Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 13 6 2005 Internacional 29 EE. UU. sólo ha conseguido 39 condenas por delitos de terrorismo desde el 11- S George W. Bush utiliza cifras que nada tienen que ver con las estadísticas oficiales b Aumenta la polémica sobre la validez de tácticas extrajudiciales, como Guantánamo, o el proyecto de incrementar las prerrogativas de la legislación Patriot Act PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. A veces, una simple calculadora puede resultar la mejor herramienta para desbaratar la grandilocuente retórica que practican algunos líderes políticos. El pasado jueves, el presidente George W. Bush se presentaba en Ohio para defender la campaña antiterrorista lanzada por su Gobierno tras el 11- S, afirmando que las investigaciones federales han resultado en acusaciones contra más de 400 sospechosos, de los cuales más de la mitad han sido condenados El problema para la Casa Blanca es que el Washington Post, en su edición dominical, no se ha limitado a repetir estas cifras utilizadas habitualmente por altos cargos de la Administración Bush, sino que las ha comparado con las estadísticas oficiales del Departamento de Justicia. Un análisis que sólo da 39 condenas por delitos relacionados con terrorismo o seguridad nacional durante los tres años siguientes al 11 de septiembre de 2001. Diferencia abismal que el Post califica como engañosa en el mejor de los casos Bush, durante su visita el viernes al Centro Nacional contra el Terrorismo nes de la ley de inmigración. Barry M. Sabin, responsable de la sección de contraterrorismo del Departamento de Justicia, ha salido al paso de estas diferencias al afirmar que los fiscales federales muchas veces recurren a cargos menores cuando no tienen claro que van a obtener condenas por graves delitos contra la seguridad nacional de Estados Unidos. Ante la posibilidad de realizar tratos que caracteriza al sistema penal de EE. UU. también se insiste en que muchos procesados han sido acusados y condenados por delitos menores a cambio de información confidencial. Con todo, estos análisis comparativos resultan embarazosos para la Casa EPA A cambio de información En este ilustrativo repaso a las condenas por delitos de terrorismo de las que presume la Administración Bush también se ha detectado que sólo un número menor de sumarios está relacionado directamente con Al Qaida y Osama bin Laden. Hay una especie de cajón de sastre procesal donde aparecen revueltos los narcotraficantes de Colombia, partidarios de la causa palestina o criminales de guerra de Ruanda. Además, se aprecia una reiterada formulación de acusaciones menores, como falsas declaraciones o violacio- Blanca, empeñada en aumentar y extender las prerrogativas establecidas en la legislación antiterrorista conocida como Patriot Act aprobada seis semanas después del 11- S con un consenso bipartidista que no ha resistido el paso del tiempo y una serie de decisiones judiciales adversas. En estos momentos, existe un llamativo consenso entre sectores ultraconservadores y progresistas que coinciden en calificar esta legislación como abusiva. La situación de Guantánamo- el Gulag de nuestro tiempo según la ya famosa etiqueta acuñada por Amnistía Internacional- -también ha empezado a generar crecientes dudas dentro de la elite política de Estados Unidos.