Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 Madrid MIÉRCOLES 15 6 2005 ABC Muere el niño de cuatro años abrasado por las llamas que causó su padre al intentar suicidarse El hombre, que estuvo en tratamiento psiquiátrico, quemó con un soplete una bombona de butano b El presunto parricida había discu- tido con su esposa, que se encontraba trabajando; se debate entre la vida y la muerte con un 85 por ciento de su cuerpo abrasado CARLOS HIDALGO MADRID. ¡He matado a mi hijo! ¡He matado a mi hijo! Éstas son las palabras que acertó pronunciar Antonio María Blanco Mendoza, de 32 años, la madrugada del pasado martes minutos después de que el pequeño piso que ocupaba saltara por los aires. Aunque su pequeño Víctor, de tan sólo 4 años, aún vivía, su exclamación se convertiría, horas más tarde, en una triste realidad. El niño perdió la vida ayer en el Hospital Clínico, mientras que el padre se debate entre la vida y la muerte. Según indicó el presunto parricida a la Policía, había prendido una bombona de butano para suicidarse. Sea como fuere, lo que sí consiguió Antonio fue matar al único hijo que tenía, quien entró en parada cardiorrespiratoria y tuvo que ser trasladado por el dal. Cuando el hombre llegó al inmueble, le dijo al niño que volviera a casa. Le pedí que lo dejara conmigo indicó María Teresa a ABC, pero el hombre no quiso. Le avisé tres veces del olor a gas Poco después, la misma vecina se percató de un fortísimo olor a gas por todo el edificio. Le avisé tres veces- -aseguró- -de que olía mucho a gas, pero él no prestó importancia. No pasa nada, es la goma me dijo; pero yo le pedí que me diera al niño, aunque él se negó Eran, aproximadamente, las ocho y media de la noche. Más tarde, una tremenda explosión sobrecogió a la docena de familias que mora en la corrala. Estaba en casa- -relató María Jesús, otra vecina del edificio- cuando, de repente, oí un estruendo; creí que se caía una galería. Salí a la terraza y vi que el fuego salía por las ventanas El miedo se apoderó de todos. Inmediatamente, María Jesús llamó a la Policía y algunos vecinos tomaron sus propias mangueras para intentar sofocar el fuego. Pero era demasiado tarde. De repente, Antonio María apareció Sanitarios del Samur atienden al hombre que provocó el incendio Samur al mencionado centro hospitalario, donde falleció poco después. Los hechos comenzaron al filo de las once de la noche, en el interior de una corrala del número 29 de la calle de Sal- AYUNTAMIENTO vador Martínez Lozano, en Puente de Vallecas. Hacía un rato que Antonio María había llegado al domicilio. El pequeño Víctor había estado cenando en casa de una vecina, María Teresa Vi-