Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 Sociedad SÁBADO 11 6 2005 ABC La consulta sobre la ley de reproducción asistida divide a la sociedad italiana El Episcopado pide a los ciudadanos que se olviden de las urnas b El referéndum, que se celebrará mañana y el lunes, ha dividido a la opinión pública entre partidarios del sí y el no pero también entre los que irán a votar y los que no CRISTINA CABREJAS SERVICIO ESPECIAL ROMA. La clase política y la opinión pública italianas se encuentran totalmente divididas por el referéndum para cambiar la ley de reproducción asistida, que se celebrará mañana y el lunes. No sólo hay diferencias entre los que votarán sí o los que dirán no a las cuatro preguntas sobre las que se pide opinión, sino además entre los que acudirán a votar y aquellos que seguirán las indicaciones y consejos de la Iglesia italiana, que ha pedido a los ciudadanos que deserten de ir a las urnas para que no se llegue al quórum del 50 por ciento, mínimo sin el que el resultado del referéndum será declarado no válido. Los italianos se tienen que expresar sobre si eliminar o no cuatro prohibiciones que introduce esta ley, considerada una de las más restrictivas del mundo. La primera pregunta es sobre si permitir o no la investigación sobre las miles de células embrionarias congeladas en los laboratorios del país; la segunda permitiría abolir que sólo puedan ser creados e implantados en cada ciclo tres ovocitos como prevé la norma; la tercera cuestión versa sobre la prohibición actual del preexamen del embrión antes de ser implantado; finalmente, un resultado positivo en el cuarto punto permitiría la llamada procreación heteróloga, es decir, el uso de donantes externos para parejas estériles. Como ya ocurrió en el referéndum sobre el aborto celebrado en 1981, el país se ha fraccionado completamente, sobre todo en lo que respecta a las fuerzas políticas, y cada exponente de la derecha y de la izquierda ha manifestado su propia opinión al margen de su pertenecía política. Aún así, los partidos de la izquierda apoyarán masivamente el sí a las cuatro preguntas, aunque, entre sus filas, algunos exponentes muestran dudas. De hecho, el partido de la izquierda católica la Marguerita ya ha anunciado que- -casi en bloque- -no irá a votar. Pero el sí no sólo viene apoyado por la izquierda, sino que un exponente de la derecha como el líder de Alianza Nazionale y vicepresidente del Gobierno, Gianfranco Fini, ha manifestado que votará tres sí y un no a la procreación heteróloga, al igual que hará el ministro de la Defensa, Antonio Martino. Dentro también del Gobierno, la ministra de Igualdad de Oportunidades, exponente de Forza Italia, Stefania Prestigiacomo, se ha convertido en la principal abanderada de la campaña a favor de los cuatro síes apoyada por exponentes de izquierdas, de derechas, científicos y premios Nobel italianos. Camilo Ruini AP El partido de los abstencionistas Pero el gran protagonista de este referéndum es el llamado partido de los abstencionistas que sigue las indicaciones del presidente de la Conferencia Episcopal italiana, Camilo Ruini. El prelado italiano ha pedido a los ciudadanos que durante este fin de semana vayan a la playa y se olviden de las urnas para defender una ley, no perfecta, pero que no tiene que ser cambiada. Esta postura está también apoyada por el Papa Benedicto XVI, que en un discurso a los obispos italianos- -aunque sin citar la palabra abstención- -pidió a la Iglesia italiana que iluminase a los ciudadanos sobre cómo comportarse ante este referéndum. En un país que con fatiga acude a votar, la abstención es la mejor arma para conseguir que no se cambie la ley sobre la procreación, ya que según la normativa italiana vigente, se necesita que acudan a las urnas al menos el 50 por ciento más uno de los italianos con derecho al voto- -incluidos los residentes en el extranjero- -para que el resultado de la consulta tenga valor. Si no se alcanzara el quórum necesario, la ley permanecerá tal como está.