Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Nacional DOMINGO 12 6 2005 ABC Después de que el Gobierno decidiera conceder el estatus de refugiada a una mujer que había sido víctima de la violencia doméstica, ya se plantean al menos cinco nuevos casos en Ceuta de características similares España sube al tren del asilo de género TEXTO: BLANCA TORQUEMADA MADRID. Una auténtica pica (legal) en España. A una mujer de un país del Golfo Pérsico, permanentemente vejada, violada y golpeada en el seno de su propia familia se le ha concedido el asilo por razón de la violencia de género a la que estaba sometida y por el altísimo riesgo que se cernía sobre ella si volvía al infierno de su casa. El caso sienta precedente, pues es el primero fundamentado en la discriminación y opresión de las mujeres al que la Administración española da respuesta positiva. En la última década un goteo de unas 50 peticiones anuales de asilo incluían argumentos de esa naturaleza, según las organizaciones humanitarias consultadas por ABC, pero los concedidos a algunas de las solicitantes de ese grupo específico lo fueron por otras de las razones esgrimidas, no por la persecución sufrida por su condición de mujeres. Protesta en el CETI de Ceuta, donde 5 mujeres piden asilo por sufrir malos tratos ABC letal para sus derechos básicos En tal caso, ¿por qué España había hecho hasta ahora oídos sordos a esta clase de solicitudes? Porque la falta de una mención expresa- -puntualiza Karen de Grujil- -hace vulnerable ese criterio. Los países lo van adoptando poco a poco Hasta ahora, han sido avanzadilla en este tipo de asilos Canadá (la nación donde esta posibilidad está más normalizada) EE. UU. Bélgica, Reino Unido y los países nórdicos. Explica también la portavoz de Acnur que el asilo nunca es un recurso generalizado, sino que atañe a personas singulares y por sus circunstancias particulares. Quiere eso decir que alguien no puede ser automáticamente acogido porque en su país exista una situación más o menos institucionalizada de discriminación contra las mujeres. Se estudian y atienden las condiciones particulares de cada cual En ese sentido, todos los casos de asilo de género proceden de países donde la mujer no puede hacer valer sus derechos, pero no todas las mujeres de esos países son potenciales refugiadas si no concurren ni están probadas circunstancias añadidas: matrimonios forzosos, palizas del marido, violaciones o la abominable mutilación genital. Ahora subsaharianas Mauricio Valiente, coordinador legal de la Comité Español de Ayuda al Refugiado (CEAR) relata que las ONG han tomado nota de las posibilidades que se abren para las maltratadas de ciertos países donde la brutal opresión sobre el género femenino está considerada como deporte social De hecho, ya vamos a tramitar por esta misma vía las peticiones de asilo de cinco mujeres internadas en el CETI de Ceuta que presentan un perfil parecido. Vienen del Congo y de Ruanda, y, aunque por ese origen específico ya pesa en su favor su procedencia de países en conflicto para concederles el asilo, los condicionantes añadidos por su sexo pueden resultar determinantes Para entender el alcance de la decisión adoptada sobre el caso de la mujer del Golfo Pérsico, es necesaria una pedagogía básica que aporta Karen de Grujil, portavoz en España del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los refugiados (Acnur) Los convenios de Ginebra establecieron las condiciones por las que una persona puede acogerse al estatuto de refugiado o asilado. Pero como esos documentos fueron redactados en 1951, no había ninguna sensibilidad hacia la masiva discriminación y represión de las mujeres y por eso no se recoge referencia expresa. Según ese texto legal, ha de considerarse refugiados a quienes no pueden o temen regresar a su lugar de origen por sufrir persecución por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a determinados grupos sociales o por sus opiniones políticas. Con el tiempo, la doctrina de la ONU ha evolucionado y ha sentado que la violencia de género puede incluirse sin dificultades en el apartado de pertenencia a determinados grupos sociales en el sentido de que en muchos países existe una discriminación estructural de la mujer que puede ser Sólo un 3 de asilos concedidos Interior apenas concede un 3 por ciento de los asilos que se solicitan en España. En 2004 hubo 5.553 solicitudes, de las que 3.930 fueron presentadas por hombres y 1.623 por mujeres. Se concedieron 175 estatutos de refugiado (asilo) y 203 estatutos de protección subsidiaria (razones humanitarias) En lo que va de 2005, se han