Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 Nacional MARTES 14 6 2005 ABC elecciones gallegas Análisis El PSOE y el PP pelean casa a casa al prever que aún puede haber desplazamientos de voto Los dirigentes socialistas creen que gobernarán ahora, o no será en mucho tiempo b Un sector de los socialistas gallegos preferiría un gobierno monocolor con apoyo parlamentario del BNG, pero admite que lo natural sería la coalición GONZALO LÓPEZ ALBA SANTIAGO. Como si se tratara de una guerra de guerrillas, en la recta final de la campaña electoral en Galicia los tres partidos en liza pelean cada voto aldea por aldea y casa a casa. Y es que, como dice un empresario sin filiación partidista, si el día 20 me desayuno con 33 escaños del PP no me voy a sorprender, y si son 39, tampoco Su impresión se compadece bastante con la de los responsables de las campañas electorales, a juicio de los cuales en esta semana puede haber un importante desplazamiento de voto en todas las direcciones si bien los partidos ahora en la oposición sostienen que la tendencia de cambio está muy marcada y lo lógico es que, en todo caso, se acentúe Para el PSOE, es ahora o nunca Sólo en una ocasión, y por poco tiempo- -entre 1987 y 1989- ha gobernado esta comunidad, cuando José Luis Barreiro se escindió del PP para crear Centristas de Galicia, que configuró un tripartito con el BNG y el PSdG, encabezado por Fernando González Laxe. La experiencia duró lo que tardaron en celebrarse elecciones, y a partir de entonces el PSOE se sumió en una crisis no sólo de liderazgo sino de estructura, prácticamente inexistente durante décadas en la Galicia rural. En crear esa estructura se ha afanado con especial empeño José Blanco, el secretario de Organización del PSOE, que empezó a conocer los entresijos- -y las grietas- -del socialismo gallego con tan sólo quince años. La primera cosecha de esa paciente y callada siembra se produjo en las últimas elecciones municipales, cuando los socialistas consiguieron representación en casi todos los ayuntamientos y sumaron más ciudadanos gobernados por sus ediles que por los del PP. Fue ahí donde se produjo, a juicio de sus dirigentes, el auténtico salto La suma de esa implantación, el efecto ZP y el deterioro del carisma de Manuel Fraga es la que ahora debiera conducir a su candidato, Emilio Pérez Touriño, a la presidencia de la Xunta. Esa es la confianza que albergan los socialistas, conscientes de que si no es ahora, no será por mucho tiempo Touriño ya ha dicho que si fracasa en su segundo intento dará el relevo a una nueva generación. Pero entre los socialistas reina un clima de optimismo a duras penas con- Mariano Rajoy conversa con un inmigrante mientras reparte propaganda electoral por las calles de Vigo PACO GARCÍA Sólo en una ocasión, y por poco tiempo- -entre 1987 y 1989- ha gobernado el PSOE en esta comunidad El entendimiento con el BNG está asumido por los socialistas gallegos como imprescindible para desbancar al PP tenido por la cautela a que obliga el legendario depende de los gallegos. Su último track electoral hace la siguiente proyección: PP, 33- 34 escaños; PSdG, 27- 28; BNG, 13- 14. Es decir, PSdG y BNG sumarían una mayoría absoluta holgada- -dos escaños más de los necesarios con las horquillas más bajas- El entendimiento con el BNG está asumido por los socialistas gallegos como imprescindible para desbancar al PP, y la mejor prueba es la decisión de sus respectivas direcciones de ignorarse en la campaña para hacer pinza contra el adversario común. Aunque unos y otros admiten que somos muy distintos también subrayan que lo natural es gobernar con el BNG, que aquí no da miedo a nadie y que nos podamos entender Así lo demuestran las declaraciones de los diri- gentes nacionalistas, al descartar que su propósito sea impulsar un plan Ibarretxe y el buen funcionamiento de la mayoría de sus alianzas municipales, con la importante excepción de Vigo, donde sus discrepancias entregaron el gobierno municipal al PP. A pesar de que Francisco Vázquez ha levantado su voz contra un gobierno de coalición PSOE- BNG, lo cierto es que los primeros acuerdos con los nacionalistas se firmaron siendo él secretario general del PSdG y los responsables de la campaña sostienen que ese mensaje también les puede beneficiar en La Coruña, considerada la provincia más españolista de las gallegas. En todo caso, el impacto del desmarque de Vázquez se da por amortizado ya que forma parte del paisaje El voto joven pesará más que el emigrante Para el resultado final se cree que, en esta ocasión, el voto de los jóvenes será más determinante que el de la emigración, que se espera importante pero no desequilibrador Las prospecciones de los socialistas les llevan a vaticinar que ganarán al PP en el voto exterior y que el voto de los jóvenes, tradicionalmente mayoritario a favor del BNG, esta vez también se inclinará por el PSdG. Que las peticiones de voto por correo- -casi 40.000- -se hayan duplicado respecto de 2001 se interpreta igualmente en clave favorable por los socialistas, al entender que ese crecimiento es fruto del voto decidido de los estudiantes, para los que las elecciones coinciden con la época de exámenes finales. Gobierno de coalición No obstante, fuentes de la dirección del PSdG admiten que un sector del partido preferiría gobernar con el BNG, pero sin el BNG Es decir, imitar la fórmula Zapatero de un gobierno monocolor minoritario con apoyo parlamentario de los nacionalistas. La viabilidad de esta opción dependerá de los resultados, porque la presunción entre los socialistas es que cuanto más retroceda electoralmente el BNG, más elevadas serán sus exigencias En todo caso, la impresión dominante es que, si suman los escaños necesarios, habrá gobierno de coalición. En ese supuesto, también en función de los resultados la hipótesis más probable es que el líder del BNG, Anxo Quintana, fuera vicepresidente de un gobierno presidido por Touriño, con el ex secretario de Estado José Luis Méndez Romeu como hombre fuerte y una significativa presencia de independientes.