Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 14 6 2005 Nacional 29 El PSC exige a Maragall que no impulse un Estatuto que comprometa al PSOE Las advertencias del consejero Castells y de la diputada De Madre se suman a las denuncias realizadas por las corrientes críticas del PSC del PSOE, Manuel Chaves, duda de que el término nación encaje en la Constitución, mientras Guerra insiste en que no es leal M. J. CAÑIZARES M. A. PRIETO BARCELONA. Aunque no con la misma contundencia que la manifestada por las corrientes críticas del PSC- Ágora Socialista y Socialistas en positivo destacados dirigentes del socialismo catalán han discrepado estos días de Pasqual Maragall al considerar que, con sus posturas de máximos, el presidente de la Generalitat está poniendo en peligro el nuevo Estatuto y la financiación y, además, proyecta hacia la opinión pública un discurso que va en contra de las tesis constitucionales de su propio partido. Tanto el consejero de Economía, Antoni Castells, como la diputada Manuela de Madre le han advertido de que no puede salir del Parlamento catalán un texto inconstitucional que el PSOE se vea obligado a rechazar. Ayer, el primer secretario del PSC y ministro de Industria, José Montilla, reiteraba que su partido garantizará la constitucionalidad del Estatuto y facilitará así la adhesión al texto del PSOE y del PP. Para ello, el Estatuto tendría que prescindir de la definición de Cataluña como nación un concepto al que se opone el PP y un sector importante del PSOE y del propio PSC. Maragall no tardó en responder. El PSOE, sentenció, no tiene derecho a veto b El presidente El PP anuncia su freno en el Parlamento C. H. MADRID. Ángel Acebes anunció ayer que el PP usará durante la tramitación parlamentaria todos los instrumentos posibles para frenar la pretensión de la cámara catalana de que Cataluña se defina como nación Acebes subrayó que esto supondría una reforma del artículo 2 de la Constitución, de modo que exigiría el apoyo del primer partido de la oposición, por lo que deberá ser tratada como tal Además, preguntó a Zapatero si también va a promover un referéndum en esta Comunidad al igual que en el País Vasco. dente del PSOE y de Andalucía, Manuel Chaves, mostró ayer sus dudas de que las pretensiones del tripartito encajen en la Constitución Curiosamente, CiU ve ahora una sintonía entre la federación y las tesis de Maragall. No sólo no hay acuerdo en el Estatuto, sino que el PSC ha recordado a Maragall que sus tesis no son las del partido dijo el secretario general de CiU, Josep Duran Lleida. Respecto al desmarque del PP durante la cumbre de líderes políticos del sábado, el dirigente nacionalista dijo que el problema principal en la aprobación del proyecto no es el PP, sino el PSC, que El presidente de la Generalitat recibirá a los intelectuales críticos, presionado por su propio partido no se puede comprometer a un acuerdo sabiendo que el PSOE puede revocar lo que se apruebe en Cataluña mientras que CiU quiere Estatuto Presionado por las voces críticas que se alzan en su partido, Maragall se mostró ayer dispuesto a recibir al grupo de intelectuales que, cansado de las políticas basadas en los símbolos y la identidad, propugna la creación de un nuevo partido ajeno al mundo nacionalista. Maragall consideró que estos intelectuales- -entre los que se encuentran Albert Boadella, Félix de Azúa, Xavier Pericay, Francesc de Carreras y Arcadi Espada- -han utilizado una vía provocadora para expresar su rechazo a la política del tripartito. Maragall admitió que hay temas para reflexionar y lo haremos y negó que se sienta dolido ni alarmado por el contenido del documento y por las críticas que ha recibido en los últimos días, entre ellas las del director teatral Albert Boadella, quien asegura que Maragall está tan extraordinariamente contaminado por el nacionalismo que se ha vuelto inútil El manifiesto Por un nuevo partido político en Cataluña critica la incapacidad para gobernar del tripartito, al tiempo que le denuncia por fomentar el odio hacia lo español NO SIN NOSOTROS Somos trabajadores, somos contribuyentes, somos