Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional MIÉRCOLES 15 6 2005 ABC elecciones gallegas La campaña Manuel Fraga controla su agenda al milímetro para que no quede ni un hueco libre desde que comienza su jornada. Es el hombre que nunca dice no a una petición de audiencia Una agenda imposible TEXTO: JOSÉ LUIS JIMÉNEZ SANTIAGO. Quienes conocen a Manuel Fraga comentan que la vitalidad que disfruta a sus 82 años es fruto de seguir a rajatabla una disciplina espartana en su vida diaria. Nada sale del guión. Todo sigue una pauta, un escrupuloso orden, un cuidadoso equilibrio que, de desestabilizarse, produce el caos y, lo que es peor, el enfado del patrón. El ajetreo de Fraga sólo se altera en campaña por la acumulación de actos del partido, que se superponen a los oficiales. Es inflar la agenda para huir del ocio. Palabra maldita para el presidente 06.00. Fraga se despierta con la radio. Cada día una emisora distinta, para obtener todos los puntos de vista. Sólo los domingos se altera la alarma del despertador y concede al veterano político una tregua de una hora más. Por aquello de que es el día del Señor. Siguiendo el proverbio desayunar como un rey, almorzar como un príncipe, cenar como un mendigo Fraga arranca el día con té, cereales, fruta y un yogur. El rito de la lectura de la prensa 07.20 Llega a Monte Pío su asistente personal, Chema Veloso, con la prensa del día. Ambos se sientan y comienza un rito diario: la lectura de los periódicos. Manuel Fraga lee toda la prensa, incluidas las distintas ediciones de una misma cabecera, a una velocidad de vértigo. Conforme pasa las páginas las arranca y se las entrega a Veloso, indicándole a qué consejero deberá fotocopiársela y entregársela para que tome nota. La sección de deportes, ni la abre. La arranca entera y dice para Pilar Rojo (la consejera del ramo) indican en su equipo. Tampoco se escapan a su escrutinio el Wall Street Journal, el Financial Times, The Economist o Newsweek, semanarios éstos dos últimos que en ocasiones también ha mandado fotocopiar para alguno de sus vicepresidentes. 07.40 El coche oficial traslada a Fraga a San Caetano, pese a que sus asesores le han pedido en numerosas ocasiones que traslade su despacho al más céntrico y cómodo Raxoi, en plena Plaza del Obradoiro. 08.00 Fraga concede una tregua a sus colaboradores hasta las ocho de la mañana. Los que residen fuera de Santiago ya están de camino en coche, y otros han llegado a sus respectivas consejerías. Por lo tanto, son carne de llamada telefónica. A mí ha llegado a llamarme a las 8.20 de la mañana señala uno de sus vicepresidentes. 09.00 Maitines. Por el despacho de Manuel Fraga van pasando los más estrechos colaboradores del presidente de la Xunta: Benito Díaz (secretario general de la Presidencia) Xaime Pita (titular del departamento) los vicepresidentes Núñez Feijoo y Barreiro; el consejero de Cultura, Xesús Pérez Varela; el secretario general de Relaciones con los Medios, Alfonso Cabaleiro, y su jefa de protocolo, Esther Regueiro. Como visita inusual, la del coordinador de campaña de los populares y alcalde de Lalín, Xosé Crespo. Tras departir con todos ellos se reúne a solas con sus dos vicepresidentes. Fraga consulta sus papeles antes de intervenir en un mitin 10.15 En uno de los salones de San Caetano aguardan la consejera Pilar Rojo y el director general para el Deporte, José Ramón Lete. Toca la firma de un protocolo de patrocinio de una empresa gallega para la Vuelta al Mundo de Vela. Tiene un discurso hecho, pero seguro que añade alguna idea de cosecha propia. En un cuarto de hora ha acabado con el compromiso y pone rumbo a Cangas, donde le espera una cumbre de presidentes autonómicos del PP. 11.45 Fraga ya aguarda, por cortesía hacia sus invitados, a las puertas de la Casa de Aldán. 14.30 Tras el acto, ejerce de anfitrión con sus homólogos autonómicos en un almuerzo. AFP Recibiendo a todos 09.45 El primer acto institucional de Manuel Fraga es con un paisano de su Villalba natal, el presidente saliente del Parlamento de Galicia, José María García Leira. Las mañanas de Fraga son, habitualmente, un desfile de personalidades y personas anónimas que han solicitado entrevista con el presidente de la Xunta. Recibe a todo el mundo, y como se te ocurra decirle que no a alguien y Fraga se entere, puede montarte un escándalo apuntan en su gabinete. Aferrado a la oratoria 19.00 Mitin en Cangas. Desde que concluyó la comida ha descansado y repasado papeles para su intervención. Es pura formalidad, dado que del discurso escrito sólo respetará cuatro datos y una idea. Quienes le aconsejan moderación en el discurso saben que sus recomendaciones caen en saco roto. 21.00 Mitin en Villagarcía. Entre las muchas batallas perdidas de sus colaboradores están todas las referidas a la imagen. Fraga es hombre de traje, corbata (y faja ortopédica) y mocasín, y no consiente maquillaje ni nada parecido. Sólo Corina Porro consiguió que cambiase de modelo de gafas, pero como se le caían, sigue con las viejas y sólo se pone las nuevas cuando va a Vigo 23.30 Sobreponiéndose al cansancio acumulado y la larga jornada de actos, regresa a Monte Pío. Una cena muy ligera será la antesala del descanso del guerrero Sólo en contadísimas ocasiones Fraga alarga su agenda más allá de la medianoche. Quizás en las citas con los Reyes.