Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 10 6 2005 Opinión 7 tidos a celebrar su referéndum? Parece que el efecto dominó puede agrandarse, hasta el extremo de que, si llegaran a celebrarse, todos los referendos pendientes podrían resolverse en contra del Tratado. Por eso en Gran Bretaña el referéndum acaba de aparcarse; los checos comienzan a plantearse su aplazamiento; y el ministro de Asuntos Exteriores de Portugal acaba de declarar- -a título personal, desde luego- -que el Tratado no parece viable y que habría que empezar a preparar otro diferente. No hay que olvidar, por otra parte, los efectos de estos acontecimientos en aquellos países que no han ratificado aún el Tratado, y que se planteaban hacerlo por un procedimiento distinto al del referéndum. ¿Con qué autoridad pretenderán los gobiernos o los parlamentos de Suecia, Finlandia y Estonia, por ejemplo, aprobar un Tratado que han rechazado los ciudadanos de algunos estados, y que algunos gobiernos han metido en el congelador? LA ESPUMA DE LOS DÍAS ZAPATERO Y EL INCIENSO E ÁNGEL CÓRDOBA marzo de 2005, con el trabajo de campo hecho a fines de 2004- -no detectó un porcentaje muy alto a favor del proyecto en la mayoría de esos países. Comenzando con los datos menos favorables al Tratado, los porcentajes a favor eran éstos: Gran Bretaña (20 por ciento) Irlanda (26) la República Checa (39) Portugal (40) Polonia (43) Dinamarca (44) Francia (48) España (56) Luxemburgo (57) y Holanda (63) Si precisamente en dos de los países en que- -a fines de 2004- -había un porcentaje más elevado de gente a favor del Tratado se han producido resultados tan contrarios a él, ¿qué cabe esperar que suceda en los otros países comprome- España seguirá siendo diferente como se decía en los años sesenta del siglo pasado, y Rodríguez Zapatero puede quedarse sólo con la pancarta de la manifestación. Además, cabe pensar que, si se hubiera producido el debate necesario, que se escamoteó por las prisas europeístas del Gobierno, y no se hubiera dado el apoyo del centro derecha al Tratado, las cosas podrían haber sido, también aquí, algo distintas. El argumento de que la Constitución es buena, pero que los ciudadanos han aprovechado la coyuntura del referéndum para tirarles de las orejas al Gobierno francés y al holandés parece algo pueril. Si el proceso de rechazo sigue adelante en los países restantes- -y los cálculos están a favor de esta posibilidad- ¿puede mantenerse ese argumento? ¿Habría que pensar que tan sólo el Gobierno español se salva de la censura ciudadana? No cabe duda de que algunos gobernantes están saliendo debilitados en este proceso. Las últimas encuestas francesas muestran una caída libre de Chirac, cuya cota de popularidad ha bajado al 26 por ciento. La incógnita es si el Gobierno de Zapatero, de momento el único gobierno triunfador en su referéndum, saldrá reforzado por haber seguido el camino correcto a juicio de su presidente, o será considerado como un gobierno incauto, al impulsar al país hacia una Constitución que por razones diversas- -de las que no excluyo un cierto margen de egoísmo- -comienzan a rechazar las poblaciones de otros países importantes de la UE, las cuales han situado al Tratado en estado comatoso o, como afirman los euroescépticos, definitivamente difunto. PALABRAS CRUZADAS ¿Cree, como Solbes, que la caída de la inversión extranjera no es preocupante? LAS CAUSAS SE EXPLICAN ESEABLE es que crezca la inversión exterior, aumente la exportación, baje la inflación, suba el empleo, más salarios, menos tiempo de trabajo y... ¡dos huevos duros! Lo posible y lo probable son otro cantar. La caída de la inversión extranjera a la mitad con respecto al mejor de los tres últimos años (aunque esté por encima del cuatrienio anterior) no es una buena noticia, como tampoco lo es que no llueva. Preferible es que llueva, a tiempo y en la cantidad precisa, ni una gota más. Respecto a los inversores extranjeros, lo deseable es que abunden y que les guste lo nuestro. Con más recursos se financiarán más proyectos y se generarán más expectativas. Pero ni Europa ni EsF. GONZÁLEZ paña están hoy en las zonas preferentes URBANEJA de inversión internacional. El flujo de recursos va hacia Asia, más que a Europa. También los recursos europeos buscan territorios con más potencial. Europa es un mercado maduro que crece poco, bastante autosuficiente y muy