Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 9 6 2005 Internacional 29 Rajoy organiza una alianza estratégica con Sarkozy y Merkel b El PP critica a Zapatero por pri- Luxemburgo dice a España que no renuncia a aprobar las cuentas de la UE b Zapatero preparará el sábado, en una cena con Solana, Almunia y Borrell, una activa estrategia española para el próximo Consejo Europeo de Bruselas L. AYLLÓN CÓRDOBA. La presidencia luxemburguesa de la Unión Europea está firmemente decidida a alcanzar un acuerdo sobre las perspectivas financieras para el periodo 2007- 2013 durante la cumbre que se celebrará en Bruselas los días 16 y 17, según comunicó ayer el ministro de Asuntos Exteriores de Luxemburgo, Jean Asselborn, a su colega español, Miguel Ángel Moratinos, con quien se entrevistó en Córdoba. Asselborn y Moratinos aprovecharon su presencia en una conferencia sobre antisemitismo para analizar el delicado momento que vive la UE. Ambos mandatarios coincidieron en la necesidad de lograr un acuerdo sobre las cuentas europeas para lanzar un mensaje positivo en el próximo Consejo, aunque sea preciso prolongar la reunión hasta el sábado, según indicó el ministro luxemburgués. vilegiar las relaciones con las personas pero no por las buenas relaciones con Francia y Alemania, dos países muy importantes A. SOTILLO MADRID. En esta hora de cambios que podrían traer un relevo en el liderazgo europeo, el presidente del PP, Mariano Rajoy, está trabajando en la creación de una alianza estratégica con Ángela Merkel y Nicolas Sarkozy, líderes centristas de Alemania y Francia que cuentan con fuertes posibilidades de convertirse en futuros jefes de gobierno de sus respectivos países. La relación personal de Rajoy con Sarkozy se remonta a cuando ambos coincidieron como ministros del Interior y cooperaron con muy buena química personal. Las relaciones con Merkel comenzaron a articularse cuando Rajoy se entrevistó con ella en Berlín durante la campaña de las pasadas elecciones generales y, desde entonces, se han desarrollado a partir de una casi total coincidencia. Línea caliente El secretario de Relaciones Internacionales del PP, Jorge Moragas, explica a este respecto que existe una línea caliente entre los tres partidos que, desde hace un par de años, trabaja en la coordinación de posiciones de cara a lo que bien podría convertirse en el futuro en una alianza estratégica europea. Se trataría del anclaje del PP a un eje franco- alemán renovado, liberal, europeísta, pero en buena sintonía también con Estados Unidos. La crítica del PP a Zapatero es porque ha privilegiado las relaciones con las personas por encima de las que deben tenerse con los países. Pero no se le critica porque mantenga buenas relaciones con Francia y Alemania, que son dos naciones muy importantes señala Gustavo de Arístegui, portavoz de Exteriores del PP. Las relaciones con los partidos de Sarkozy y Merkel no sólo se desarrollan en el ámbito de la política exterior. En el área de la inmigración está previsto que Ángel Acebes, secretario general adjunto del PP, tenga hoy una intervención sobre el particular en unas jornadas organizadas por Sarkozy y su partido, la UMP. Economía, asuntos de Interior, Justicia y lucha contra el terrorismo son otros tantos puntos prioritarios de cooperación. Y de cara también al desarrollo de esa relación, el próximo 6 de julio se celebrarán en la FAES unas jornadas especiales tituladas Por un nuevo liderazgo europeo en las que los tres partidos ilustrarán esa alianza de futuro. La UE funciona Precisamente, la idea de demostrar que la Unión funciona y que no se ha paralizado el debate sobre las perspectivas financieras es uno de los propósitos de José Luis Rodríguez Zapatero, según fuentes gubernamentales. Asimismo, el presidente del Gobierno español insistirá en la necesidad de abrir un periodo de reflexión tras el no de franceses y holandeses, sin dar por muerto el Tratado Constitucional. Zapatero, que pretende desarrollar una estrategia activa preparará el sábado su actuación ante el resto de mandatarios comunitarios en una cena en la Moncloa con Javier Solana, Joaquín Almunia y José Borrell, los tres españoles con alta responsabilidad en Europa. El Gobierno teme la paralización de la UE porque el retraso en el cierre de los presupuestos comunitarios juega en su contra, aunque también sabe que no es el mejor momento para pedir concesiones a Francia o Alemania. Todo apunta a que la presidencia luxemburguesa buscará un acuerdo que incluya un presupuesto en torno al 1,06 por ciento del PIB de los Veinticinco en créditos de pago, una solución intermedia entre el uno por ciento que aceptan los países ricos y el 1,14 que propone la Comisión Europea. Para el Ejecutivo español, que ha asumido que nuestro país no puede aspirar eternamente a los fondos de cohesión, el objetivo es evitar que España se convierta en contribuyente neto antes del año 2013.