Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 12 6 2005 Opinión 7 ESCENAS POLÍTICAS BOMBAS CONTRA PALABRAS L LA TRAMPA DEMAGÓGICA DE LA MEMORIA ÓMO es exactamente la tópica cita de Santayana? ¿Es Los pueblos que ignoran su Historia están condenados a repetir sus errores ¿Es los que no conocen su Historia están condenados a repetirla No sé cómo será exactamente. Mi Google, Espasa sin anaqueles y sin apéndices, no da para tanto. Lo que sí sé es que desde el poder, desde el poder político, desde el poder cultural, desde el poder mediático, todos los días escriben el palimpsesto de Santayana. Más o menos así: Como en los planes de estudio nos hemos encargado de que nadie conozca la Historia, podemos repetir su escritura a nuestra conveniencia, especialmente si se trata de la España Contemporánea; lo cual es facilísimo: bastará sustituir el rigor de la Historia por la demagogia de la Memoria Lo siento por don Gonzalo Anes, pero de aquí a nada la Real Academia de la Historia será Real Academia de la ANTONIO Memoria. El famoso Altavoz del FrenBURGOS te no ha dejado de funcionar. Sigue invitándonos a que nos pasemos al bando de lo políticamente correcto. Dejemos el reaccionario bando de la Historia y pasemos al bando de la Memoria. Según el cual de un momento a otro sabremos que las que recorrieron La Castellana en 1939 en el Desfile de la Victoria no fueron las tropas que parece. No. En el Desfile de la Victoria pasaron ante la tribuna el Quinto Regimiento, las Brigadas Internacionales y el Batallón de Acero. En la tribuna no estaba Franco. Estaba Azaña, con Negrín, Prieto, Largo Caballero y La Pasionaria. Si esto aún no es así, pronto lo será. Antes de que acaben los cuatro años naturales de esta legislatura los nacionales ya habrán perdido completamente la guerra civil y la habrán ganado los buenos, esto es, los republicanos. Para ello, ya está montado en Salamanca el Centro de la Memoria. No sólo en Salamanca. España entera es un Centro de la Memoria. Una inmensa goma de borrar la Historia. Lo cual podemos decirlo mejor que ¿C nadie los que estuvimos frente a la dictadura de Franco cuando había que estarlo: con el dictador vivo, con la Policía Social con sus calabozos abiertos y con el Tribunal de Orden Público con el tinglado de la antigua farsa montado. Entonces, entonces era cuando había que restañar la memoria de la Historia, y algunos nos atrevimos a hacerlo, y aunque esté fea la autocita, pongo dos libros míos: Andalucía, Tercer Mundo y Guía secreta de Sevilla Cuando había que echarle dos co... nocimientos de la Historia a hablar de los fusilamientos de Queipo de Llano era en 1972, no ahora, que en agradecimiento te hacen de una comisión de sabios y te dan la gran cruz de Alfonso X el Ídem. En aquellos entonces, que yo supiera, ninguno de estos profesionales de la Memoria se atrevió a levantar el telón de la manipulación franquista, a derribar el muro levantado por Prensa y Propaganda del Movimiento. Éramos cuatro gatos los que nos atrevíamos a hablar de la otra Historia, de los heterodoxos, de los perdedores, o a novelar el asesinato de Blas Infante. Y, mire usted por dónde, entonces éramos casi los mismos que ahora denunciamos esta desvergonzada manipulación de la Historia a manos de la Memoria. Parece que Franco hubiera muerto ayer. Están rompiendo peligrosamente la costosa y generosa concordia que se logró en la Transición. ¿A mí qué más me da la manipulación tipo Valle de los Caídos o la manipulación tipo Centro de la Memoria de Salamanca? ¿Dónde la verdad de la Historia, de toda la Historia, y he dicho toda: te, o, de, a, toda? Tan manipuladores eran los textos de Formación del Espíritu Nacional que padecimos en la dictadura que esta Formación del Talante Republicano del Abuelo de Zapatero. Como se ponga en marcha toda la memoria y nada más que la memoria, aquí van a tener que empezar a hablar de escultores como Illanes, Castillo Lastrucci o Andes, que después de 1939 tuvieron que sustituir la imaginería procesional de media Semana Santa andaluza, quemada no precisamente en un incendio fortuito. ¿Será por Memoria? O mejor que puede hacer Zapatero es dejar de ofrecer la negociación a la banda etarra. Ya se ve muy claro que los terroristas responden con bombas a las ofertas de paz. No quieren paz en España mientras el Estado les niegue lo que no puede entregarles: la descuartización de la unidad, el destrozo del mapa. Los terroristas quieren una paz herida, constantemente herida, para demostrar que pueden matarla tan pronto como se lo propongan. Las ofertas de diálogo y negociación siempre les han proporcionado un resuello para rehacerse en situaciones de cercana derrota. Y si ahora tiran sin matar es porque creen que, al día de hoy, el terrorismo de matanza no es negocio resulta perjudicial para la JAIME causa CAMPMANY Pues que Zapatero se calle, que no ofrezca a los terroristas unas conversaciones que no desean y a las cuales responden con bombas y granadas, y que les mande a los guardias, tan armados como ellos, que descubra y persiga las extorsiones que los financian y que no siga pidiendo la voluntad de abandonar las armas Ya se las quitarán en la cárcel o las entregarán elloscuando seconvenzan de que sólo les sirven para matar sin provecho. Ahí tienen ustedes al presidente del Gobiernode una nación combatida por el terrorismo, abrumada por una gigante pirámide de mil muertos, conun empresariado esquilmado por el impuesto revolucionario y soportando un constante chantaje sobre las fuerzas políticas. Pues se dirige a la banda de los asesinos y les habla como un predicador dispuesto a perdonar sus graves pecados si prometen no pecar más. Cuando un oscuro y terrorífico atentado terrorista hizo posible la irresistible ascensión de Zapatero a la presidencia del Gobierno de España, la banda etarra atravesaba por el momento más difícil de toda su historia. No era un optimismo exagerado imaginar el final cercano de la banda y la derrota total y definitiva de sus dirigentes y de sus integrantes. Algo más de un año después, vemos al jefe del Gobierno desconcertar a las víctimas del terrorismo, dividir a sus asociaciones, estimular la politización de su dolor, ponerlasbajo la falsa protección de un Comisionado que tiene la misión de pastorearlas para que aplaudan la negociación mendicante del Gobierno en vez de escuchar su clamor y encauzar la justicia que exigen. Las matemáticas del terror son elocuentes, aunque afortunadamente y por ahora no tengamos que enterrarnuevos muertos: dieciséis atentados en lo que va de año, o sea, en menos de seis meses. Dieciséis veces que la banda etarra ha respondido a Zapatero que no deja las armas, sino que las usa, para que compruebe que puede emplearlas en cualquier momento. Que se calle ya Zapatero con esa monserga de una negociación que nadie quiere, ni víctimas ni verdugos. Cuando otros gobiernos, socialistas o no, han intentado las conversaciones de paz, los negociadores del Estado no han acudido a esa mesa habiendo enseñado sus cartas y habiendo rendido sus armas. Cállese, hombre, cállese.