Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 15 6 2005 Madrid 39 ¡Yo también estoy quemado! dijo el presunto parricida al percatarse los agentes de la existencia del niño Oí un tremendo estruendo y creí que se había venido abajo una galería comentaba una vecina escaleras abajo, sin pelo, despellejado y con todo el cuerpo abrasado Se arrastró, como pudo, por el suelo del patio hasta que alcanzó la puerta de salida a la calle. Allí lo encontraron los agentes, que, como los Bomberos y el Samur, apenas tardaron en aparecer por el lugar. Entonces, el hombre les explicó que había matado a su hijo y que todo se trataba de un intento de suicidio. Los vecinos gritaron a las Fuerzas del Orden: ¡Hay un niño dentro! ¡Hay un niño dentro! El padre contestó: ¡Yo también estoy quemado! Los facultativos del Samur- Protección Civil intentaron reanimar al chaval, que había entrado en parada cardiorrespiratoria. Según fuentes policiales, Antonio María, albañil de profesión, llevó, presuntamente, una bombona de gas a la cocina de la vivienda, de menos de 40 metros cuadrados, y comenzó a calentarla por la base para provocar la explosión que le dejó el 85 por ciento de su cuerpo abrasado por las llamas. Está ingresado en la Unidad de Quemados del Hospital de Getafe. La madre del niño, María del Carmen Martín Cerrato, que se encontraba trabajando en un restaurante cercano, fue localizada poco después y recordó que, hace un año, su marido ya intentó suicidarse, por lo que estuvo en tratamiento psiquiátrico, aunque decidió abandonarlo. Aquella tarde, como la del sábado- -según unos vecinos- habían estado discutiendo. Antonio le había pedido un dinero, y ella se había negado a dárselo, harta de su actitud. María del Carmen, además, añadió que ese día su marido había bebido. El matrimonio, de origen extremeño, llegó al edificio hace algo menos de dos años. Según algunos vecinos, él se comportaba de manera extraña, pero porque se relacionaba muy poco y corroboraron que solía beber. Cae un peligroso clan familiar por una veintena de atracos a camioneros Los miembros de la banda son unos conocidos aluniceros de Villaverde integrantes de la banda son hermanos, además del padre, mientras que el otro es un menor; les detuvieron en el Romancero Gitano C. HIDALGO MADRID. La mayoría de sus integrantes son familiares, extremadamente peligrosos y, según ha podido saber ABC, viejos conocidos de la Policía por su afición a empotrar coches de gama alta en escaparates de comercios de lujo, como joyerías. Se trata del clan Lázaro famosos aluniceros cinco de cuyos componentes fueron interceptados el día 10 por agentes del Grupo XXI de la Policía Judicial. En esta ocasión se les buscaba por la comisión, nada menos, que de una veintena de atracos a camioneros. Pero la operación no está cerrada. Se cree que podrían estar detrás de más delitos contra el patrimonio. La operación Ninfa arrancó a raíz del asalto a un domicilio con fuerza en un chalé de lujo en el Parque del Conde Orgaz. Entraron en la casa después de ganarse la confianza de la hija de los dueños, de 17 años, y saber si el chalé iba a estar ocupado el pasado b Cuatro de los seis Matrículas falsas y dinero, algunos de los objetos incautados 15 de mayo. Levantaron un Mercedes E- 320, informaron fuentes de la Jefatura Superior de Policía. Los agentes comenzaron a atar cabos y las pesquisas les llevaron a Francisco L. R. de sólo 22 años, pero con un historial abundante: 72 antece- JEFATURA SUPERIOR Desarticulada una red rumana de falsificadores de tarjetas ABC MADRID. La Guardia Civil ha detenido a seis personas, de nacionalidad rumana, que integraban un grupo dedicado a la falsificación de tarjetas de crédito, tras obtener la información mediante lectores de bandas que introducían en las ranuras de los cajeros, informa Efe. Según la Dirección General de la Guardia Civil, la operación se inició tras la denuncia de varios comercios situados en poblaciones del este de Madrid, que habían sido objeto de fraude con la utilización de tarjetas falsificadas. Los agentes centraron sus sospechas en varios ciudadanos rumanos que vivían en Fuenlabrada, quienes fueron arrestados cuando abandonaban sus domicilios. Son L. C, de 29 años; M. G. T. de 28; A. D. T, de 22; E. M. de 35; C. M. de 28, y I. C. T. de 25, a los que se les considera presuntos autores de delitos de falsedad documental, falsificación de moneda y estafa. dentes policiales, la mayoría, por delitos contra el patrimonio. Sus colaboradores eran tres de sus hermanos: Juan José, de 20 años y con 19 antecedentes; Juan Luis, de 27 años y con tres arrestos previos, y Luisa Fernanda, de 25 y sin antecedentes. Todo quedaba en familia. El padre, José Luis L. B. de 63 años, también formaba parte del clan, así como un menor de 16 años. La banda se encargaba de cometer atracos a camioneros, a quienes no dudaban encañonar con pistolas en las estaciones de servicio y gasolineras, mientras repostaban o descansaban. También contaban con porras eléctricas y grilletes. Cuando la Policía penetró en el domicilio de los delincuentes, en el poblado marginal del Romancero Gitano (Villaverde) los hallaron dormidos. Tras la detención se incautaron de dos armas de fuego, otras blancas, joyas y dos quads entre otros objetos. Los delincuentes están en libertad con cargos, excepto el menor- -a disposición del Fiscal de Menores- -y Francisco, que se encuentra en Soto del Real.