Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 VIERNES 10 6 2005 ABC Nacional Piqué y Montilla negocian el nuevo Estatuto catalán para aislar electoralmente a CiU Reducirán el articulado y el contenido nacionalista del texto y forzarán el bloqueo por parte de Mas b Ante la perspectiva del veto de CiU, el PSC es partidario de sacar la financiación del texto estatutario para garantizar una mejora de los ingresos para Cataluña MARÍA JESÚS CAÑIZARES BARCELONA. La resistencia que, hasta ahora, ha mantenido CiU en la negociación del nuevo Estatuto podría colocar a la formación nacionalista en una situación marginal, no calculada por sus dirigentes pero sí por PSC y PP, cuya complicidad en algunos contenidos- -financiación y competencias, por ejemplo- -no sólo facilita su aprobación en el Congreso, sino que además les puede proporcionar beneficios electorales. Y es que dífícilmente podrá justificar la federación su negativa a participar en un proyecto que ella misma impulsó, mientras que los socialistas podrían exhibir su triunfo y los populares arrebatarían a CiU parte de su electorado de centro- derecha. En las últimas semanas se han intensificado las reuniones entre el primer secretario del PSC, José Montilla, y el presidente del PP catalán, Josep Piqué. Según ha podido saber ABC, en esos encuentros- -el último consistió en un almuerzo celebrado la semana pasada en Madrid- -se han constatado coincidencias sobre financiación. Piqué defiende que el Estatuto sólo contenga principios generales y que el grueso de la financiación se negocie al margen, en el seno del Consejo de Política Fiscal y Financiera. Según fuentes socialistas, Montilla estaría de acuerdo con esa negociación paralela si CiU persiste en su actitud de bloqueo del Estatuto- -la aritmética parlamentaria convierte los votos nacionalistas en decisivos- algo que PSC y PP dan por hecho. El número dos del PSC sostiene que, en el caso de que no haya nuevo Estatuto por culpa de los nacionalistas, al menos se garantiza la mejora de los ingresos en Cataluña Los ponentes celebraron ayer su última sesión de trabajo antes de la cumbre de líderes políticos de mañana nidad valenciana como nacionalidad Este concepto agrada al PP, pero no al PSC, que es más partidario de que Cataluña se defina como nación, lo que convierte este punto en uno de los escollos que deberán debatirse en la cumbre de líderes políticos que mañana acogerá el Parlamento catalán. Esta cuestión identitaria, unida al modelo de poder judicial previsto, ha dividido a los propios socialistas. Y es precisamente ese malestar una de las causas que ha colocado a Montilla al frente de esas discusiones privadas con dirigentes políticos, que, a fin de cuentas, son las más decisivas en el espinoso terreno de la negociación. Tras los últimos resbalones del presidente Pasqual Maragall- -la crisis del 3 %o YOLANDA CARDO El concepto de nación se debatirá en la cumbre La ponencia que elabora la propuesta de reforma del Estatuto acordó ayer los puntos que se tratarán en la cumbre de líderes políticos que tendrá lugar mañana en la Cámara catalana- -la segunda, tras la celebrada en Miravet (Tarragona) -y que, por su complejidad, generan discrepancias entre los grupos políticos. Entre estos se encuentra la definición de Cataluña como nación; la mención de comarca como ente local integrado en la organización territorial de la Generalitat; el reconocimiento de los derechos colectivos de Cataluña y el establecimiento del principio de bilateralidad entre Estado y Generalitat; la igualdad de voto entre todos los electores; la inclusión de un título sobre derechos; el concepto de competencia exclusiva, financiación, la iniciativa de los ayuntamientos y la iniciativa popular para proponer la reforma del Estatuto, y la mayoría necesaria para aprobar la reforma estatutaria. Simplificar el articulado PP y PSC también están de acuerdo en simplificar el Estatuto, cuyo borrador casi alcanza los 300 artículos; evitar que el blindaje de competencias autonómicas prevea la fórmula de exclusividad y que se abuse del artículo 150.2 para reclamar transferencias. Hay consenso también en el hecho de que, desde el Estatuto, no se puede dictar la legislación básica del Estado. Para Montilla y Piqué, el modelo a seguir es el Estatuto valenciano, en el que Gobierno y oposición pactaron un texto con una perfecta cabida en la Constitución y en la que se ha definido la comu- La implicación de los populares en la reforma afianza su posición en el espacio de centro derecha catalán ERC quiere dar prioridad a la mejora de los ingresos, por encima de cuestiones identitarias el espectáculo del viaje a Israel- de los que aún quedan secuelas, los socialistas asumen que en estas lides es el ministro de Industria quien puede exhibir una cierta autoridad. Para palpar las distintas sensibilidades existentes en el PSC, el miércoles por la noche tuvo lugar una cena en Barcelona a la que acudieron el propio Piqué; el portavoz parlamentario del PP, Francesc Vendrell; el vicesecretario primero del PSC, Miquel Iceta- -partidario de que Cataluña sea calificada como nación- y la presidenta del grupo parlamentario de los socialistas, Manuela de Madre. Previamente, Iceta y De Madre almorzaron con el presidente de la Comisión Constitucional del Congreso, Alfonso Guerra, enemigo declarado de cualquier proyecto que supere la Carta Magna. Fuentes del PP aseguraron que han constatado una predisposición a rebajar pretensiones que los populares consideraban maximalistas. Igualmente de máximos eran los postulados de ERC que, para satisfacción de PSC y PP, ha optado por el posibilismo- -los republicanos han dado prioridad a la financiación, por encima de cuestiones simbólicas e identitarias- -para facilitar la aprobación del Estatuto y sacar provecho de un triunfo que, como partido del gobierno en Cataluña y de apoyo al PSOE, en el Congreso, también les correspondería.