Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 Los domingos DOMINGO 12 6 2005 ABC EL THRILLER DEL REY DEL POP Jackson Ahogado por las deudas Poco o nada queda en Michael Jackson del niño encantador que cantaba y bailaba junto a sus hermanos hace décadas. Aquella infancia extraña ha tenido un colofón sórdido. El éxito no ha garantizado nada al artista, ni siquiera la fortuna económica TEXTO: ALFONSO ARMADA onsiderado un auténtico freak (raro) en una sopa cultural en la que los medios de entretenimiento de masas fomentan lo freak 24 horas al día siete días a la semana Michael Jackson se enfrenta estos días en un juzgado de California a un veredicto que puede representar el descabello a su errática carrera o un provisional respiro a su maltrecha fama. Pero sea cual sea la decisión del jurado, con la carrera musical del ex rey del pop estancada desde hace una década y las deudas amontonándose de forma exponencial a causa de su extravagante forma de vida y personalidad y la exorbitante minuta de su falange de abogados, Jackson se enfrenta a críticas decisiones financieras. El hijo de un astuto metalúrgico de Indiana llamado Joe debutó en los escenarios a los cuatro años junto a sus cuatro hermanos bajo el banderín de enganche Jackson Five. Michael despuntó enseguida como el más atractivo de los cinco, con cualidades innatas para el baile y una voz prodigiosa. Aunque el grupo se aupó al número uno de las listas de ventas con ABC Jackson emprendió en 1979 una carrera a solas que pronto le izó a unas cotas de popularidad equiparables a las que en su día disfrutaron Elvis Presley y los Beatles. Sólo en el mercado doméstico estadounidense, Thriller vendió en 1982 la friolera de 26 millones de ejemplares, el segundo disco más vendido de la historia en Estados Unidos, sólo por detrás de Grandes éxitos, 1971- 1975 de los Eagles. Aprovechando esa bonanza financiera, el cantante, que ya empezaba a mostrar signos de sus rarezas (desde el blanqueo de la piel a la metamorfosis del encantador benjamín de los Jackson Five, dueño de un rostro que hoy parece el de una traslúcida diosa de la extrañeza y el desconsuelo, además de las amistades peligrosas con mucha- C chos siempre más jóvenes que él) Jackson compró en 1985 la compañía AVT Music Publishing por 47,5 millones de dólares. La editora posee un espléndido catálogo que incluye los derechos de 251 melodías de los Beatles. Comienza lo peor Tras lograr resolver en 1993 al margen de los tribunales una primera acusación de haber abusado de un menor desembolsando una cifra multimillonaria, dos años después vendió a Sony, el gigante japonés de la electrónica, el 50 por ciento de AVT por 150 millones de dólares, aunque Jackson, según revelaba esta semana el diario The Wall Street Journal en un documentado reportaje sobre las tribulaciones financieras del cantante, mantiene su poder de veto sobre el nombramiento de ejecutivos y nuevas adquisiciones. A raíz de que las acusaciones de pederastia empezaran a circular en los medios, y de que el ex rey del pop incrementara su repertorio de rarezas (como llevar a sus hijos cubiertos con velos o saludar a sus fanáticos ante un hotel alemán haciendo oscilar a uno de los pequeños sobre la barandilla del balcón) su popularidad empezó a resquebrajarse. El artista que a mediados de los ochenta había revolucionado la música pop con sus innovadores vídeos, que encontraron en el canal MTV la pareja idónea, lleva años sin cuajar un buen disco. Para mantener su rancho de Neverland (la Tierra de Nunca Jamás un apropiado paraíso particular bautizado en honor del mundo creado por el padre de Peter Pan, el escritor J. M. Barrie) con su costoso zoo doméstico, el alquiler de limusinas, los pagos a su ex esposa (Debbie Rowe) y los salarios de su ejército de leales, amén de los bufetes encargados de defenderle, Jackson ha entrado en una espiral de préstamos que el Journal cifraba ya en el año 2000 en El cantante ha entrado en una espiral de préstamos que el Wall Street Journal cifraba ya en el año 2000 en 270 millones de dólares Neverlan, el país de Nunca Jamás de Jackson Más allá de la sentencia, su futuro parece oscuro