Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 Madrid MARTES 14 6 2005 ABC La mujer con problemas de adicción sufre una doble atadura: a la droga y a su pareja. Ésta es la causa que lleva a seis de cada 10 a consumir. Su toxicomanía provoca más rechazo social que en los varones y su reinserción laboral es más compleja Primero dependí de mi padre, luego de mi marido y después de la droga TEXTO: M. J. ÁLVAREZ FOTO: JAVIER PRIETO MADRID. Suplí todas mis carencias afectivas y emocionales con las drogas. Si no, tal vez me hubiera suicidado Con esa rotundidad se expresa Marta- -nombre ficticio- de 53 años, madre de dos hijos de 26 y 31 años, con un largo historial de dependencias de todo tipo a sus espaldas. Tiene buen aspecto, a pesar de que ha protagonizado una bajada a los infiernos que ha durado 18 años... Prácticamente, hasta hoy. Durante ese tiempo ha sido heroinómana y, cuando decidió, tras varios intentos infructuosos, dejar esa sustancia hace un año, sin apenas darme cuenta, la sustituí por otra: el alcohol igual de dañino, aunque legal. Ahora, lleva dos meses de abstinencia. ra; no en vano, el 60 se inicia al consumo a través de ella, lo que afecta a las recaídas; mientras que, en el caso de los varones, el porcentaje es del 16 Sin embargo la Memoria del Instituto Municipal de Adicciones de 2004 aporta otro porcentaje: 21 y 1,2 Consumo oculto por la presión social Aislamiento. Es la nota característica de las toxicómanas para eludir la presión social. Ocultan su consumo, y su autoexclusión de la familia y la falta de apoyo de ésta, hace que tarden más en reconocer su problema e iniciar un tratamiento. No obstante, su grado de deterioro no es muy elevado: el hecho de esconder su adicción les hace preservar algunas parcelas de sus vidas, ajenas a las drogas. Lo que sí presentan es una tasa más elevada de VIH por relacioens sexuales: un 50,2 frente al 22 del varón, según datos del Centro Nacional de Epidemiología de 2004, y más trastornos psíquicos. Y su cuerpo esponde peor a los tóxicos que ingiere por las diferencias hormonales. Marta asegura haber estado muy mal, con muchísimos altibajos. Por suerte, nunca tuve ningún problema legal: jamás delinquí. Yo siempre había trabajado y sabía ganarme la vida para obtener dinero Utilizó al género masculino. Su familia se destruyó, perdió el contacto con sus hijos y se gastó todo lo que pudo y más. Su madre la rechazaba. En general viven esta situación como un fracaso personal en la educación que le han dado, mientras ocurre lo contrario con los hijos. Mi hermano ha sido mi camello Los estragos de las sustancias tóxicas que ha tomado no han dejado demasiada huella en ella. Ello obedece a que jamás se pinchó, de ahí que nadie sospeche el calvario por el que ha pasado esta mujer. Empecé a consumir cuando me separé, tras 10 años de matrimonio. Estaba muy perdida y deprimida. Toda mi vida he dependido de algo o de alguien: de mi padre, de mi marido y, por último, de las drogas Probó la heroína por primera vez en una boda de la mano de su propio hermano, drogodependiente también, aunque ella lo ignoraba. Me invitó a fumarla. De eso hace 30 años y no había tanta información sobre drogas como ahora. Pensé: Si todos los hacen... Me sentí tan compensada, que días después yo misma le pedí más; fue mi camello durante años Su caso, es, salvando las distancias que hacen particular cada uno, el de la mayoría de las toxicómanas, que presentan un perfil muy distinto al de los consumidores varones. Así se deduce del estudio Mujer y Adicción realizado por el Instituto del mismo nombre de Madrid Salud del Ayuntamiento de Madrid, al que ha tenido acceso ABC. Marta, ex heroinómana y ex alcohólica, lleva dos meses sin beber Comparativa de consumidores de drogas según género (2004) Hombres Edad inicio droga principal Primer contacto 19 años y 6 meses 89 %1,2 Por amigos Por pareja Mujeres 20 años y 7 meses 66 Por amigos 21 Por pareja Droga principal 42 Heroína 46 Heroína Droga secundaria 60 Heroína 62 Heroína Lo dejas cuanto tú decides ¿Qué la llevó a dejar su adicción? Más que el tratamiento en sí, es cuando tú decides Pero influyeron las analíticas. Siempre estaba limpia por lo que se dijo que había llegado la hora de desintoxicarse. No lo logró a la primera. Inició un tratamiento libre de drogas y luego probó con la metadona. En 2004 recibió el alta y comenzó a abusar del alcohol. Cuando vine al CAD, me sentía igual de yonki que cuando iba a La Celsa Ahora trata de buscar un futuro mejor. Ha sido una cruz muy grande. No quiero tirar por la borda lo que he logrado Su meta: trabajar. No hay reinserción sin empleo y llenar mi vida, lejos de esa agonía, sin depender de nadie asegura, firme. Sin embargo, ellas lo tienen más difícil: sólo el 28 trabaja, frente al 41 de los hombres, y el 55 busca trabajo sin encontrarlo, según la Memoria del Plan de Drogas de 2003. Estos rasgos diferenciadores servirán, a partir de ahora, para poner en marcha terapias distintas en función de los sexos. Año inicio de consumo (media) Vía de administración Heroína (actual) Cocaína (actual) VIH Anticuerpos Desarrollo SIDA Hepatitis Hepatitis B Hepatitis C Variables sociodemográficas Casos atendidos Edad media Estado civil Casos atendidos Fuente: Memoria del Instituto Adicciones de Madrid. 2004 16 años 53 fumada 67 esnifada 19 %5 %28 %40 %81 %38 años 80 soltero 35 con hijos 14 años 56 fumada 66 esnifada 23 %7 %26 %40 %19 %37 años 60 solteras 52 con hijos Infografía ABC Malos tratos y abusos sexuales El 90 de las drogodependientes percibe mayor rechazo social que los varones debido a su sexo, mientras que el 84 cree que los efectos son más graves y nocivos en ellas. Ello se traduce en que tengan un fuerte sentimiento de culpabilidad y de fracaso como madres, pareja, mujeres... Además, cerca del 40 ha sufrido malos tratos, y entre el 23 y el 74, abusos sexuales en la infancia, lo que constituyen factores de riesgo, según estudios internacionales. Para más inri la mujer con adicción a alguna sustancia tóxica sufre una doble dependencia: a la sustancia y a la pareja cuando esta es consumido-