Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión MIÉRCOLES 15 6 2005 ABC CON ANTIFAZ I nos atenemos a lo dicho por el fiscal general del Estado- todo aquel que aparezca en actitud vociferante en una foto es sospechoso de delito -de ahora en adelante se impone el antifaz como objeto indispensable para manifestarse. Cualquiera que se eche a la calle debe llevarlo consigo y, si es posible, levantarse el cuello de la camisa hasta la altura de la boca, no vaya a ser que Conde- Pumpido le sorprenda alzando la voz. La actuación del fiscal general revela el nerviosismo del Gobierno por el curso de la actuación judicial en el caso Bono- -la detención ilegal de dos militantes del PP- -y pone de manifiesto hasta qué punto la Fiscalía se aplica en satisfacer los deseos del Ejecutivo; Conde- Pumpido, rápido al quite, presentará recurso contra la imputación de los policías. Siempre al servicio de la causa. S PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: IGNACIO CAMACHO Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: Héctor Casado Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil PREJUBILACIONES EN LA FUNCIÓN PÚBLICA L ministro de Administraciones Públicas acaba de anunciar por sorpresa, y sin mucho diálogo social, un plan de prejubilaciones anticipadas para los funcionarios que puede afectar a 25.000 trabajadores de más de 58 años. Nadie le puede negar a Jordi Sevilla su valentía, aunque muchos duden de su juicio político y desde luego de la coherencia del equipo gubernamental. Porque las jubilaciones anticipadas son para su compañero Jesús Caldera un mal que hay que erradicar, por lo que suponen de despilfarro de recursos públicos y de desperdicio de capital humano. Pero tampoco cabe dudar de la capacidad de corregirse a sí mismo que ha demostrado el ministro de Trabajo en ocasiones recientes. Aunque esta vez habrá de enfrentarse a los sindicatos en plena negociación de la reforma laboral. Lo menos que puede decirse es que el país se beneficiaría de una mayor coordinación gubernamental y los agentes sociales agradecerían menos sobresaltos y ocurrencias. La propuesta nace de una realidad indiscutible, el envejecimiento de la Administración. Que por otra parte no es muy diferente al de la población española en su conjunto y no es precisamente una enfermedad social que haya que corregir. Que los 47 años de edad media del funcionario español sean un problema se debe a la falta de flexibilidad y movilidad interna del mercado de trabajo español, que se agiganta en la función pública por una mezcla de exceso de garantismo, complacencia política y sindical y falta de incentivos para una gestión profesional. Pero que la única solución posible sea una nueva versión de la ley Azaña parece una simplificación excesiva. De aplicarse esa lógica, pronto se hará extensiva a la universidad, la educación o la sanidad, con lo que el coste para las arcas públicas sería insostenible. Sobre todo si se defiende con argumentos tan peregrinos como el de ampliar a los funcionarios un derecho que ya es una realidad en el sector privado de la economía. El envejecimiento de la población obliga a plantearse numerosos problemas nuevos, como el de la sostenibilidad del sistema de pensiones. La propuesta del ministro Sevilla va en la dirección equivocada, cuando todos los analistas hablan de la necesidad de alargar el período de cotización y E Cándido Conde- Pumpido EFE HIRIENTE LIBERTAD E L juez Pedraz no ve motivos para que Ignacio de Juana Chaos, uno de los más sanguinarios terroristas, siga en la cárcel. Según el magistrado no hay base para acreditar que el imputado pertenezca a ETA pese a que De Juana formó parte del consejo asesor que la banda terrorista creó en las prisiones para participar desde la sombra en la siniestra estrategia criminal. Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado creen que lo más probable es que el ex pistolero del comando Madrid siga la estela de Josu Ternera y se incorpore a la dirección de ETA cuando salga en libertad. La ley puede prestarse a interpretaciones, pero la más recta no es aquella que permite a un asesino burlar el Estado de derecho; la libertad de De Juana Chaos ofende y hiere. retrasar la edad de jubilación, que cabe recordar apenas superaba la esperanza media de vida cuando se fijó en los 65 años. La Administración pública acaba de descubrir un problema con el que vienen lidiando desde hace años las empresas españolas. No debería repetir sus mismos errores. Sobre todo porque en manos del Gobierno está ofrecer soluciones, que no son otras que introducir, por ley o en la negociación colectiva, los mecanismos de flexibilidad de salarios, jornada laboral, categorías profesionales, complementos de destino