Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 12 6 2005 Internacional 35 Zapatero en La Moncloa con Solana, Almunia, Borrell, Solbes y Moratinos IGNACIO GIL Zapatero se reúne en La Moncloa con los tres altos cargos del PSOE en Europa España podría aceptar una prórroga de la ratificación del Tratado para salir de la crisis b El presidente del Gobierno hará valer en la próxima cumbre su europeísmo para lograr que la pérdida de fondos comunitarios de nuestro país sea gradual LUIS AYLLÓN MADRID. Rodríguez Zapatero está dispuesto a aceptar una prórroga en el proceso de ratificación de la Constitución Europea, pero considera que, tras los noes de Francia y Holanda, los Veinticinco deben lanzar un mensaje de vitalidad, alcanzando un acuerdo sobre el presupuesto comunitario para 2007- 2013, durante la cumbre en Bruselas la próxima semana, según indicaron a ABC fuentes gubernamentales. Estas ideas fueron analizadas en la reunión que el presidente del Gobierno, acompañado del vicepresidente Solbes y el ministro de Exteriores Moratinos, mantuvo anoche en el Palacio de La Moncloa con los tres españoles con cargos en las instituciones europeas: el responsable de política exterior, Javier Solana, el comisario de Economía, Joaquín Almunia, y el presidente del Parlamento Europeo, José Borrell. El hecho de que los tres sean socialistas, unido al conocimiento que todos tienen de los asuntos que van a ser clave en los debates del próximo Consejo Europeo, es lo que ha llevado a Zapatero a organizar la reunión, que no tenía como objetivo fijar ningún tipo de estrategia española, según las mencionadas fuentes. do en Francia y Holanda, pero, se ha mantenido en contacto telefónico con algunos de sus colegas de otros países de la UE. La opinión de Zapatero, es que se deben escuchar los noes y que se debe entrar después en un periodo de reflexión, sin frenar el proceso de ratificación en marcha. Zapatero defenderá el sí dado por España, así como el hecho de que nuestro país está cumpliendo sus compromisos en la UE, en cuanto al equilibrio presupuestario y crecimiento, además de haber hecho un buen uso de los fondos recibidos. En consecuencia, abogará por la necesidad de ponerse manos a la obra aceptando, si es preciso, una prórroga en el proceso de ratificación, que debería concluir en noviembre de 2006. Esa ampliación en al menos un año, daría tiempo, entre otras cosas, a que se celebraran elecciones presidenciales en Francia, lo que puede hacer cambiar el panorama. Realismo político Zapatero, que se lanzó en brazos de París y Berlín, aceptando, sin contrapartidas visibles, la flexibilización del Pacto de Estabilidad, sigue confiando en que, pese a las dificultades por las que atraviesan Chirac y Schröder, va a contar con su sensibilidad a las demandas españolas de lograr que la pérdida de fondos se haga de forma gradual. El Gobierno español es consciente de que no puede aspirar al mismo volumen de fondos que en años precedentes. Por eso, el Ejecutivo, mientras pide más de dos años para dejar de percibir el Fondo de Cohesión, habla ahora de que lo importante es el saldo final. Y así se plantea que nuestro país no se convierta en contribuyente neto hasta 2013. Reflexión y acción En comparación con otros líderes europeos, el jefe del Ejecutivo ha desarrollado una escasa actividad pública de contactos bilaterales después de lo sucedi-