Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión LUNES 13 6 2005 ABC VADE MECUM TRIBUNA ABIERTA INOCENCIO F. ARIAS EMBAJADOR DE ESPAÑA CATÓLICOS SIN BASE ¿ZAPATERO, CONDUCTOR DE L EO en el diario El País y no podía ser en otro sitio, que grupos de católicos de base no obedecerán a los obispos por las bodas gay Se trata de un documento firmado por individuos que quizá puedan denominarse cristianos pero que, difícilmente, se les podrá llamar católicos y, mucho menos, católicos de base Como dice un buen amigo mío, los abajofirmantes suelen ser siempre los mismos nostálgicos de sí mismos que quieren una Iglesia que no se parece en nada a la Iglesia Católica. Son ese grupo de gente que clama contra la injusticia y reclama una teología liberadora peroque, en lugar de mirar a Cristo, se ponen siempre del lado del Anticristo, de la tiraJORGE TRIAS nía ya sea marxista o naSAGNIER cionalsocialista, como las de Castro o Chaves. Son esos progresistas a quienes se les llena la boca de Juan XXIII o de Óscar Romero, como si fueran revolucionarios y desconocen, en cambio, que el Papa Juan, hoy beatificado, representa el punto de partida de la Iglesia actual y el obispo Romero es uno de los que postuló personalmente la causa de beatificación de San Josemaría Escrivá de Balaguer, a quien quería y veneraba. Ahora, los de siempre, esos católicos de base que se han quedado sin base debido a la trivialidad de sus postulados, nos anuncian solemnemente, más bien nos amenazan, que no obedecerán a los obispos. ¡Pues qué alivio, sinceramente! El próximo sábado cientos de miles de personas se congregarán en Madrid convocados por el Foro español de la familia Saldrán a la calle los verdaderos y numerosísimos católicos de la base de la Iglesia. Y con ellos saldrán, también, personas con sentido común, religiosas o no, escandalizadas ante la legislación que se nos propone desde el Gobierno. José Gabaldón y Benigno Blanco, junto a tantos otros, han hecho un trabajo encomiable; y José Ramón Losana, esa persona excepcional que acaba de cruzar el umbral hacia la otra vida, entrando en el misterio de Dios seguirá la marcha desde la eternidad. Se trata de una llamada masiva a todos los ciudadanos, apoyada por la Conferencia Episcopal, que contemplan asombrados cómo nos invade la insensatez. Hace unos días mis suegros celebraron sus bodas de oro. Fue un día entrañable. También recuerdo perfectamente las de mis abuelos Trias en 1955. Con mis padres sólo pudimos conmemorar las bodas de plata debido a la prematura muerte de mi padre- -como la de Losana- -a los cincuenta y pocos años. Es en esos momentos, en los más extremos de la vida familiar, en las grandes alegrías así como en las inmensas tristezas, cuando más se aprecia el valor de la familia. Ahora parece, por el contrario, que quiere sustituirse la concepción milenaria de la familia y del matrimonio, por algo extravagante que conducirá a la destrucción del tejido social. Hay, pues, que salir a la calle. Todos. No estamos hablando de defender la fe sino, tan sólo, la razón. No es poco. Merece la pena. EUROPA? Tras calificar de debacle la crisis de credibilidad que afecta a Chirac y Schröder, el autor pasa revista a los posibles candidatos a la sucesión del inestable trono europeo, un puesto para el que, pese al manifiesto europeísmo de Rodríguez Zapatero y contra todo pronóstico, Tony Blair parece encabezar las encuestas A Unión Europea, leemos en todas partes, está ayuna de líderes. Chirac recibió hace días un ostentoso bofetón que ha provocado voces, no partidistas, de dimisión. Anda fané y descangallado. Schröder también necesita árnica: descalabro en una región siempre fiel a su partido, alto paro y unas encuestas negativas que dan vértigo. En otoño- -mañana- -podría ser derrotado en las urnas. Los dos líderes de la locomotora europea son tachados de dinosaurios en extinción, de sepultureros de la Constitución, de rémora y de otras lindezas. The Economist buscando responsabilidades en la debacle del referéndum francés, sentencia: No seas idiota, es Chirac Resulta normal que, independientemente de nuestra sintonía política y llevados del amor patrio, más de un español deduzca que, ante el debilitamiento del pulso de los dirigentes galo y teutón, alicaídos y absortos en problemas internos, ha llegado el momento de Zapatero. Nuestro presidente, a poco que lo intente, estaría así llamado a coger la antorcha del europeísmo y pilotar la nave de la Unión Europea entre los amenazadores escollos y arrecifes que la acechan. La conclusión puede parecer plausible si nos frotamos abundantemente con las capas de buena voluntad y voluntarismo con las que hemos abordado recientemente algunas cuestiones internacionales. La cacareada pro- L puesta de la Alianza de civilizaciones sería un buen ejemplo. La idea suena bien y no provocó risas en Naciones Unidas, como he oído a algún comentarista cercano a la oposición (ni tampoco entusiasmo) pero, como era de prever, se ha quedado en eso, en una propuesta sin impacto, a la que se escucha con cortesía, deseando pronto pasar a otro tema, cuando Zapatero o Moratinos la sacan en sus contactos internacionales y de la que nadie habla posteriormente. Su eco en la prensa internacional ha sido mínimo. Si ponemos los pies en el suelo, con realismo podemos preguntarnos los activos con que contaría Zapatero para ser el animador de Europa. Tiene ciertamente dos no banales: un índice de aceptación en su país claramente mayor que los de Chirac y Schröder que para sí quisieran bastantes líderes europeos y haber celebrado con éxito el referéndum europeo. Se dirá que la participación fue pobretona, pero el sí ante Europa fue rotundo. ¿Es eso bastante per se para dinamizar Europa? Me temo que no. El triunfador de la seria crisis europea actual es nada menos que Tony Blair, al que se le aparecieron simultáneamente san James y la Virgen de Lourdes con el no franco- holandés. Al laborista le ha tocado la lotería: ve frenada la construcción política europea- -miel para los oídos de la clase política británica- -y no tiene que convocar un te-