y requisitosde formación continua que permitan lamovilidad interna de los funcionarios, respetando las necesidades de la Administración. Es más fácil sustituir a trabajadores caros y con conocimientos obsoletos, pero es más injusto socialmente, porque contribuye a la segmentación de la sociedad española, y se hace ruinoso en el medio plazo, porque aumentanpeligrosamente las contingencias sociales que habrá de soportar la población ocupada. Pero no todo es negativo en la propuesta del ministro Sevilla. Tiene el mérito de situar en el centro del debate político los ajustes que necesita la función pública en el Estado de las Autonomías para competir con éxito en la economía globalizada. Y supone una nueva cura de realismo sobre el vacío al que ha sido sometido el Estado Central mientras el Partido Socialista hablaba de la regresión centralista. Una España plural necesita una Administración del Estado profesional, bien dotada de medios materiales y humanos, con mayor capacidad de análisis, coordinación y planificación y menos gestión administrativa. Pero eso no requiere un plan de rejuvenecimiento, sino el diseño de una carrera profesional atractiva, despolitizada y bien remunerada: probablemente un nuevo Estatuto de la Función Pública, con talante, diálogo y consenso parlamentario. Algunos de los anuncios anteriores del ministro respecto a la reforma de la Administración del Estado muestran preocupantes síntomas de politización y no son pocos los que piensan que detrás de la última propuesta de Jordi Sevilla se esconde, en realidad, y más allá de las cifras, la intención de crear una Administración pública de probada lealtad al Partido Socialista. NEGRAS PERSPECTIVAS PARA ESPAÑA AL pinta a priori la cita de mañana en Bruselas. Tanto para el futuro de la propia Unión Europea como para la posición de España dentro de ella. La situación generada por los noes acumulativos cosechados en los referendos francés y holandés ha desatado un vendaval de euroescepticismo inesperado. La actitud del Reino Unido es buena muestra de ello. Crecido por la debilidad del eje franco- alemán y consciente de su responsabilidad institucional ante la próxima presidencia de turno de la Unión, Tony Blair no ha dudado en dar la batalla de una vieja reivindicación liberal bloqueada históricamente por Francia: que si se quiere desarrollar una verdadera política de cohesión debería empezarse por un paulatino recorte de los esfuerzos presupuestarios destinados a algo tan anacrónico e intervencionista como la Política Agraria Común (PAC) La amenaza del veto británico si no se procede a ese recorte es de enorme trascendencia. Y no sólo porque la medida perjudica principalmente al privilegiado sector primario francés- -hasta ahora principal receptor de las ayudas y subvenciones de la PAC- sino porque, en realidad, estamos ante un pulso de calado a través del que se DÓNDE NO HAY AGUA ODEMOS ser todos muy solidarios. Pero cuando no hay agua, no hay agua La ministra de Medio Ambiente volvió a rechazar el trasvase del Ebro hacia Levante. Pero olvidó decir dónde no hay agua, pues mientras los embalses de Aragón están a un 70 por ciento de capacidad, los de la España sedienta están al 15 por ciento. Mientras, su plan de desaladoras sigue siendo una quimera, muy poco explicada y que levanta recelos entre los ecologistas. Con el trasvase Tajo- Segura agonizante Cada vez dará menos agua reconoció la ministra) sigue pareciendo un sinsentido esperar a que el agua se sale en Tortosa, para desalarla luego en Valencia. M P desvela una confrontación de fondo sobre el futuro diseño de la Unión Europea a Veinticinco tras el fracaso de la Constitución cosechada en dos de sus países fundadores. En realidad, Europa está más en cuestión de lo que algunos creen. La dificultad del momento radica en una crisis que es producto de haber impuesto un anacrónico liderazgo dentro de un contexto que exigía una dinámica diversificada de alineamiento plural en los intereses. La torpeza de resucitar el eje franco- alemán se demuestra así en todas sus dimensiones y, con ella, la de quienes como el presidente Rodríguez Zapatero han articulado su política exterior en Europa buscando congraciarse y agradar exclusivamente a dos líderes europeos tan dañados en estos momentos como son Chirac y Schröder. Así las cosas, la situación se torna especialmente complicada para nuestro país en este escenario donde se extiende la sensación de que cada cual debe aguantar su vela. Algo, precisamente, que hace que los españoles tengan que estar muy preocupados si el único recurso que tenemos a nuestro alcance para negociar las Perspectivas Financieras es la habilidad diplomática de nuestro presidente Zapatero y su ministro Moratinos.