Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 10 6 2005 99 Deportes Riquelme, al Villarreal las cuatro próximas temporadas, pero los clubes no se ponen de acuerdo en el precio Míchel Salgado EFE Raúl AFP Luque EFE Joaquín AFP Pecados de una selección desquiciada La preocupante falta de gol no debe ocultar otras carencias de un equipo con poca personalidad ENRIQUE ORTEGO MADRID. Luis Aragonés reconoce estar preocupado con el rendimiento de la selección en los dos últimos partidos, sobre todo por la desorganización táctica en la segunda parte contra Bosnia, y es el primero que va a aprovechar el parón estival para hacer examen de conciencia y abordar los errores que haya podido cometer en su responsabilidad directa, tanto en la formación del equipo como en la manera de jugar. Los hechos apuntan a que se ha tocado fondo y que con el paso de los partidos se han evaporado las buenas impresiones que, por ejemplo, dejó en una gran primera parte contra Inglaterra (17 de noviembre) Todas las carencias han salido a flote y se podían resumir en siete pecados capitales. te en el fútbol español el ariete clásico de área que domine el remate de cabeza y maneje las dos piernas. Torres, Villa, Luque, Tamudo... ninguno reúne esas características específicas, que además se antojan imprescindibles para un equipo que juega con dos extremos como lo hace el de Luis. Xavi necesita un socio. El marcaje individual al que fue sometido ante Bosnia demostró que el equipo se queda sin faros cuando no le encuentra. Luis apuesta por Albelda por su experiencia y presencia defensiva, pero aporta poco en la elaboración del juego. Xabi Alonso no convence al técnico 3 en la faceta de la destrucción. El problema en la salida del balón se acrecienta porque ninguno de los centrales habituales maneja este concepto, ni tienen un buen desplazamiento en largo. 4 Luis, muy afectado, avisó a los jugadores: Hay que cambiar ya J. ÁVILA. MADRID. Luis Aragonés comentó después de ganar a Lituania que no estaba como unas castañuelas No le habían gustado los últimos quince minutos de su equipo. Pues el miércoles, después de empatar con Bosnia, mostró su vertiente más triste y deprimida ante los jugadores, colaboradores y periodistas. Estaba más afectado que nunca porque la selección se descompuso tácticamente en la segunda mitad y rondó la catástrofe. Su enojo fue mayúsculo con los futbolistas y les avisó en el vestuario de que es preciso y Falta un líder dentro del campo. Al equipo le falta personalidad en general y un líder natural en particular. Desde la marcha de Hierro, sólo ha tenido la referencia de Raúl, pero su protagonismo se ha ido difuminando según su rendimiento perdía eficacia, sobre todo en el aspecto goleador. El capitán se siente solo generacionalmente y aunque es reconocido y admirado por todos, su compromiso es bastante más intenso que el de los demás. 1 Se busca un ariete- goleador. Sin los goles de Raúl, la selección ha perdido la referencia goleadora, algo imprescindible en cualquier equipo que se precie. Salvo Morientes, con el que Luis cuenta para el futuro, no exis- 2 urgente dar un golpe de timón ya, cambiar el rumbo y encontrar solución a la depresión anotadora de los delanteros y al juego intermitente en la zona de creación. Los problemas con el gol y la ansiedad no son los mejores compañeros de viaje para buscar la clasificación para el Mundial. Quizá ya acostumbrado a los problemas ofensivos, al técnico no le gustó que el equipo recibiera un gol de la forma que lo hizo y en la próxima concentración intentará incidir en los aspectos defensivos, que considera que son el sostén de un equipo. A la cena de despedida prevista para hacer grupo ante los futuros compromisos no acudieron todos los jugadores. Algunos optaron por hacerse con un kit de comida antes de emprender el viaje de vuelta a casa. Luis tenía pocas ganas de comer y le daba vueltas a lo pasado. Los técnicos más veteranos de la Federación intentaron calmar el momento con un mensaje positivo. Le hicieron ver que la entrega y predisposición del equipo había sido ejemplar y bien diferente a la mostrada en la pasada Eurocopa de Portugal. Poco juego interior. Por el sistema de Luis, un 4- 4- 2 que casi ha sido un 4- 2- 4 en casa, el equipo no dispone de hombres que puedan llegar desde la segunda línea al gol. Baraja ha sido el ejemplo del mediocentro que se convertía en media punta y además con gol, pero parece haberle pasado el tren. Guti, Yeste e Iniesta podrían tener hueco en esa posición. Sin remate de media distancia. Tampoco hay jugadores que rematen desde media o larga distancia, una alternativa válida ante rivales que se cierran en su área. El equipo abusa de buscar siempre el remate desde dentro del área y de la conducción del balón. 5 6 Alternativas tácticas. Luis ha venido jugando con un sistema fijo, pero tiene preparadas otras posibilidades tácticas. Una de ellas se acerca bastante al módulo actual del Barça, con tres hombres para la organización del juego y tres más adelantados, dos por fuera y uno por dentro. El 4- 1- 4- 1 es otra variante de ese mismo dibujo. Poco más donde elegir. El panorama no ofrece muchos más jugadores de los utilizados por Luis hasta la fecha. De los sub 21 sólo Iniesta y Cesc, por su posición, podrían dar el salto. 7