ciudadanos de Cataluña. Nos tuvieron en cuenta para sumar Sis Mil lions nos tienen en cuenta para calcular la cifra de catalanoparlantes. Tal vez nos incluyen también en ese 72 de catalanes que opinan que Cataluña no es una nación. Existimos. Hoy nos toca asistir al proceso de elaboración de un nuevo Estatuto para Cataluña. Lo cierto es que no acabamos de comprender su necesidad. Incluso intuimos que esa necesidad es más de nuestros dirigentes políticos que nuestra: quizá les sobra tiempo, o les falta trabajo, o les faltan ideas. Pero ya que es el tema que proponen- -ya que parece que es, si atendemos bien, el único tema que proponen- es mejor que conozcan algunas de nuestras reflexiones. Desde nuestra condición de trabajadores, sabemos que la mejor contribución a la sociedad es el trabajo: las casas donde vivimos se División interna Ejemplo de esa división existente entre los socialistas son las declaraciones efectuadas ayer por el presidente de la Comisión Constitucional del Congreso, Alfonso Guerra, quien cree que no es leal con la Constitución definir Cataluña como nación. El propio presi- deben al trabajo de albañiles; los alimentos que nos nutren son trabajo de gentes en precario; nuestros vestidos vienen de mano de obra silenciosa; nuestra salud depende de trabajadores sanitarios... El trabajo es la cultura que transforma la realidad, y la sociedad es posible gracias al trabajo. Creemos que el trabajo es la única fuente de legitimidad social. Sin embargo, desde siempre hay quien ha intentado obtener legitimidad por otras vías. Es una vieja historia: soy caballero... es privilegio real... es por la gracia de Dios... vivo aquí desde siempre... mis apellidos se cuentan por generaciones... ésta es mi tierra... es derecho de sangre... es derecho de suelo... son derechos históricos... son los derechos de mi pueblo... A los trabajadores, estos derechos gratuitos no nos pueden parecer bien, porque pensamos que la legitimidad hay que ganarla día a día. El axioma del derecho Te doy para que me des implica conducta honrada, reciprocidad, al menos dos sujetos y tiempo presente. Quizá por eso nos gusta tanto lo de la tierra para quien la trabaja ni siquiera decimos la tierra para quien la trabajó, por eso nos atemorizan las patrias y nos aterran los patriotas, por eso nos preocupa que en Cataluña se dedique tanta energía a la impostura. Por favor, señores estatutistas, pongan el trabajo y los trabajadores al principio de sus preocupaciones. Y por favor, no olviden la realidad del país para el que están legislando. De lo contrario, ¿porqué íbamos a apoyar un marco jurídico que nos hace la vida más difícil? Nuestro patrimonio es nuestra capacidad y nuestra predisposición para trabajar. ¿En qué nos beneficia añadir nuevos requisitos a nuestra aptitud para el trabajo? ¿recuerdan, por ejemplo, cuando el Ayuntamiento de Olot dejó sin cubrir una plaza de albañil porque los candidatos no alcanzaban el nivel de catalán exigido? Los trabajadores no necesitan más fronteras. Por favor, señores estatutistas, hagan pedagogía positiva en lugar de alimentar la tensión social. La mayoría de los catala- nes nos reconocemos iguales en derechos, y no entendemos por qué sólo ustedes están por la labor de reconocer a unos más derechos que a otros. No animen al pueblo al que representan a la delación de sus vecinos, no nos inviten a exigir a un camarero o a una sirvienta que se expresen en catalán, en lugar de fomentar que nos interesemos por su lugar de origen, por cómo han llegado hasta aquí, por cómo de fragmentada ha quedado su familia, qué seguridad tienen en su trabajo, cuántos metros cuadrados les dejan para vivir, cuántas horas tienen que trabajar, cuándo dispondrán de seguridad jurídica, etc. El político cumple su trabajo cuando representa al pueblo que en realidad existe, no al pueblo al que le gustaría representar. La dinámica que alimentan los políticos que no aceptan la realidad no es honrada, es peligrosa. Por favor, señores estatutistas, no den legitimidad legal a una fachada de cartón piedra. ÁGORA SOCIALISTA Corriente crítica del PSC