Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Internacional DEBATE SOBRE EL FUTURO DE EUROPA SÁBADO 11 6 2005 ABC El gabinete de Schröder, en caída libre por culpa de la izquierda b Se someterá a una moción de confianza a fin de salir de la crisis creada por el declive rojo- verde y el desmañado intento de convocarelecciones anticipadas RAMIRO VILLAPADIERNA CORRESPONSAL BERLÍN. El canciller alemán se someterá a una moción de confianza el 1 de julio a fin de salir de la inflexión institucional creada por el declive rojo- verde y el desmañado intento de abocar a elecciones anticipadas. Torpezas, roce con la Presidencia de la república y la multiplicación de facciones críticas han revelado debilidad en los flancos gubernamentales. Schröder convocará una moción sobre sí mismo y no sobre iniciativa o programa alguno, lo que puede ponerlo personalmente a los pies de los caballos y empañar su posible salida de la política; a ello suma la emergencia de un frente de izquierda que ahora contará con el emblemático ex presidente del SPD Oskar Lafontaine y el popular ex comunista Gregor Gysi a la cabeza. Tony Blair (izquierda) con el presidente del Parlamento Europeo, José Borrell, ayer en Londres EPA Blair admite revisar el cheque británico si se reforma la financiación de la UE Londres cree que Chirac trata de desviar la atención tras el no del referéndum ministro británico desoyó las peticiones de solidaridad de Francia y Alemania y se ha enfrentado a esos gobiernos al atacar a la Política Agraria Común EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. Tony Blair se mostró ayer dispuesto a una revisión del llamado cheque británico pero sólo si se realiza en el marco de una amplia reforma de la financiación de la Unión Europea que suponga también la modificación de la Política Agraria Común (PAC) Con ello, Blair no sólo desoyó la petición de Jacques Chirac y Gerhard Schröder de un gesto de mayor solidaridad por parte del Reino Unido, sino que se enfrentó al presidente francés y al canciller alemán al atacar la PAC. Blair recordó que la fórmula del cheque británico por la que al Reino Unido se le devuelven parte de sus aportaciones a la UE (4.500 millones de euros este año) fue pactada en 1984 para compensar la exigua recepción de fondos comunitarios por parte de Londres en materia agrícola, dado su menor desarrollo de actividades subvencionables. El primer ministro británico criticó que la PAC absorba el 40 por ciento del presupuesto de la UE, cuando los agricultores representan sólo un 5 por ciento de la población y menos de un 2 por ciento de la producción total comunitaria. Blair aceptó la necesidad de una revisión de la financiación europea, b El primer Merkel, al alza Un último barómetro político de la televisión pública sitúa a la líder democristiana, la antes afeada Ángela Merkel, con 48 puntos frente a 41, por delante del antes mediático Schröder. El Partido Socialdemócrata prosigue su caída libre con intención actual de voto de un 26 por ciento frente a un 47 de la Unión Democristiana; extrapolada de su coyuntura, la diferencia se suaviza (29- 44 por ciento) pero sigue pronosticando un vuelco a un año del fin de la legislatura y ante la sola salida de adelantar elecciones. Verdes y liberales (FDP) suben a 9 puntos. Los post comunistas (PDS) se mantienen en un 5 por ciento pero, lo que ciertamente castiga al SPD, es la posibilidad declarada por hasta un 18 por ciento de imaginarse votando a la nueva alianza a la izquierda de éste, anunciada por PDS y la Alternativa para el Trabajo y la Justicia Social (WASG) El sentir popular parece abandonar al proyecto de renovación rojoverde que han encabezado los jóvenes que en los 60 y 70 pedían su oportunidad para cambiar a Alemania. Tras la última derrota regional, Schröder recuperó la iniciativa con la apuesta por nuevas elecciones; pero torpes rumores de la Cancillería y desorientación han llevado a terminar sugiriendo la dimisión, al menos para cooperar a sortear el arrinconamiento institucional del boxeador sonado. En sus dificultades, el SPD ha parecido incluso disparar contra el jefe del Estado. pero reclamó que ésta debe ajustarse a la realidad y los nuevos desafíos de la UE en el siglo XXI. Tiene que haber una revisión fundamental de cómo la Unión Europea gasta su dinero, y en ese caso todo está abierto a discusión señaló. Pero si esa reforma no se aborda, el Reino Unido no renunciará a la medida compensatoria conseguida por Margaret Thatcher. Sin ella, según Blair, la contribución de Londres al presupuesto comunitario, que ahora es dos veces y media mayor que la de Francia, sería quince veces superior a la de ese país. El gobierno británico considera que al cuestionar ahora el reembolso que recibe Londres, el presidente Chirac está desviando la atención hacia la financiación comunitaria, cuando el acuciante problema que tiene planteado la UE es la manera de superar la crisis generada por el rechazo francés al Tratado Constitucional. Así lo indicó el canciller del Tesoro, Gordon Brown, quien sugirió que Chirac parece querer quitarse de encima el problema real de Europa. Ya en los momentos previos al referéndum francés fuentes gubernamentales británicas habían advertido que un posible no del electorado galo llevaría a Chirac a un enfrentamiento con Blair, al que acusaría de generar el escepticismo popular francés. A juicio de Brown no tiene sentido centrar el Consejo Europeo de la próxima semana en cuestiones financieras, cuando lo que debe abordarse es la manera de encontrar una salida a la vía muerta en la que se encuentra el desarrollo institucional de la UE tras el referéndum constitucional en Francia y Holanda. El juego de Chirac A ello también aludió la oposición conservadora. El responsable de política económica del Partido Conservador, George Osborne, acusó en ese sentido al presidente francés, pero también a Blair porque con su respuesta ha entrado al juego de Chirac El primer ministro británico abordó toda esta cuestión en una rueda de Prensa realizada conjuntamente con el presidente del Parlamento Europeo, José Borrell, quien visitó Dowing Street con otros representantes de la Cámara comunitaria en preparación de la Presidencia de la UE que asumirá el Reino Unido a partir del 1 de julio. Borrell no entró en la discusión sobre financiación y se limitó a indicar que la UE atraviesa tiempos difíciles y una crisis de identidad por lo que la cooperación entre sus distintos órganos es más necesaria que nunca. El primer ministro británico recordó ayer que la contribución de Londres a la UE es ahora dos veces y media mayor que la de Francia