Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 Sociedad JUEVES 9 6 2005 ABC Comunicación ALBERTO VOURVOULIAS Nuevo director de El Diario La Prensa de Nueva York ÁNGEL RIESGO Hay que ser ameno y ágil pero también combativo en las noticias El director del periódico en español más antiguo de EE. UU. con 90 años de historia, habla con cautela, como si todavía no estuviera muy seguro del terreno que pisa. No en vano, es el tercer director en los últimos dos años pero el primero que viene de la prensa anglosajona TEXTO: ALFONSO ARMADA FOTO: CORINA ARRANZ RESULTADO DE SAN SEBASTIÁN e celebró El Sol, nuestro festival de creatividad Iberoamericana y lo hizo con un gran éxito. De los ganadores del festejo destacaría a Coca Cola, que consiguió algo nunca visto en el festival: todos los premios de la categoría de bebidas no alcohólicas y seis premios más, además del gran premio del festival. Mérito tuvieron también Caja Madrid nombrado anunciante del Año, Señora Rushmore entre las agencias españolas y Ogilvy entre las latinoamericanas. La tormenta producida por la renuncia del presidente del jurado, se suavizó con la moderación con que el resto del jurado trató el tema y la calidad del palmarés resultante, sin embargo un halo de duda quedó en nuestras cabezas, que habría pasado en la sala de juicios para que un profesional veterano y experto abandonara San Sebastián tan inopinadamente dando un portazo al Festival. Marcio Moreira, que así se llama el dimitido presidente lo ha explicado en una nota que muestra su frustración y enfado, aunque no clarifica el portazo. La nota tiene una frase realmente inquietante, que no tiene que ver con el jurado, ni con el festival, sino con la situación de la publicidad en España hoy; sentí como si me hubiese embarcado en la máquina del tiempo y hubiese vuelto a los 80, cuando los creativos se preocupaba de los titulares divertidos, gráficos con doble sentido, bromas divertidas y efectos especiales como opuestos a la calidad y alcance multidisciplinar de las verdaderas ideas. También olí el rancio olor del nacionalismo, de la mentalidad que valora las figurillas más que la resuelta creatividad Asusta leer de letra de un Vicepresidente de McCann en Nueva York, ese sabor anticuado del comportamiento de algunos creativos y publicitarios españoles que ha sido denunciado insistentemente desde esta columna, una buena sonrisa o un chiste ingenioso son a veces más importantes que una buena venta o un consumidor fiel más en cartera. Los premios creativos son imprescindibles para desarrollar nuestra industria, incentivan en los profesionales la búsqueda de la excelencia de la calidad y del éxito, pero nunca perdiendo de vista que una idea publicitaria es la que produce efectos; si no lo hace es una idea, pero no es publicitaria. En cuanto al nacionalismo, tan habitual en todos los festivales, sigue siendo una enfermedad generalizada en el mundo, difícil de erradicar. S NUEVA YORK. Nacido en la capital mexicana hace 47 años, pasó su infancia en Guatemala y llegó a Estados Unidos con 16 años para terminar su educación y estudiar relaciones internacionales en la Universidad de Pensilvania. Ha sido editor de la edición latinoamericana de la revista Time subdirector de la revista ARTnews y jefe de la redacción de El Diario Cada vez que quiere enfatizar algo, coge un ejemplar del diario que tiene abierto y doblado, como en medio de una lectura interrumpida, y lo palpa, como si necesitara tocar tinta y papel: El periódico va a ser un defensor de los derechos de los inmigrantes dice. ¿Con qué planes desembarca en El Diario La Prensa -Creo que es un buen periódico, que trabaja muy seriamente la noticia, y especialmente las noticias de la comunidad hispana de Nueva York. Entre otras cosas, creo que es un momento muy importante para los hispanos en Estados Unidos porque encarnan algunos de los aspectos que los académicos llaman la globalización: flujos económicos, movimientos laborales e intercambios culturales, y de muchas maneras nuestros lectores los encarnan, y además de eso se trata de un momento abierto