Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 Los domingos DOMINGO 12 6 2005 ABC INTRAHISTORIA DE UN SUPERVIVIENTE Clinton La Casa Blanca de los líos TEXTO: PEDRO RODRÍGUEZ Un nuevo libro del Washington Post detalla los vertiginosos años (1993- 2001) de la presidencia Clinton y una de las relaciones político- matrimoniales más fascinantes en la historia de EE. UU. J ohn F. Harris es un respetado periodista del Washington Post sin mucha suerte con el calendario. El lanzamiento de su esperado libro sobre la Presidencia de Bill Clinton The Survivor Random House, 504 páginas) ha coincidido justo con la avariciosa identificación de Mark Felt, número dos del FBI, como la decisiva fuente confidencial en la saga de Watergate. Pero este eclipse temporal no quita mérito a esta exhaustiva historia de la era Clinton en Washington, incluidas las limitaciones de su carismático protagonista y la fascinante relación de Bill y Hillary. El libro de Harris describe los dos mandatos de Bill Clinton entre 1993 y el 2001 como una cascada de crisis y emociones desatadas, donde el presidente exhibe en privado un carácter endiablado, dubitativo, vanidoso y calculador; en las antípodas de su afable apariencia pública. Entre esos detalles indiscretos, el libro cuenta que el presidente de grandes apetitos llegó a presionar en el 2000 para que sus ayudantes publicaran un peso inferior al registrado en su anual chequeo médico. Otra perla sin desperdicio es la primera conversación de Bill Clinton con el vicepresidente Al Gore tras estallar el escándalo Lewinsky. Embarazosa ocasión en la que el presidente califica todo lo sucedido como un jodido golpe de estado promovido por los conservadores. Diatriba ante la que Gore, no famoso por su empatía, supuestamente se quedó con los ojos abiertos y sin saber muy bien qué decir. En su ágil compendio, Harris dibuja un retrato del 42 ocupante de la Casa Blanca como un personaje tremendamente desorganizado, incansable, inseguro y egocéntrico. Con la mala costumbre inicial de pensar en voz alta y ver cómo sus elucubraciones El recurrente Aznar Además de aparecer con sus adhesiones incondicionales a George W. Bush en el libro de Bob Woodward sobre el uso de la fuerza en Irak, José María Aznar también encuentra su correspondiente mención en el volumen de John Harris sobre los inefables años de Bill Clinton en la Casa Blanca. Dentro del capítulo dedicado a la crisis de Kosovo, el ex presidente del Gobierno español es presentado como un entusiasmado seguidor de la política exterior de Estados Unidos, cabeza de puente dentro de la Europa continental y repetidor de directrices formuladas en Washington. En la página 372, Harris describe el informal encuentro en la residencia de la Casa Blanca de José María Aznar y Bill Clinton previo a la cumbre para celebrar el cincuenta aniversario de la OTAN, cita internacional en abril de 1999 dominada por la situación en Kosovo. Para evitar que Francia monopolizase la cumbre y ofreciera una grandilocuente solución a la asignatura pendiente de los Balcanes, Clinton llega a recomendar al líder español qué decir a Chirac para escabullirse de los designios galos pero sin crear tensiones adicionales. El presidente de Estados Unidos sugiere textualmente a Aznar: Tú le dices. ¡Estos malditos americanos! No me dejan sitio ni para respirar. Lo siento, Jacques, no puedo estar contigo Si las miradas hablaran... Hillary, a pesar del gesto, parece haber perdonado a su marido peripatéticas aparecían al día siguiente en la Prensa de Estados Unidos. Una notoria falta de disciplina y pasividad que terminarían degenerando en heridas auto- inflingidas y oportunidades malgastadas, pero sin olvidar logros mayúsculos como eliminar los números rojos del déficit federal o la reforma del sistema de protección social. Parecidos razonables Harris detecta en su libro algunas indicadoras similitudes entre Clinton, y su sucesor en la Casa Blanca, George W. Bush: habilidad para conectar con la gente común, falta de conexiones con el establishment de Washington, y una adversa relación con la Prensa. Aunque políticamente, el multilateral Clinton impuso una línea centrista en el Partido Demócrata mientras que el unilateral Bush ha primado a los sectores más conservadores del Partido Republicano. Como no podría ser de otra forma en el tándem Bill- Hillary, el nuevo libro describe el protagonismo de la entonces primera dama para superar las múltiples y sucesivas pesquisas lanzadas contra los ocupantes de la Casa Blanca. En una ocasión, Hillary llega a reprochar que el equipo presidencial carece de agresividad, recordando por la vía comparativa que John F. Kennedy tenía hombres reales en su Casa Blanca Tras la crisis del impeachment el libro de Harris explica que el matrimonio se ha reconciliado en buena parte con la exitosa candidatura de Hillary Clinton al Senado por Nueva York. En una reunión de estrategia celebrada en la Casa Blanca, Bill examina los sondeos de su opinión sobre su mujer y llega a la conclusión de que las votantes quieren saber porqué te has quedado conmigo Ante los boquiabiertos participantes en la reunión, Hillary responde medio sonriendo: Eso me pregunto yo también A lo que Bill sin perder comba añade: ¡Porque eres una persona tenaz! Eso es lo que la gente debe saber, eres perseverante. Te comprometes con las cosas que te importan En el comentado libro, John Harris mantiene que Hillary Clinton ya está preparando su candidatura presidencial para el 2008, aunque su prioridad inmediata sea conseguir el año que viene la reelección de su escaño senatorial. Citando múltiples entrevistas con personas cercanas a los Clinton, Harris defiende el carácter genuino de este matrimonio. Y como la pareja ha logrado superar graves obstáculos gracias a una obsesión compartida: la política