abierto al comercio exterior, de manera que los productores fabrican lejos más barato para vender aquí. Es tan lógico como inevitable y abre paso a otras oportunidades. En España invierten más los jubilados alemanes que los industriales. Algo que hay que interpretar y optimizar, porque es otro mundo y otra etapa. EL SEÑOR DE MARRÓN D E N el desopilante monólogo de Gila que empieza: Cuando yo nací, mi madre no estaba en casa el genial humorista habla de un señor de marrón que vivía con su familia. Así es Pedro Solbes, un hombre marrón, o gris, pero que es un verdadero genio de la política, porque sin hacer nada bueno transmite la sensación de que nuestra vida sería peor sin él, que nos abriga con quietud y sosiego. Su política presupuestaria, determinada por las presiones del tripartito, es irresponsablemente expansiva, es lo peor que necesitamos dado nuestro diferencial de inflación, mientras que las reformas liberalizadoras brillan por su demora o ausencia. C. RODRÍGUEZ Y cuando España crece por inercia, y BRAUN porque la comparación con languidecientes vecinos nos favorece, cuando la incertidumbre sobre el futuro frena las inversiones directas, Solbes llama la atención sobre las inversiones de cartera y dice que los datos sobre las primeras no son elementos de especial preocupación, pero hay que seguirlos con especial interés Las cifras, afirma, son buenas, pero apresuradamente añade: Hay que tener mucho cuidado porque siempre hay riesgos y problemas A Gila se le olvidó aclarar que cuando su señor de marrón abría la boca, salía fundamentalmente humo. N la reciente historia del PSOE han contado mucho tres cosas: rectificar, descubrir la realidad y ejercer el poder hasta el colapso. Luego, se olvidan las dos primeras, se practica la segunda a fondo y se añade un uso creciente del incensario para el líder. Al fin y al cabo, sin Zapatero no estarían en el poder. Incluso así, si quienes le inciensan es porque le quieren bien o le quieren mal es algo que corresponde a un misterio de la conciencia. Expresamente, presentarle como el salvador de la Unión Europea es un revuelo de botafumeiro que desfavorece cualquier estrategia de credibilidad. Desde el PSOE se alienta a Rodríguez Zapatero paVALENTÍ ra que sustituya a los PUIG ídolos caídos, a Chirac y a Schröder. En lugar de precaverle respecto a los idus de marzo, es como invitarle a tomar el relevo de Gorbachov cuando Boris Yeltsin ya tenía cogidas las riendas. Le están proponiendo una suerte de inmolación cruel y vana. En un momento en que nadie sabe exactamente qué hacer con la Unión Europea, en una fase de tanto zarandeo que es como para atarse del palo mayor, la ejecutiva del PSOE considera que el sí de España al Tratado Constitucional permite a Zapatero ponerse al frente del proceso de integración europea. Suceden tantas cosas que esos arrebatos de impudor, tal vez para bien de todos, pasarán desapercibidos. La situación es totalmente la contraria: a la Unión Europea le hacen falta liderazgos efectivos y no operaciones de incensario. En parte es por eso por lo que Chirac y Schröder están como están después de haber sido auxiliados por Zapatero en la campaña por el sí Basta ver cómo respira Sarkozy tan favorablemente respecto al atlantismo o con qué celeridad la democristiana alemana Angela Merkel anuncia, en caso de ganar las elecciones, una revitalización de las relaciones entre Berlín y Washington. Lo extremoso del enfoque expresado en la ejecutiva del PSOE es que no se le aconseje al líder tomar resguardo sino dar un paso adelante en pos de la gloria europeísta. O están considerablemente anticuados o ya se han propuesto hundir a Rodríguez Zapatero lisonjeándole para que se empeñe en una batalla imposible. Para estas cosas, a quien conviene consultar ahora mismo es a Tony Blair, aunque José Bono le tenga por un gilipollas Blair tiene in mente todos los elementos de la jugada. Salva a sus adversarios que Gran Bretaña no esté en la eurozona: por ahora, ni está ni se le espera. Con sí o no en sus refrendos nacionales, lo que afecta ahora a todos los europeos es la estabilidad del euro y una noción de seguridad colectiva que no requiere estrictamente del Tratado Constitucional fallido. A lo mejor es que el botafumeiro del PSOE todavía funciona con pesetas. vpuig abc. es ¿Y usted qué opina? Déjenos su mensaje o su voto en la página web www. abc. es eldebate