Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 VIERNES 10 6 2005 ABC Madrid El Ayuntamiento ultima una gran operación para trasladar Urbanismo y obtener 250 millones de euros Asesinan de un tiro a bocajarro a un joyero en su local de Móstoles delante de su hijo y de dos clientes Una mujer mata a su pareja, denunciada por malos tratos, en su portal de Torrejón de Ardoz negocio advirtió a los asaltantes: Llevaos lo que queráis, pero no nos hagáis daño; la cámara os graba Le descerrajaron un disparo con una recortada M. J. ÁLVAREZ C. HIDALGO MADRID. Dos crímenes, dos más, en menos de 15 horas, tiñeron de sangre la jornada de ayer en la región. Un varón de 41 años, pintor de profesión, apareció muerto a cuchilladas en el portal de su casa, en Torrejón de Ardoz, nada más amanecer el día. Su compañera se entregó horas después en la comisaría de Parla. Ya por la tarde, en Móstoles, el dueño de una joyería caía abatido de un tiro a manos de un grupo de atracadores, quienes se dieron a la fuga. El segundo episodio sucedió en un taller de joyería situado en la avenida de Felipe II sobre las 19.30. Su dueño, Antonio Sancho Arevalillo, de 54 años, se encontraba en el comercio, acompañado de su hijo Marcos, que le ayudaba en el negocio, y de su dependienta. Atendían a la clientela: una pareja y otros dos extranjeros, quienes habían ido a la tienda por la mañana con la excusa de mirar algunas piezas. De súbito, mientras el encargado del local sacaba mercancía de las vitrinas del escaparate, se percató de las intenciones de los supuestos compradores. Ya les había mostrado relojes, joyas y otros objetos, que estaban desplegados en el mostrador. Nada les convencía, lo que levantó sus sospechas. De ahí, que dijera: Llevaos lo que queráis, pero no hagáis daño. La cámara os está grabando explicó a ABC uno de los testigos de los hechos. b El dueño del El cadáver del joyero asesinado, fue despedido con aplausos, cuando era trasladado por la funeraria tos desgarradores procedentes del interior alertaron a la empleada de un local colindante. Al entrar, la imagen que vio la dejó aterrada: Antonio yacía en el suelo, boca abajo, junto a diversos objetos de su comercio, envueltos en su propia sangre. Tenía un enorme agujero en la espalda e, incluso, la camisa quemada, lo que prueba que el disparo fue a bocajarro. Con una toalla, ayudada por Marcos y por la otra mujer, intentó taponar la hemorragia. A la llegada de la UVI móvil del Summa, que recibió el aviso a las 19.45, nada pudieron hacer. Antonio tenía un orificio de entrada, y la bala, alojada dentro, le alcanzó el pulmón y el hígado. Falleció prácticamente en el acto. El jovero, casado y con tres hijos, dos chicos y una chica, era muy conocido en el barrio. Le habían operado de una hernia hace 10 días y estaba al pie del cañón. Echaba muchas horas. Le dije que por qué no se tomaba unos días y replicó que no podía: que las ventas no iban bien en esta época manifestó un colega de profesión, José Luis Sáez. Era muy popular, tenía mucha mercancía y daba facilidades de pago. Era superagradable. Es una desgracia, tanto trabajar, ¿para qué? decía Natividad González, del mismo gremio. La joyería de Antonio había sufrido otro atraco hace dos años. Por ello, extremó las medidas de seguridad: cámara, blindajes y una norma, no abrir a desconocidos. Su mujer y Marcos- -de veintitantos años- testigo de su muerte, estaban en estado de shock no así los vecinos, quienes despidieron su féretro gritos exigiendo soluciones. JULÍAN DOMINGO Violencia doméstica Horas antes, en el barrio de Manchamarilla, de Torrejón, tenía lugar el primer homicio. Sus recién llegados vecinos han tardado poco en saber qué es convertirse en el escenario de un espantoso crimen. Manuel del Río Nuevo, de 41 años, caía apuñalado ayer de madrugada en su propio portal, en el número 4 de la calle de Irlanda. El cadáver de Manuel, hermano menor del concejal del Grupo Mixto, Fernando del Río, fue hallado por un vecino que salía del inmueble para ir a tra- Una escopeta de cañones recortados Un ruido seco le dejó sin habla. Antonio se desplomó y de su cuerpo empezó a manar sangre a borbotones. Uno de los asaltantes le había descerrajado un tiro a quemarropa y por la espalda con una escopeta de cañones recortados. Acto seguido, los dos atracadores abandonaron el lugar, tan tranquilos. Portaban una bolsa de deportes y la pistola del segundo sujeto. Eran suramericanos, aseguró la misma fuente, además de los testigos que les vieron huir. No obstante, ayer, la Policía sólo confirmó que eran extranjeros. En el exterior les esperaba un tercero, dentro de un vehículo, que se dio a la fuga a gran velocidad y que se saltó varios semáforos. Tampoco pudo confirmarse anoche si los atracadores se habían llevado algún botín. Fue su propio hijo, Marcos, quien avisó a Emergencias y a su madre, sin dar crédito a la escena que presenciaba. ¡Una ambulancia! ¡Ayuda! Los gri- Acababan de operarle de una hernia, pero ya estaba al pie del cañón. Me dijo que en esta época no había ventas El hombre acuchillado en Torrejón tenía puesta una denuncia por quebrantar una orden de alejamiento bajar a las 6.50. Inmediatamente, dio aviso al 112 y les explicó que había un hombre aparentemente muerto justo delante de la puerta. Emergencias derivó el caso a los sanitarios locales, quienes encontraron a la víctima sobre el suelo, en el interior del portal, con el puñal aún en el pecho del hombre. La herida mortal la presentaba en el tórax, aunque tenía otras superficiales por el cuerpo. El Grupo VI de Homicidios tomó las riendas del caso y, tras precintar el piso de Manuel, en la primera planta del bloque, procedió a la búsqueda de su actual compañera, una chica ecuatoriana. El fallecido contaba con una detención, el pasado mes de abril, por quebrantamiento de la orden de alejamiento. Su novia, Eniph Roxana C. B. de 22 años, le había denunciado por malos tratos el pasado año. Pese a ello, vivía por temporadas, junto a Manuel. Los hechos pudieron comenzar a las 4.20, con una pelea entre ambos. Según el testimonio de algunos vecinos, se oyó un golpe fuerte A mí me levantó de la cama añadía uno de ellos. La joven, al cierre de esta edición, se personó en la comisaría de Parla para entregarse, aunque aún no había prestado declaración ante la Policía. Mientras, el cuerpo de su víctima esperaba que se le practicara la autopsia. Con los casos de ayer, son ya 27 los homicidios registrados en la región desde el comienzo del año.