registrado 2.222 solicitudes y se han otorgado 91 estatutos de refugiado y 42 de protección subsidiaria. En muchos casos pueden confluir varias causas para la concesión del asilo por lo que de ahora en adelante será difícil deslindar estadísticamente aquellos en los que el motivo básico sea la opresión de género. pudo zarpar como polizón en un barco y terminó, fugitiva, en el puerto de Sagunto. Pese a todas estas circunstancias, España desestimó su petición de asilo con el argumento de que su relato era poco creíble porque la práctica de la mutilación genital está prohibida en el Estado del que procede y, ante la evidencia médica de que la ablación se había llevado a cabo, se añadía que en todo caso, una vez practicada, ya no tenía sentido ese temor. CEAR replicó que la mujer quedaría en una situación desprotegida en su país, después de haber desobedecido a la autoridad del padre y del marido. Ahora, según informa Mauricio Valiente, esta persona continúa en España porque recurrimos la denegación de su petición de asilo y se paralizó su expulsión. Con la nueva interpretación del derecho de asilo y refugio podría cambiar su suerte, si es que no se ha acogido ya al reciente proceso de regularización Fuentes de Interior han aclarado que el caso favorable de la mujer del Golfo Pérsico no se basa sólo en los Convenios de Ginebra: La UE ha aprobado instrumentos normativos que permiten a los Estados miembros incluir el género como elemento a valorar dentro de la categoría de grupo social, y además Acnur ha seguido esa línea en las sucesivas resoluciones y directrices que ha elaborado Un interrogantes que ya se ha suscitado es si el Gobierno no teme ahora un aluvión de este tipo de solicitudes como vía alternativa para regularizarse en España: No es de temer un crecimiento desproporcionado- -aseguran desde ese Departamento- por diversos motivos. Por una parte, porque al igual que la situación de la mujer es muy difícil en muchos países, también lo es la posición de otros muchos colectivos como minorías étnicas o religiosas, activistas políticos o defensores de derechos humanos, periodistas, etcétera. Todas estas causas han dado lugar al reconocimiento como refugiadas de muchas personas y no por ello se ha producido un aumento exagerado de solicitudes en España. Entendemos que, lejos de desencadenarse un alud de peticiones, lo difícil será que nos encontremos ante este tipo de situaciones, dado que desgraciadamente se trata de mujeres que no logran salir de esos países por sus propios medios Una buena noticia La organización afín al Partido Popular Mujeres para la Democracia también considera una buena noticia que ahora se tengan en cuenta los malos tratos a la hora de conceder un asilo. Para su presidenta, Elena Bustillo, todo lo que sea hacer efectiva la protección de los derechos de las mujeres debe ser aplaudido, porque hasta ahora este Gobierno se había limitado a vender su Plan contra la Violencia de Género como una gran novedad, cuando prácticamente todo lo que en él se recoge ya lo había puesto en marcha el Ejecutivo del PP Bustillo recuerda que fue Mariano Rajoy quien posibilitó que las mujeres inmigrantes pudieran divorciarse en España al alegar malos tratos aunque no lo pudieran hacer en su país de origen También comenta que Mujeres para la Democracia tiene siete casas de acogida a mujeres maltratadas, y no exigimos papeles a nadie para dar salida a su situación María Naredo, de Amnistía Internacional, defiende una interpretación lo más amplia posible de los Convenios de Ginebra y que no se planteen exagerados recelos sobre si nos hallamos ante inmigrantes de tipo económico, porque ha habido un proceso importante en los países no desarrollados de feminización de la pobreza por lo que dos factores como que el marido zurre a una mujer hasta poner en peligro su vida y que esa misma mujer no tenga medios económicos para subsistir pueden confluir Por eso aboga por que cuando se modifique la Ley de Asilo en España se mencione la violencia de género de manera específica El penoso precedente de Tulia Precisamente, el asilo ahora concedido llega un año después de que CEAR denunciara un escalofriante caso denegado en nuestro país. Tulia Omangi (nombre figurado) una nigeriana de 28 años, recaló en España en 2004 huyendo de una situación agónica. Su padre la entregó como pago a unos favores económicos a un hombre musulmán que ya tenía otras dos esposas. Como parte del ceremonial del matrimonio, le practicaron una ablación parcial del clítoris, tras la cual logró escapar, primero a Togo en autocar y después a Ghana en una furgoneta. Allí