Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 Sociedad JUEVES 16 6 2005 ABC Comunicación CAMBIA O TE CAMBIAN ÁNGEL RIESGO El futuro de Rizzoli- Corriere della Sera, en manos de un especulador inmobiliario Stefano Ricucci ya es primer accionista y amenaza con una OPA sobre el resto como bandera la transparencia y recurriremos incluso a las autoridades para resolver este caso advierten los redactores del diario JUAN VICENTE BOO. CORRESPONSAL ROMA. Un protésico dental convertido en pocos años en rey del cemento mantiene en vilo desde hace varias semanas al primer diario italiano, el Corriere della Sera y a buena parte del establishment económico de Milán. Stefano Ricucci, especulador inmobiliario de 43 años e hijo de un conductor de autobuses, ha adquirido el 18,5 por ciento del capital del grupo Rizzoli- Corriere della Sera (RCS) y amenaza con lanzar una opa sobre el resto. De la noche a la mañana, Ricucci se ha convertido en primer accionista del grupo RCS, superando a Mediobanca, que tiene el 13,2 por ciento, y a la Fiat, que es propietaria del 10,2 por ciento. Si la ofensiva del magnate inmobiliario lograra triunfar, los efectos se sentirían también en España, donde RCS posee el diario El Mundo y en Francia, donde hace lo propio con la editorial Flammarion. El cambio de estilo puede estar a la vuelta de la esquina. El empresario romano asegura que su desembarco en la capital económica de Italia es definitivo: He comprado un palacio que era de la familia Visconti, y va a ser mi cuartel general en Milán El atribulado Angelo Rizzoli, nieto del fundador pero alejado de la editorial desde que perdió el imperio familiar, ha hecho un comentario elocuenb Los periodistas tenemos sta semana ha llegado a mis manos el artículo El escenario del caos escrito por Bob Garfield, mi columnista favorito de Advertising Age la gran revista americana de marketing y publicidad. Como me suele pasar con Garfield, muchas de las cosas que leo de él me hubiera gustado escribirlas a mí, así que me conformaré con glosarle en esta columna. El artículo esboza la situación del mercado publicitario y la del incierto futuro que nos ofrece el inmenso cambio que las nuevas tecnologías están produciendo en el consumidor. Dicho así puede sonar a algo ya escuchado, sin embargo su percepción es demoledora: el consumidor está evolucionando en su comportamiento mucho más deprisa que el marketing que trata de alcanzarle. Los cambios producidos por la generalización de internet, los teléfonos móviles, la televisión digital, los vídeos de grabación digital y un largo etcétera han sorprendido a la profesión publicitaria en pañales. Los publicitarios de hoy no estamos preparados ni cultural ni tecnológicamente para el enorme cambio que se avecina. Las televisiones, los diarios y las radios tendrán que cambiar su formato, porque ya no se tratará de alcanzar al consumidor sino que será él quien elija si quiere ver un programa ahora o dentro de dos horas, si quiere saltarse los anuncios o incluso si prefiere recibir su programa favorito por entregas como miniseries en su teléfono. El sistema actual de medios y publicidad aún aguanta, en parte basado en la costumbre, en los intereses creados y en el hábito de los profesionales, pero el alcance de los grupos objetivos más atractivos va en declive. En España, donde la población ha crecido casi un 10 en la última década, la audiencia televisiva se mantiene en número de personas, entonces... ¿dónde están los otros cuatro millones? Ya no están apalancados en el sillón familiar, y además, ¿quiénes son esos que faltan? Garfield cita a un pionero de la nueva televisión, Steven Rosenbaum, que dice de televisiones y agentes: Su trabajo es frenar el futuro espero que no sea así. Si no nos esforzamos en la evolución, el cambio será por revolución. Si ya este año Google tiene un negocio publicitario similar al del New York Times es que el futuro es hoy. También podemos cerrar los ojos y esperar que lo haga la siguiente generación, pero puede que cuando les demos el testigo ya sea demasiado tarde. E te y amargo a un diario turinés: ¿Que queréis que diga del asalto de Ricucci? En Milán están siempre dispuestos a correr