Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 13 6 2005 23 Liberada la periodista francesa Florence Aubenas después de más de cinco meses de secuestro en Irak El flamante presidente boliviano, Eduardo Rodríguez, abre consultas con los primeros líderes sindicales Kuwait rompe otro tabú islamista al conceder un Ministerio a una mujer La rica Monarquía del Golfo autorizó el voto femenino hace menos de un mes b Masuma al Mubarak, de 54 El ojo vigilante de los fundamentalistas ABC MADRID. El 16 de mayo de 2005 constituyó una fecha histórica en la lucha de la mujer árabe por la igualdad, la libertad y el sufragio femenino. En aquel no tan lejano día, una mayoría de 35 votos frente 23 en el Parlamento Kuwaití reconoció el derecho de las mujeres al sufragio y a ser candidatas a cargos públicos. Ese día supuso el epitafio de la antigua ley electoral de 1962, que negaba a las mujeres los derechos políticos. La Monarquía de los Al Sabah se comprometió a conceder a las mujeres el derecho al sufragio como reconocimiento al papel desempeñado por Occidente en la liberación de Kuwait en 1991. Hasta entonces, todos los intentos emprendidos al respecto en el Parlamento fueron abortados por los diputados fundamentalistas que, ya en 1999, evitaron por tan sólo dos votos el triunfo de las mujeres kuwaitíes. En un país en el que el uso del velo es voluntario, la educación pública es segregada- -no así la privada- existen hospitales mixtos, las mujeres pueden conducir y no existe segregación en los lugares de trabajo, los fundamentalistas siguen manteniendo una aceptable cuota de poder. Ya enturbiaron la aprobación de la ley de sufragio femenino presentada por el Gobierno, con la introducción de dos enmiendas que obligaban a ajustar el voto de las mujeres a la ley islámica. Así exigieron que las mujeres votaran con velo, o en colegios electorales distintos a los de los hombres. La líder feminista Rola Dashti declaró entonces que algunos creen que Estados Unidos tiene una especie de varita mágica. Pero ellos no nos van a quitar el velo. Tendremos que hacerlo nosotras años, profesora de Ciencias Políticas y periodista, se ocupará de la cartera ministerial de Planificación y Desarrollo Administrativo ABC KUWAIT CITY. Veterana y ferviente activista luchadora por el reconocimiento de los derechos de la mujer árabe, doctorada en Relaciones Internacionales por la Universidad de Denver (Colorado) en Estados Unidos, profesora de Ciencias Políticas en la Facultad de Kuwait desde 1982 y columnista diaria del rotativo kuwaití Al- Anba. Este es el perfil de Masuma al Mubarak, de 54 años, la primera mujer en la historia de la pequeña Monarquía del Golfo Pérsico que se ocupará de una cartera ministerial. Soy feliz. Este honor no ha sido otorgado a mi persona, sino que recae en cada mujer kuwaití que ha luchado por demostrar que somos capaces declaró, exultante, Mubarak a la agencia Associated Press. Masuma al Mubarak AFP Un paso histórico El nombramiento de una mujer como ministra es un importante paso que habíamos deseado dar durante mucho tiempo. Hemos convertido este deseo en realidad, y esperamos que la mujer kuwaití participe en el desarrollo de su país Con estas palabras, el primer ministro del Emirato, el jeque Ahmed al Sabah, anunció el nombramiento de Masuma Mubarak en la televisión estatal, y precisó que la primera ministra en la historia del país sera titular de la cartera de Planificación y Desarrollo Administrativo. El jeque Al Sabah ha sido uno de los más firmes defensores de los derechos de la mujer en la petromonarquía del Golfo, que, con esta decisión histórica, se suma a países de la región como Qatar y Omán, que en 2003 y 2004, respecti- Es un importante paso que habíamos deseado dar durante mucho tiempo declaró el jeque Al Sabah vamente, nombraron ministras a dos mujeres. El nombramiento de Masuma Mubarak, no obstante, es tan sólo un paso más en el largo camino emprendido por las mujeres kuwaitíes hacia la igualdad y la libertad individual. Hace menos de un mes, en el vanguardista edificio que alberga al Parlamento de Kuwait, se vivió una lección de democracia cuando el hemiciclo concedió a la mujer el derecho a votar y ser votada, aproximándose, de este modo, a los regímenes más liberales del Golfo Pérsico- -Omán, Bahrein y Qatar- y alejándose, de igual manera, del integrismo político que rige la cotidianidad en Arabia Saudí. Las mujeres podrán votar por primera vez en las elecciones parlamentarias que se celebrarán en 2007, pero con el nombramiento de Mubarak confirman tanto su afán de superación como su propia validez a la hora de situarse al frente de cargos públicos, algo que las mujeres kuwaitíes demuestran a diario ejerciendo puestos de responsabilidad en la industria del petróleo, el mundo de la educación y el arte de la diplomacia. En aquel instante y para la posteridad, la punta de lanza del movimiento sufragista femenino, Rola Dashti, amiga muy cercana de la nueva ministra electa, declaró entre solemne y entusiasmada que hoy mismo comenzaba su campaña para las elecciones generales de 2007. En este sentido soplan los vientos del cambio en Kuwait, cuyo gobierno anunció también la incorporación, en menos de un mes, de dos mujeres al Consejo Municipal en lo que constituye la segunda decisión histórica del día en la petromonarquía del Golfo. Otros nombramientos Eclipsados por la página de la historia política kuwaití que se escribió ayer, el Gobierno del Emirato anunció otros nombramientos. El jeque Ahmed Abdula al Ahmed, que ocupaba el cargo ahora asignado a Mubarak, será el nuevo ministro de Comunicaciones, además de recibir, asimismo, la polémica cartera de Sanidad, indicaron fuentes oficiales. Al Ahmed recibe el legado de Mohamed al Jarallah, que se vio forzado a renunciar al cargo. Acusado del mal funcionamiento general del sistema sanitario y de despilfarrar fondos públicos, Jarallah no superó una moción de confianza presentada en abril en el Parlamento kuwaití.