero antes, franceses y alemanes han de despojarse del liderazgos que nadie les pidió que asumieran. Deben abrir el juego a esta pluralidad de voces que es la UE. Para este cometido siempre será mejor la flema y el sentido práctico de Londres que el alcanfor que ya desprende la alianza entre París y Berlín. DIMISIÓN NECESARIA A detención ilegal de dos militantes del PP madrileño puede convertirse para el Gobierno en una fuente de problemas mucho más graves que los que hasta ahora se han producido. Todo dependerá de que sepa o no afrontar las responsabilidades políticas que exige el caso, porque, al margen de su resolución judicial, está registrada en actas judiciales la existencia de presiones y coacciones a determinados policías para que se produjera una detención que buscaba descalificar la manifestación de las víctimas del terrorismo y acusar al PP de incitar a la violencia, cuando no de practicarla. El fracaso de esta táctica ha sido absoluto. El Juzgado de Instrucción n 42 de Madrid ha sobreseído provisionalmente la investigación por la supuesta agresión al ministro de Defensa y, se lea como se lea, el auto judicial no declara que Bono fuera agredido. En cualquier caso, la mera posibilidad de que se hubieran producido intentos de agresión en el tumulto formado alrededor del ministro es compatible con la ilegalidad manifiesta de la detención policial de los dos militantes del PP, sobre los que, según el Juzgado de Ins- ARALAR SUBE LA PUJA ODAS las reuniones que hasta la fecha ha mantenido Aralar con el tripartito vasco con el fin de recabar su apoyo en la investidura de Ibarretxe han fracasado. Ni PNV, ni EA ni EB han logrado convencer al partido de Patxi Zabaleta, cuyo voto en la Cámara vasca le es necesario para- -a falta de lo que decidan los filobatasunos de EHAK- -al menos empatar a votos con los constitucionalistas. A seis días de la sesión de investidura, ya se pueden establecer dos premisas: que Aralar parece que está subiendo la puja, que Ibarretxe no las tiene todas consigo y que, lamentablemente, los comunistas de las Tierras Vascas siguen teniendo la llave. Inquietante. T L trucción n 14 de Madrid, no había dato alguno para atribuirles los hechos delictivos que les imputaba la policía. En definitiva, se ha cometido un abuso de autoridad, premeditado, con una clara intencionalidad política, que debe saldarse con la dimisión de la máxima autoridad de las Fuerzas de Seguridad del Estado en Madrid, que es el delegado del Gobierno, Constantino Méndez. La legitimidad de un cargo policial no depende de la confianza de quien lo designó, sino de la forma en que ejerce sus funciones en el marco de un sistema de derechos individuales y libertades públicas. El aferramiento de Méndez al cargo es una lucha perdida contra la evidencia de su responsabilidad. Bajo su mando se ha producido una vulneración flagrante y dolosa de la libertad de manifestación y expresión, de la libertad individual y de la presunción de inocencia de dos ciudadanos que tienen derecho, entre otros, a vociferar cuanto quieran, mientras no cometan ninguna ilegalidad. El Gobierno debe ser consciente de que ninguna autoridad que viole los derechos de los ciudadanos puede permanecer en su cargo.