Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 10 6 2005 Deportes 101 MOTOCICLISMO GRAN PREMIO DE CATALUÑA MANUEL SETE GIBERNAU Dos veces subcampeón del mundo de MotoGP Pensar sólo en Valentino es un error Sus dos caídas han dejado a Gibernau en la cuarta posición del Mundial, superado también por Melandri y Biaggi, pero Rossi le considera su único adversario verdadero. El español, sin embargo, no desea obsesionarse con el piloto que le ha privado de dos títulos mundiales: Creo que pensar sólo en Valentino es un gran error. Mi prioridad es superarme a mí mismo. Ahora debo pensar carrera a carrera, en cambiar la tendencia desde ahora, ganando todos los grandes premios que pueda para realizar un campeonato digno El Mundial está casi imposible, pero no tiro la toalla Después de dos subcampeonatos del mundo, este año era tan favorito al título como Rossi, pero el choque con el italiano en Jerez le privó del primer triunfo y le afectó moralmente. Ahora vuelven a verse las caras en España TEXTO TOMÁS GONZÁLEZ- MARTÍN MONTMELÓ. Nacido en Barcelona hace 32 años, Gibernau ganó su primera carrera a los 29, en 2001 (Cheste) y explotó como piloto en 2003, cuando recibió la Honda del fallecido Katoh. Esta temporada era la señalada por sus rectores para el despegue deportivo definitivo pero Valentino Rossi se lo ha impedido. Sete cree que todavía puede recuperar el terreno perdido, aunque está difícil, y que Montmeló es el punto de partida. -Dos caídas le han colocado lejos de Rossi en la general del Mundial. En esta situación, ¿qué significa el Gran Premio de Cataluña? -Parece que el Mundial se desvanece pero voy a intentar recuperarme en Montmeló para devolver a la afición el apoyo que me demuestra. Este Gran Premio, en casa, debe ser un punto de inflexión en mi trayectoria. ¿No está todo perdido? -Está muy difícil, casi imposible, pero yo no tiro la toalla. La meta, ahora, es ganar carreras y Montmeló debe significar el cambio para comenzar a ganar, volver a ganar. -Fue el único piloto que ha puesto nervioso a Rossi desde 2003. ¿Usted arriesga más que los demás parar intentar derrotarle? -Aquí cuenta todo, la fortaleza física y la mental. Siempre me he considerado una persona positiva, pero no creo que Valentino se pusiera nervioso, como yo tampoco lo estoy. Somos profesionales y todos queremos ganar. ¿Siente una responsabilidad sobre sus espaldas de ser el hombre de Honda que debe ganar al italiano? -La responsabilidad, el reto, me lo impongo yo, nadie me tiene que decir por qué estoy aquí. Mi meta es ser mejor que el año pasado, porque si lo soy lograré los objetivos marcados. -Hasta ahora, usted es el único que le ha plantado cara de verdad (Jerez y Estoril) -Mi compañero Melandri, ha hecho un comienzo de Mundial muy bueno. Barros también lo está haciendo bien, y Biaggi y Hayden mejoran. Hay que estar preparados para el ataque de todos. Este Mundial es más que un duelo Rossi- Gibernau. ¿Rossi no le habla porque él debía olvidar su amistad y reinventarle como rival, dada su calidad? -No quiero perder mi tiempo hablando de Valentino Rossi. Yo no tengo na- Gibernau, pensativo ante la carrera en Montmeló da de lo que arrepentirme como deportista. -Usted no criticó a Rossi en Jerez, pero la carta de Zerbi (presidente de la FIM) dejó claro que el italiano fue antideportivo. Fue un aviso... -Creo que quedó bastante claro por el comentario de Zerbi. No hago más comentarios. ¿Siente que usted es el único piloto que puede derrotar al italiano? -Yo lo que quiero es ser campeón del mundo. Para eso estoy aquí, no sólo pa- EFE ra derrotar a Valentino Rossi. -Pero sus duelos continuarán siendo el picante de cada Gran Premio. -Eso querrá decir que estamos en disposición de conseguir la victoria en cada carrera. ¿Le gustaría ganar el Mundial para silenciar las bocas de los que no confiaron en usted en tiempos pasados? -Nunca llueve a gusto de todos. Tengo gente que me apoya y me quiere, al igual que detractores. Pero es normal. Lo que quiero es ser campeón del mundo; por eso estoy aquí, no sólo para derrotar a Rossi Ha habido veces en las que no he estado a la altura, pero ahora estoy en el mejor momento de mi carrera deportiva Me gustaría ganar por mí, por mi equipo, por la gente que ha confiado en mí en todos estos años, que me ha ayudado. Por todos ellos, no para tapar bocas de nadie. ¿A quién le dedicaría el título mundial, si lo consiguiera? -Pensaría en mi familia y se lo dedicaría a ellos y a mi equipo. -Cuando echa la mirada atrás, ¿piensa que la falta de una moto válida le ha quitado demasiados años de una carrera al más alto nivel? -En este deporte, lo más complicado a veces es que todo el puzzle encaje. En todos estos años he pasado por muchos momentos y ha habido veces en las que yo no he estado a la altura. En 1997 entré en el equipo oficial de Yamaha llevando un año de experiencia en el Mundial y no estaba preparado para afrontar esa responsabilidad. Pero he crecido en este tiempo y siempre he intentado dar lo mejor de mí mismo, en cada momento y en cada situación. ¿Qué sintió al vivir esa explosión de calidad desde que tuvo una máquina con opciones? -Siento que ahora estoy en el mejor momento de mi carrera deportiva a todos los niveles y que debo aprovecharlo. Este equipo nació en 2003 y yo fui el primero en querer tomar la responsabilidad de este proyecto. Todos hemos ganado en experiencia juntos, la relación con HRC y con Michelín es mayor que antes y, aunque ganar el Mundial es cada vez más complicado, éste es nuestro propósito y para eso trabajamos todo el equipo. ¿En qué ha crecido como piloto desde que tiene una moto competente? -En todo, en cómo plantear las carreras, en saber afrontar las situaciones difíciles, en no dejarse llevar por la euforia en los momentos dulces, en saber estudiar mejor las situaciones de carrera... en todo un poco. ¿Se ha descubierto virtudes que desconocía desde que tiene moto? -Creo que he aprendido a ser más paciente, a no responder en caliente. ¿Su mentalidad ganadora creció a medida que aspiró a los triunfos? -Siempre la ha habido, si no, ya estaría en casa. Nunca tienes que perder la motivación y las ganas de superarte.