Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional LUNES 13 6 2005 ABC Una mujer halla los cadáveres de su hermana y de un amigo en una casa en Castellón Las víctimas de lo que parece un ajuste de cuentas estaban maniatadas y con sendos tiros en la cabeza fallecido, de 23 años, se ofreció a llevar a casa a la mujer, de 26, después de que ésta sufriera un pequeño accidente de circulación junto con su hermana M. M. CASTELLÓN. El accidente de tráfico que sufrieron Y. V. G. y su hermana cuando regresaban de una larga noche de fiesta en Benicarló era sólo el prólogo de una aciaga madrugada cuyo epílogo trata de escribir ahora la Guardia Civil, que investiga el hallazgo de dos cadáveres, el de una mujer de 26 años y el de un hombre de 23, J. M. M. V. en un chalé adosado de la localidad castellonense de Cálig. Maniatados y con sendos tiros en la cabeza, los cuerpos permanecían en el suelo del salón de la vivienda, situada en la calle Tortosa. Fueron descubiertos a primera hora de la mañana por la hermana de una de las víctimas. Según las primeras investigaciones, la joven fallecida se había separado de su hermana pequeña un par de horas antes, a las 06.00 de la mañana, tras sufrir ambas un accidente de circulación. En concreto, el vehículo se salió de la vía pocos kilómetros antes de llegar a Cálig, la localidad donde las dos habían fijado su residencia recientemente. Tras el siniestro, la hermana de la ahora fallecida telefoneó a su ex b El joven Era una buena chica Rudi Hentschel no podrá olvidar la cara de espanto que tenía su compañera de trabajo cuando ésta, poco después de descubrir los cadáveres, le dijo: Mi hermana, mi hermana está muerta Hentschel trabaja en el apartahotel Villa Cálig, donde la hermana de la joven fallecida ejerce como cocinera. Dice Hentschel que las dos son buenas chicas que tenían sus amigos y sus novios y que nunca había tenido problemas con ninguna de las dos. La Guardia Civil que investiga el caso precintó un vehículo deportivo estacionado a la puerta del adosado donde tuvo lugar el crimen. novio, que poco tiempo después acudió en su ayuda acompañado de otro amigo. La hermana mayor, de nacionalidad cubana, decidió regresar a su casa por motivos que se desconocen. La llevó en el coche este último, mientras la antigua pareja se quedó esperando junto al vehículo siniestrado, en la carretera que une las poblaciones de Vinaroz y Cálig. Alertados por la tardanza en su retorno, decidieron pedir a un conductor que circulaba por la zona que les acercara hasta Cálig, donde descubrieron las razones del retraso. Los dos jóvenes yacían cadáveres en el salón del in- Dos agentes, en la puerta de la casa donde estaban los cadáveres mueble, en la urbanización La Rasa, construida hace poco a la entrada del pueblo. La hipótesis del ajuste de cuentas fue ganando fuerza a medida que se conocían los detalles del caso. El objetivo, según las primeras investigaciones, habría sido ella, que trabajaba como comercial en una empresa inmobiliaria de la localidad vecina de Benicarló. Él habría encontrado la muerte por estar en el lugar equivocado. Parece que estaba en el lugar y en el momento que no era los indicados, sin tener que ver nada con esto declaraba el alcalde, sobrecogido por un suceso inesperado e inexplicable que ha sacudido a este pequeño y tranquilo municipio de 2.100 habitantes. Estaban como si los hubieran fusilado declaró a Efe el primer el edil, Manuel Anglés. Ni las puertas ni las ventanas de la vivienda habían sido forzadas, circunstancia esta que hace pensar que el o los agresores tenían llave y estaban EFE esperando a las víctimas en el interior de la casa, o bien los abordaron en las inmediaciones de la vivienda y les obligaron a entrar a la fuerza. El joven, vecino de Vinaroz, era bastante conocido, puesto que su madre había regentado durante varios años el bar de la peña taurina Pan y Toros del que ahora se hace cargo su tío, según explicó el presidente de la misma, quien aseguró que la víctima iba a comer muchas veces al bar. El muchacho, que al parecer trabajaba en el sector de la construcción, vivía solo en un apartamento en la zona turística de Vinaroz. Los cadáveres fueron trasladados al Instituto de Medicina Legal de Castellón, donde se les practicará la autopsia. Agentes de la Policía Judicial de Vinaroz, de Castellón y de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil investigan el caso bajo la supervisión del Juzgado de Instrucción número 1 de Vinaroz.