Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 16 6 2005 Internacional 33 La marea hispana inunda EE. UU. La mayoría de los indocumentados viven en California, Texas y Florida b Según un informe elaborado por Datos sobre inmigración ilegal Sin papeles. Hay cerca de 11 millones de inmigrantes sin papeles en Estados Unidos, la mayoría son hispanos. Fronteras. Cada año atraviesan las fronteras de forma irregular unas 500.000 personas. Padres ilegales. Los padres de más de 3 millones de ciudadanos estadounidenses son inmigrantes ilegales que han tenido en EE. UU. su descendencia. Con trabajo. El 93 por ciento de los inmigrantes ilegales varones están trabajando. Indocumentados. California es, con un 24 por ciento, el Estado con más indocumentados. el Pew Hispanic Center, desde mediados de los noventa el número de residentes sin papeles supera a los inmigrantes regularizados ALFONSO ARMADA. CORRESPONSAL NUEVA YORK. A un ritmo constante de unas 500.000 almas por año, el número de inmigrantes sin papeles en Estados Unidos- -hispanos la gran mayoría- -se sitúa en 11 millones de almas. Según un informe elaborado por el Pew Hispanic Center, una organización suprapartidista con sede en Washington, desde mediados de los noventa el número de residentes sin papeles supera a los inmigrantes regularizados. Como dato especialmente significativo, Pew señala que 3,1 millones de ciudadanos estadounidenses son hijos de inmigrantes ilegales: todo niño que nace en suelo estadounidense tiene automáticamente derecho a un pasaporte. Para el autor del estudio, Jeffrey Passel, esa condición mixta- -padres sin papeles, hijos con todos los derechos- muestra que esta sería una población reacia a abandonar Estados Unidos y regresar a su país natal situación irregular tiene unos ingresos anuales que rondan los 27.400 dólares, la media de una familia estadounidense es de 47.700 dólares. Prácticamente todos los inmigrantes ilegales hombres (el 93 por ciento) tienen trabajo, un porcentaje superior al de estadounidenses ocupados (el 83 por ciento) Los sectores que absorben más mano de obra ilegal son las plantas de tratamiento de carne, seguidos de lavaplatos, campesinos, criadas y niñeras y empleados de la construcción. Los Estados que atraen más inmigrantes indocumentados- -mexicanos, sobre todo- -son los que ya cuentan con un mayor porcentaje de población hispana: California (un 24 por ciento del total, con 2,4 millones) Texas (14 por ciento, con 1,4 millones) Florida (9 por ciento, 850.000) y Nueva York (7 por ciento, con 650.000) Encendido debate Los datos del informe del Pew Hispanic Center salen a la luz cuando en el Senado se debaten dos iniciativas legales contrapuestas para resolver la situación de los inmigrantes indocumentados, y que sirve de eco al encendido debate que se vive en los Estados fronterizos con México: los partidarios de que la ley se cumpla a rajatabla pretenden extremar el cierre de la frontera, propiciar una legislación que otorgue permisos temporales de trabajo y propicie el retorno, pero que en ningún caso se premie mediante una amnistía a quienes han infringido la ley. La última amnistía fue aprobada en 1986 y benefició a 4 millones de indocumentados. La otra propuesta legal es obra de los senadores Edward Kennedy y John McCain: sugieren un programa de trabajadores invitados que podría incluir una cláusula para legalizar la situación de los ilegales que ya están trabajando en el país. El propio Partido Republicano (que tiene la mayoría en las dos cámaras del Congreso) está dividido: mientras que los partidarios de una ley sin excepciones quieren hacer más tupida la frontera sur, los que comprenden las necesidades de las grandes industrias y corporaciones reconocen que sin esa mano de obra ilegal muchos sectores se paralizarían. El informe confirma un secreto a voces: que la economía depende cada vez más del trabajo irregular: en marzo de 2004, al menos 6,3 millones de ilegales estaban empleados, lo que equivalía al 4,3 por ciento de la masa laboral total. La diferencia de ingresos, sin embargo, entre legales e ilegales es significativa: mientras que una familia que está en