en la política de la ciudad, estamos eligiendo un alcalde y se ha producido un cambio político a nivel nacional: los votantes hispanos votaban mayormente demócrata, ahora en números más grandes están votando republicano. Por todos estos motivos creo que es un momento muy importante para el auditorio hispano donde puede brillar el periódico. ¿Se pueden adelantar algunas de esas ideas? ¿Cuándo le llamó Rossana Rosado, la editora, puso algunas condiciones, exigió usted manos libres? -Hablamos básicamente de mi filosofía. Me dieron el puesto por lo que les dije, como pienso yo cuál es la misión del periódico. No aprobamos planes específicos. En términos filosóficos, creo que como cualquier periódico su primer deber es informar: somos un diario. Además de eso es importante buscar noticias. No es suficiente reportar bien las noticias que vengan, hay que buscarlas. Es algo que los medios tradicionales de habla inglesa no han hecho muy bien en los últimos cinco o diez años. El Diario siempre dudó de las cifras de venta de Hoy Al final se ha visto que se habían inflado las ci- Alberto Vourvoulias Tenemos la mejor cobertura latinoamericana, un factor que no siempre se nos ha reconocido fras. ¿En qué situación está ahora esa competencia? -Yo no le puedo decir, no me han dado las cifras oficiales The New York Sun le atribuye 50.000 ejemplares diarios, 1.500 más que Hoy En términos de competencia, creo que es sana. Estoy contento de que exista y que lo haga como un periódico vital en nuestro mercado, porque eso ayuda a enfocar nuestros esfuerzos. Como lector de los dos periódicos puedo decir que am- bos son buenos. Con un poco de suerte, los días en que El Diario sea mejor periódico van a ser más y más. -El hecho de proceder del periodismo cultural, ¿va a tener algún impacto? -Sí, claro, yo pienso que el elemento visual es importante para cualquier publicación. Creo que hay que prestarle atención a las páginas de cultura, algo que cabe dentro de la amplia tradición latinoamericana del periodismo. -Las cadenas de TV y radio hispanas alimentan a menudo los peores estereotipos sobre la comunidad con un bajo nivel cultural. ¿Dónde se sitúa El Diario -Yo estoy en contra de todos los estereotipos, claro. Este periódico no sólo tiene la misión de informar, como cualquier otro, sino que también tiene el lema del campeón de los latinos, de ahí su responsabilidad de defender a la comunidad. ¿Hay espacio en esta ciudad para un diario en español tan exigente como The New York Times o su modelo va por otro camino? -Sí, claro, para muchas publicaciones. Yo creo que este rotativo es un buen periódico, y me gustaría asegurarme de que en el futuro sea ameno y ágil, pero a la vez independiente y combativo en sus noticias. El New York Times hace un buenísimo trabajo, pero para serle honesto, como catedrático aquí en la ciudad, leía también El Diario porque presenta mejor cobertura de noticias latinoamericanas, aunque es un factor que no siempre se le reconoce al periódico. La única forma de mantenerse al tanto de los eventos latinoamericanos, además de Internet, es a través de este periódico. Queens Puebla: barrios vecinos El Diario piensa englobar a toda la comunidad que habla español? -Informamos a una audiencia que es cambiante. Para nosotros, lo importante es informar sin excluir. Yo no creo que haya cambiado la misión del periódico, pero la definición de la comunidad hispana se ha ensanchado mucho en los últimos años, es una comunidad diversa, con representación significativa no sólo de Centroamérica y de México. Nuestra comunidad hispana es mucho más global de lo que era antes, y la vida diaria también es mucho más global. Cuando mis padres llegaron de Guatemala hace más de 30 años no tenían mucho contacto con su país. Hoy en día uno puede vivir en Nueva York y mantener contactocon Puebla, Ciudad de Guatemala o Guayaquil. La nueva geografía del mundo es una donde se unen lugares políticos, económicos e intelectuales. Queens, aquí en Nueva York, y Puebla, México. Son pueblos vecinos. Ésa es la nueva realidad, y la tenemos que reflejar nosotros.