Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 12 6 2005 97 China limitará el aumento de sus exportaciones textiles entre un 8 y un 12,5 anual hasta 2008 Desarticulan una red internacional de blanqueo de capitales que ha defraudado más de 100 millones La deuda de los 18 países pobres 350 300 250 200 Los ocho más poderosos El Grupo de los ocho, conocido popularmente como el G- 8, está formado por Estados Unidos, Japón, Alemania, Francia, Gran Bretaña, Italia, Rusia y Canadá. El Producto Interior Bruto de estos países, sumado, llega casi al 50 del PIB mundial, contando, sin embargo, con sólo un 13,7 de la población total del planeta. De estas naciones, quizá Rusia sea la única cuyos indicadores sociales y económicos desentonan frente a los del resto de los socios. De hecho, España cuenta en la actualidad con un PIB ampliamente superior al de Rusia. Su incorporación al G- 8 responde más a motivos estratégicos que a económicos. (Deuda externa expresada en del PIB) 306 249 185 235 159 150 100 50 0 77 89 68 54 89 103 119 119 86 60 83 100 56 Benín Fuente: UNICEF Burkina Faso Ghana Honduras Mali Mozambique Níger Senegal Uganda Bolivia Etiopía Guyana Madagascar Mauritania Nicaragua Ruanda Tanzania Zambia Infografía ABC El acuerdo supone la cancelación de 40.000 millones de dólares de deudas contraídas con FMI y Banco Mundial Éste cancela el 100 de la deuda que 18 de los Estados incluidos en la lista de los Países Pobres Fuertemente Endeudados (HIPC en sus siglas inglesas) mantienen con el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Africano de Desarrollo. En su comunicado, el G- 8 invita también al resto de países a que cancelen su deuda bilateral con esas naciones. El plan anunciado ayer supondrá una contribución por parte de EE. UU. de entre 1.300 y 1.750 millones de dólares en los próximos diez años. En el caso del Reino Unido, la suma será entre 700 y 960 millones de dólares, según los datos facilitados por el Gobierno británico. Las crisis económicas internacionales y la corrupción, en el origen del problema Los créditos terminan en muchas ocasiones en el bolsillo de los líderes locales b Históricamente, el endeuda- miento no ha estado acompañado de reformas económicas que ayudasen a reducir la dependencia de los créditos exteriores F. CORTÉS MADRID. Las razones que han llevado a los países pobres fuertemente endeudados (denominados, en la jerga financiera internacional, los HIPC, por sus siglas inglesas) a su actual situación son variadas y complejas. El Fondo Monetario Internacional, uno de sus principales acreedores- -junto al Banco Mundial y a los bancos regionales de desarrollo- -las cataloga como un cóctel en el que se mezclan las crisis económicas internacionales, las guerras civiles, la ausencia- -en la mayoría de los casos- -de una política presupuestaria coherente y, por supuesto, la corrupción de mu- chos líderes locales y de su corte de funcionarios. Los acontecimientos mundiales de los años setenta y ochenta- -en particular la conmoción en el precio del petróleo, los altos tipos de interés y las recesiones en las naciones industrializadas- -provocaron sucesivas caídas de los precios de las materias primas, que constituyen la columna vertebral de la economía de dichos países. Éstos compensaron el consecuente descenso de ingresos acudiendo al endeudamiento externo. La deuda de los países en desarrollo se multiplicó por dos en tan sólo cinco años, pasan- do de los 500.000 millones de dólares en 1980 al billón de dólares en 1985. Se calcula que en el año 2000 alcanzó los dos billones de dólares. A ello se añade que muchos de estos países ya estaban viviendo por encima de sus posibilidades, con elevados déficits comerciales y presupuestarios y unas tasas de ahorro prácticamente inexistentes. El endeudamiento, además, no fue acompañado de las correspondientes reformas económicas que ayudasen a reducir la dependencia de los créditos exteriores. Gestión del sector público La deficiente gestión del sector público y, directamente, la corrupción, terminaron poniendo la guinda al pastel de una crisis cuya magnitud es hoy día difícil de calcular. Gran parte de las ayudas internacionales recibidas por muchos de estos países- -ya sea en forma de créditos o como donaciones- -terminaron dilapidadas o, directamente, en las cuentas corrientes de funcionarios o líderes locales corruptos, cuando no se dedicaron a financiar la compra de armamento para interminables guerras civiles. Los intereses generados por dicha deuda constituían otro problema de gran calado, hasta el punto de que los países pobres tenían que solicitar nuevos créditos sólo para hacer frente a los mismos. La iniciativa aprobada ayer por el G- 8 no es la primera de este tipo. Ya en 1996 los países ricos, a propuesta del FMI y el Banco Mundial, acordaron condonar gran parte de la deuda de las naciones más pobres. Un año después, el ministro británico de Finanzas, Gordon Brown, emprendió su cruzada destinada a lograr un pacto para luchar contra la pobreza en el mundo. Aportación de fondos Mediante este proyecto, los países industrializados se comprometen a aportar nuevos fondos a las instituciones multilaterales de crédito para evitar que la condonación de la deuda descapitalice a esas organizaciones y afecte a su capacidad de acometer nuevos programas de ayuda en el futuro. En su comunicado, los ministros de Finanzas del G- 8 indican que para llevar a cabo su objetivo de ayuda al desarrollo social y económico de los países pobres es esencial que éstos cuenten con instituciones y políticas transparentes, estabilidad macroeconómica, mayor transparencia fiscal en la lucha contra la corrupción, fomento del sector privado, un creíble marco legal, y la eliminación de impedimentos para la inversión privada, tanto doméstica como extranjera A los grupos de presión a favor de la reducción de la deuda de los países pobres les supo a poco lo acordado. Se trata de una buena noticia, pero existen al menos otros cuarenta países que también necesitan la eliminación de su deuda declaró ActionAid. Para el FMI, muchos de estos países muy endeudados han estado viviendo por encima de sus posibilidades