Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 11 6 2005 Los sábados de ABC 103 91 435 15 82) Body Space Center (91 435 23 99) Vhega (91 376 50 89) Carmen Navarro (91 594 42 83) Lorena Morlote (91 401 19 49) EL GUINDO MÓNICA F. ACEYTUNO Masaje solar Dos en uno. Los masajes autobronceadores combinan el placer de recibir un masaje con el plus de salir bronceada del mismo. El tratamiento que nosotros hacemos dura entre 60 y 90 minutos. Lo primero que hacemos es una exfoliación de la piel; después, una hidratación exhaustiva, y luego se da el masaje autobronceador explica Maribel Yébenes, una de las profesionales de más renombre de nuestro país. La gran ventaja que tiene este tratamiento es que la persona que lo extiende es capaz de llegar a zonas que las propias manos no alcanzan, para lograr un bronceado uniforme Maribel Yébenes (91 411 05 74) Rocío Mariscal (91 571 95 71) R Difussion (942 23 66 16) Sagna de Saurina (93 419 40 36 93 419 45 16) Asian Class (954 21 93 79) Blue Zone Spa (96 353 03 01; 943 45 88 56) CULTIVÓ LA ROSA BLANCA Prepararse desde el interior Una buena forma de potenciar el moreno (el de los autobronceadores dura más) y de paliar, en parte, los daños del sol es preparar la piel para recibirlo. Hasta hace poco los consumidores tenían ciertos reparos con las cápsulas solares. Los franceses rompieron el hielo, y hoy los españoles empezamos a descubrir sus virtudes. Contienen antioxidantes naturales (betacarotenos, vitaminas C y E) para aumentar las defensas de las células y otros componentes que estimulan la habilidad natural que posee la piel para broncearse, para que cuando la piel se exponga a los primeros rayos ya se haya formado una pequeña cantidad de melanina. De este modo, con menos horas, la piel se broncea más y se minimizan los eritemas solares y el enrojecimiento de la piel) La recomendación de los fabricantes es empezar a usarlas quince días antes de la exposición solar y todo el tiempo que duren los baños de sol. Si alarga estos cuidados dos semanas después de que haya finalizado el verano, mejor todavía (Imedden Tan Maximizer, Doriance, E Lifexir Body Sun y Arkosol) T Burbujas que tuestan Imagine la sensación: meterse en un jacuzzi de agua mineralizada con sales del Mar Muerto, mientras por arriba brilla el sol, en forma de lámparas UVA. Es lo último en tratamientos de estética, que combina los beneficios del hidromasaje con una preparación de la piel para el sol. Consiste en meterse en una bañera, con una profundidad inferior a la de una estándar, para que el agua cubra sólo hasta los laterales del cuerpo y deje la parte superior al descubierto para que puedan hacer efecto los rayos UVA (si quiere tostarse por la espalda, puede tumbarse boca abajo sin problemas) Mientras los chorros de aire caliente masajean suavemente el cuerpo, estimulando la circulación y relajando la tensión muscular, los rayos UV- -de baja radiación- -le darán un aspecto saludable a la piel. ¿La diferencia con una sesión de rayos UVA tradicional? Además del placer de recibirlos mientras el cuerpo se relaja con las burbujas (y no en una cama dura) el espectro es de baja radiación (imita el del sol en el Mar Muerto) por lo que el daño es menor (estos aparatos se han originado en el campo de la dermatología, y su uso cuenta con el respaldo médico y científico) La sesión dura veinte minutos, el tiempo necesario para la correcta absorción de los minerales de las sales y para no sobreexponerse a la radiación. Kamora Spa. Castellana Sports Club (91 733 88 98) rataba de decidir si escribir sobre Rafael Díaz- Balart o si irme por otras derrotas más fáciles y seguras y, como el que tira una moneda al aire para tomar una decisión importante, me dije, mientras me encaminaba a mi biblioteca: Escribiré sobre Rafael si encuentro su libro antes de un minuto Llevaba este ejemplar años perdido. Aún el otro el día, preguntó mi marido: ¿dónde tenemos el libro de Rafael? y lo he encontrado a la primera, subiéndome en el sofá para acceder al anaquel más alto, al azar, sin ni siquiera poder leer desde abajo los títulos. Cuando mi marido era aún mi novio, que parecía un niño, y más aún junto a su amigo Rafael Díaz- Balart, fuimos a cenar al restaurante de Madrid La Parra y la conversación de Rafael, su voz poderosa, su forma de gesticular, su porte, más que de hombre en el exilio, de rey destronado, hicieron que todas las personas se callaran e hicieran callar a los cubiertos, para escuchar lo que pudieran de aquella mesa del centro, donde atendíamos sus relatos con ojos asombrados, o reíamos hasta echar completamente hacia atrás la cabeza. La única de aquella mesa de cuatro que guardaba la compostura era su esposa, Mercedes Romay, cuya elegancia y belleza era, sigue siendo, tan elocuente como los discursos de su marido. Era tal la altura física y moral de Rafael, que al hablar volaba majestuosamente, como el águila imperial cuando extiende las alas sobre su territorio y hasta el aire parece detenido, para contemplar cómo vuela. Tenía algo de esos augures romanos que desentrañaban los auspicios, pues había pedido que no se amnistiara a los hermanos Castro, al presentir el peligro de ver suelto a Fidel, al que tan bien conocía, por haber estado casado con su hermana, Mirtha Díaz- Balart. Al salir Castro, la encarcelada fue Cuba, y Rafael fundó La Rosa Blanca, primera organización anticastrista en el exilio, inspirada en el poema de Martí: Cultivo una rosa blanca en julio como en enero, para el amigo sincero que me da su mano franca. Y para el cruel que me arranca el corazón con que vivo, cardo ni ortiga cultivo; cultivo la rosa blanca Esta semana se publicó la esquela de Rafael en estas páginas, y en esta otra pongo hoy una rosa blanca, y cierro el libro que buscaba mi marido, cuya dedicatoria dice, de su puño y letra, Para mi querido amigo