detrás del carro del vencedor de turno 500 millones de liquidez El pacto de gobierno de RCS controla el 58 por ciento del capital y sus 15 socios aseguran que es un pacto sólido, por lo que han suscrito un nuevo acuerdo para venderse acciones solo entre ellos. Ricucci no ha tardado en denunciarles ante la Comisión Bursátil milanesa y asegura que continuará la batalla económica, pues tengo una liquidez disponible de 500 millones de euros Al mismo tiempo, y con intención de crear fisuras, asegura que si llego a controlar mas del 50 por ciento del capital de RCS mantendré al actual consejero delegado, Vittorio Colao, pero dándole más mano libre para crear valor Por su parte, los redactores del influyente diario transalpino ya levantaron barricadas mediante una jornada de huelga total en mayo y una advertencia a principios de junio: Los periodistas tenemos como bandera la transparencia y la defenderemos a cualquier precio, recurriendo incluso a las autoridades para esclarecer este caso Lo cierto es que en los medios económicos flotan muchas dudas sobre el origen del dinero de Ricucci y se repiten las sospechas de que su asalto al Corriere della Sera lo sea por cuenta de otra persona. Algunos de sus préstamos proceden de la agencia del Deutsche Bank en Londres. Pero buena parte del resto es desconocido. Anna Falchi, prometida de Ricucci ABC El novio de la starlette Anna Falchi La dignidad que a Ricucci le niega la prensa económica italiana se la otorgan las revistas del corazón, que llevan semanas pendientes de su boda con Anna Falchi, una cotizada starlette y chica de calendario que ya se ha apresurado a asegurar, para desesperación de sus admiradores, que no volverá a desnudarse. Y defiende a su prometido de forma explícita: Stefano ha hecho su fortuna trabajando día y noche desde los 14 años El diario británico The Guardian se suma a la moda de reducciones de formato EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. La ola de reducción de tamaño a la que se están apuntando los periódicos británicos ha llegado también a The Guardian que acaba de anunciar que tras el verano dejará el formato sábana- -el tradicional de la prensa de calidad en el Reino Unido- -para pasar a imprimirse en dimensiones de tabloide. The Observer copia así la operación realizada hace dos años por The Independent y seguida el año pasado por The Times aunque su nuevo tamaño será el conocido como berlinés algo superior al adoptado por esos otros dos diarios, que incorporaron el formato más reducido de la prensa sensacionalista británica. El cambio obedece a la necesidad de aumentar las ventas en una sociedad Estepona acoge un seminario sobre Deporte y Comunicación ABC MADRID. Estepona, en el marco de su programa cultural Ciudad del Periodismo, acoge hoy y mañana un Seminario Internacional de Deporte, Educación Física y Comunicación, que inaugurará Rafael Blanco, director general del CSD. Este seminario, que coordina Juan María Gastaca, subdirector de ABC, abordará, entre otras cuestiones, el dopaje en el deporte, la evolución del olimpismo en España, la relación entre la prensa y los deportistas, así como la influencia de la televisión. El cuadro de ponentes incluye a Cecilia Rodríguez, Pedro Campos, Alberto Cerrutti y Vicente del Bosque, entre otros. El alcalde de Estepona, Antonio Barrientos, expondrá hoy las líneas maestras que persigue la organización con la sucesión de esta serie de cursos. que ha cambiado sus circunstancias de lectura. El primero en llevarlo a cabo, The Independent lo hizo para significarse en un mercado en el que llevaba poco tiempo. La fórmula le supuso un progresivo aumento de la difusión, frente al continuado descenso de sus competidores. La transformación también le ha aportado a The Times un cambio en la tendencia de sus ventas, y en el último año las ha incrementado en un 5 por ciento, cuando The Guardian ha bajado un 4,56 por ciento. Entre los diarios de información general, sólo The Daily Telegraph mantendrá el tamaño sábana, aunque podría verse obligado a cambiar. Tampoco el económico Financial Times ha mostrado intención de reducir su formato, aunque algunos de sus suplementos los imprime en tabloide.