Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
108 DOMINGO 12 6 2005 ABC Gente Petra Nemcova, la vida después del tsunami La top model checa sigue recuperándose de la fractura de pelvis que sufrió en el maremoto del sureste asiático. Su novio murió allí TEXTO: J. HERNÁNDEZ FOTOS: AP y EFE Primer permiso para el soldado Enrique. El menor de los hijos de Carlos de Inglaterra ha superado con ampollas en los pies su primer mes como soldado y disfruta de su primer fin de semana de permiso, aunque lo hace sin su novia, la surafricana Chelsy Davy. Enrique necesita descansar, según varios medios británicos. davía lleva muletas y el brillo de su mirada denota que jamás superará la tragedia del 26 de diciembre del pasado año. No es para menos: aquel día esta cotizada top model por la que se han pegado los organizadores de las más cotizadas pasarelas de medio mundo, pasaba unos días de descanso con su novio, el fotógrafo Simon Atlee, en una cabaña de madera de un hotel de Phuket, en las costas de Thailandia. De repente, el agua irrumpió con enorme fiereza, arruinando para siempre la vida de Petra Nemcova. Una gran ola arrastró a Simon Atlee, del que no volvió a saber nada nunca más, mientras ella, agarrada a una palmera, contemplaba la escena de horror y tragedia. Aguantó horas y horas contra viento y marea, viendo cómo subía el nivel del mar, sin saber cuál sería su destino, ni tampoco el de Simon. Y logró resistir, pese a que el choque con esa corriente que todo se lo llevaba le había fracturado la pelvis y producido otras heridas internas. To Fue un milagro Se salvó. Realmente fue un milagro recuerda. No sé como sobrevivió comentó unas semanas después el doctor Elton Strauss, el jefe de Cirugía que la atendió en el Hospital Monte Sinaí en Nueva York, adonde fue trasladada tras pasar por el centro médico de Songkhla Nagarin, donde estuvo ingresada tres semanas. Nemcova no fue devorada por el mar, como si la diosa Venus hubiera interferido por ella, pero le quedaron muchas secuelas, y no sólo físicas. Sus familiares y amigos han estado desde entonces mimándola, intentando recuperarla, mientras ella cambiaba para siempre su visión de esa vida de glamour que había estado llevando hasta ese fatídico día en el que el tsunami arrastró a la muerte a tantos miles de personas. A sus 25 años, sabe que será díficil volver a ser la cotizada modelo de antes del maremoto. Pero su empeño y su fuerza de voluntad están haciendo el resto, ayudada con sesiones interminables en el gimnasio, cerca de Ostrava, para estar dentro de un mes desfilando otra vez con la ropa de los grandes diseñadores de moda. Tampoco se olvida de las demás víctimas de una de las grandes tragedias de los últimos tiempos. Por eso, desde esos días posteriores en los que se la veía tumbada en la cama de un hospital decidió hacer varias cosas por las familias asoladas por el dolor: primero, donar parte de sus derechos de imagen a las familias de los desaparecidos; y en segundo lugar, volver algún día a Songkhla Nagarin y dar las gracias a los médicos que la atendieron en aquellos momentos tan duros. La belleza checa cumplió el pasado 22 de mayo lo prometido: se la pudo ver saludando al personal sanitario de este hospital, con un par de kilos más y con muchas ganas de vivir, las mismas que la han ayudado a machacarse en el gimnasio, primero en Nueva York y después, en una segunda fase, en Chequia, rodeada de todos los suyos. Arriba, Petra Nemcova en los días en que fue una cotizada modelo. Abajo, en las interminables sesiones de recuperación en un gimnasio cerca de Ostrava (Chequia)