Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
72 Sociedad DOMINGO 12 6 2005 ABC La nueva Ley del Medicamento reducirá el precio de 9.063 fármacos b Los consumidores temen que el Sólo un tercio de los jóvenes españoles se emancipan antes de cumplir 30 años Entre los inmigrantes son siete de cada diez los que se independizan b Aunque aún son pocos respecto anteproyecto elaborado por el Gobierno encierre un proceso de liberalización de precios de medicamentos N. R. C. MADRID. Las medidas restrictivas de la Ley del Medicamento afectarán a 9.063 presentaciones farmacéuticas. Todos estos medicamentos con más de diez años en el mercado reducirán su precio el próximo año cuando entre en vigor la nueva legislación que regulará el sector farmacéutico. Para reducirlo Sanidad aplicará un precio de referencia a los fármacos que ya cuentan con una copia o genérico, o reducirá su precio un 20 por ciento si no existe ese genérico. Este descuento añadido evitará que fármacos que han perdido su patente y no cuentan con la competencia de una copia más barata eludan las bajadas de precios. Los precios de referencia afectarán a 3.030 medicamentos y el 20 por ciento de descuento se aplicará en 5.503 fármacos. También se estima que 530 presentaciones bajen el precio en más de un 30 por ciento. Con estas actuaciones, el Gobierno prevé generar un ahorro de 1.487 millones de euros en los próximos tres años. Aunque la nueva Ley del Medicamento ha despertado más recelos que aplausos. La industria, los farmacéuticos y ahora también los consumidores han criticado muchas de las medidas previstas en el anteproyecto. La Asociación Nacional de Consumidores Asusalud piensa que el texto elaborado por el Gobierno encierra un proceso de liberalización de precios. A esta organización le preocupa la desaparición del precio del envase de los medicamentos. Según este colectivo, existe la posibilidad de que se aplique un precio distinto a cada paciente, dependiendo de si su receta es pública o de un médico privado. Lugar donde viven habitualmente los jóvenes 90 (Porcentaje) a otros países europeos, en los cuatro últimos años ha aumentado un 10 el número de los que en España dejan el seno familiar M. J. P- B. MADRID. Los jóvenes están rompiendo moldes. Y aunque el dato hay que interpretarlo con mucha prudencia, se observa que en los cuatro últimos años ha aumentado el número de ellos que ya no vive con sus padres, sobre todo a partir de los 25 años. En 2000 se emancipaban de la familia dos de cada diez, y ahora lo hacen tres. Cuando emprenden la aventura no necesariamente buscan vivir en pareja, ni un proyecto de familia o casarse, sino que cada vez son más los que prefieren independizarse en soledad, incrementándose así la cifra de hogares unipersonales. Dentro de esa tendencia se aprecia cierta desigualdad por sexos, pues las mujeres están más decididas a iniciar ese nuevo camino, y a edades más tempranas. Pero este comportamiento no es exclusivo de los españoles, sino que se deja notar el peso de una oleada de jóvenes inmigrantes que ha llegado a nuestro país, como advierte el informe Juventud en España 2004 elaborado por el Instituto de la Juventud y de donde provienen estos datos. El estudio señala que entre los jóvenes extranjeros hay un alto porcentaje que ha abandonado a sus familias en sus países de origen. Lo han hecho siete de cada diez entre los 15 y 29 años, mientras que sólo tres de cada diez españoles en esa edad decidieron independizarse. Extranjeros Nacionales 80 70 60 50 40 30 20 10 0 74 68 55 Hombre Mujer 36 27 37 25 19 15 56 34 11 24 En la casa donde viven En su casa sus padres o quienes (propia, comprada, hacen sus veces alquilada. Varones En un piso compartido con amigos Mujeres En casa de otras personas Edad en la que dejaron de vivir con sus padres (Datos en porcentaje) Edad Menos de 14 de 14 a 15 de 16 a 17 de 18 a 19 de 20 a 21 de 22 a 23 de 24 a 25 de 26 a 27 de 28 a 29 1 %3 %9 %31 %46 %62 %81 %90 %93 1 %3 %9 %35 %53 %69 %85 %92 %94 Infografía ABC Diferencias abismales Las diferencias entre ambos grupos son abismales. Los españoles, por ejemplo, más jóvenes (es decir, entre los 18 y 25 años) salen de casa para vivir en un piso compartido con amigos o en una residencia de estudiantes con el fin de continuar su formación univer- sitaria. Y a partir de los 24 años lo hacen por motivos de trabajo, para conseguir mayor independencia o por iniciar una convivencia en pareja. Un comportamiento muy distinto al de los jóvenes extranjeros, que abandonan la familia mucho antes (entre los 18 y 20 años) y buscan una vivienda propia (en alquiler o comprada) desde el primer momento, aunque lo más habitual es que compartan finalmente un piso. También se observa en el grupo de extranjeros que son más las mujeres que se emancipan de la familia. En el informe salta a la vista un dato sorprendente: son aún muchos los que a los 28 y 29 años, es decir, ya en la edad adulta, permanecen en el seno fami- liar. Concretamente, así viven el 39 por ciento de los hombres y el 28 por ciento de las mujeres. Sobre todo porque existe una serie de razones que empujan a quedarse con los padres, como explica el Injuve. Por ejemplo, los dilatados periodos de formación, la inseguridad en los contratos laborales y en los ingresos y la falta de interés por buscar una pareja o formar una familia. Además, los hogares de los padres reúnen condiciones favorables que facilitan a los jóvenes disfrutar de un buen nivel de vida, como es disponer de una habitación propia, libertad de movimientos o la generosidad de los padres para afrontar los problemas económicos que puedan sobrevenir.