Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 Nacional MIÉRCOLES 15 6 2005 ABC Ordenan que ingrese en un psiquiátrico la mujer que quemó al violador de su hija La detenida fue vitoreada a su llegada al juzgado ABC A. RICA ALICANTE. Efectivos de la Guardia Civil detuvieron hacia las diez de la noche del lunes en el puerto de Alicante a la mujer, identificada como M. C. G. E. que presuntamente roció con gasolina y quemó al violador de su hija, en un bar de la localidad alicantina de Be- La presunta agresora (derecha) sale de los juzgados de Orihuela EFE nejúzar. La detención fue posible gracias a un dispositivo especial de búsqueda que el Instituto Armado estableció en la zona de ocio del puerto. Al parecer, la mujer se había desplazado a la ciudad para consultar con un abogado sobre las repercusiones legales que su acción podría ocasionarle. Después de ser detenida, fue trasladada a las dependencias de la Guardia Civil en el municipio de Almoradí. A mediodía de ayer llegó- -acompañada por su hermana- -a los juzgados de Orihuela, donde varias personas la vitorearon y le expresaron su apoyo. Tras comparecer ante el juez, éste decidió su ingreso provisional en la unidad psiquiátrica de un centro hospitalario y postergar hasta el próximo viernes su declaración, ya que, según la opinión de los forenses que la examinaron, ayer no se encontraba en condiciones de efectuarla. El suceso ha afectado profundamente a los vecinos de la localidad alicantina de Benejúzar, lugar de residencia de la detenida y su familia, y de donde es también natural la víctima. Una venganza anunciada Pese a la brutalidad del ataque, algunos de los habitantes del pueblo se mostraron comprensivos con su acción, ya que la mujer no conseguía olvidar la violación de su hija y estaba muy afectada por ese terrible suceso. Al parecer, la acusada expresó su deseo de venganza en múltiples ocasiones, hasta el punto de que no pocos de sus conocidos temían que esto finalmente iba a ocurrir, porque su obsesión por vengarse era enorme El ojo por ojo ha transformado a A. C. V. S. de agresor en víctima. En estos momentos continúa en estado muy grave en el servicio de reanimación del hospital La Fe de Valencia. Su abogado, Antonio Martínez, confirmó ayer que su cliente disfrutaba de su segundo permiso carcelario desde que había ingresado en prisión por violar y amenazar con un cuchillo en 1998 a la hija- -de 13 años entonces- -de la mujer que ahora lo ha quemado. Los hechos ocurrieron durante la mañana del lunes en el bar Mary de Benejúzar, cuando la agresora, tras ser alertada por su hija de la presencia del hombre en el establecimiento, se dirigió allí provista de una botella de gasolina. Después de preguntarle si se acordaba de ella, la mujer le arrojó a la cara al violador el líquido inflamable y le prendió fuego con una cerilla. En el incidente también resultó herido leve otro cliente del bar. Según explicó el marido de la agresora a los agentes encargados de este caso, su esposa, desde que se produjo la violación de su hija, estaba padeciendo acusados problemas psicológicos que le impedían llevar una vida normal.