Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 9 6 2005 Internacional 27 4.500 millones de euros para relanzar el empleo. El primer ministro no indicó de donde saldrá ese dinero. -Se prometen grandes trabajos nacionales en nuevas tecnologías, financiados parcialmente con la privatización limitada de algunas empresas, comenzando por ciertas autopistas. -Se confirma la pausa de los impuestos, para movilizar nuestras fuerzas en la lucha contra el paro -Varios departamentos públicos, y el Ministerio de Defensa a la cabeza, deberán dar ejemplo y ofrecer empleos a tiempo parcial para jóvenes. -Las pequeñas empresas que den trabajo a jóvenes serán premiadas con cheques de montantes variables. -Se crearán polos de desarrollo industrial que ya fueron experimentados Francia y España en los años 60. -Se promete a las pequeñas y medianas empresas una parte creciente en los mercados públicos, si la UE acepta tales prácticas. Tímido liberalismo Dominique de Villepin defendió ayer ante la Asamblea Nacional en París su plan contra el desempleo y para reunificar al país AP Villepin presenta su plan de gobierno en medio de una fuerte contestación social Centristas, socialistas, comunistas y sindicatos, en pie de guerra las propuestas del nuevo primer ministro francés, se apresura a extender el certificado de defunción de la V República JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Dominique de Villepin, primer ministro, presentó ayer un programa de gobierno que promete combatir el paro con urgencia pide el proteccionismo de la UE, anuncia grandes proyectos, la privatización parcial de algunas empresas y renuncia a cualquier reducción de impuestos. Centristas, socialistas y comunistas anuncian un fin de régimen y los sindicatos b La oposición, tras escuchar convocan una jornada de lucha dentro de once días. Antes de pronunciar su gran discurso, para lograr la confianza de la Asamblea Nacional, 8 de cada 10 franceses afirmaban no esperar nada de Villepin. Tras conocer el programa, los centristas de la Unión por la Democracia Francesa (UDF) que forman parte de la mayoría gubernamental, decidieron que se abstendrían de votar negándole su confianza, y François Bayrou, su líder, declaraba: La V República modelo Mitterrand Chirac agoniza Gracias a la mayoría de la Unión por un Movimiento Popular (UMP) Villepin recibió la confianza de 363 diputados conservadores y fue rechazado por 178 diputados centristas, socialistas y comunistas. Dos horas más tarde, la CGT, sindicato mayoritario, anunció una primera jornada de lucha contra el gobierno, el próximo día 21. Este programa, recibido con escepticismo y hostilidad, oscila entre el proteccionismo europeo, el voluntarismo estatal y una tímida apertura de carácter liberal minimalista Para darle dimensión europea Villepin lanzó dos iniciativas muchas veces avanzadas por otros líderes europeos: Europa no se construye sólo con la fuerza del mercado. La UE debe usar todos sus medios para proteger sus empleos y debe instaurar la preferencia europea en materia laboral Sentado ese marco europeo Villepin expuso un largo rosario de medidas voluntaristas: -El Estado promete invertir unos Esas medidas voluntaristas de carácter tradicional, bastante utilizadas durante los últimos veinticinco años con éxito relativo, se apoyan con otras iniciativas que los expertos estiman liberales, con muchísimos matices. La gran novedad de la guerra total de Villepin contra el paro será el nuevo contrato primer empleo Un contrato de nuevo tipo, que permitirá fichar dos años a título de ensayo Los especialistas en derecho laboral estiman que es una medida de flexibilidad. Los sindicatos denuncian un ataque contra el derecho laboral que abre otra brecha de empleos basura Otras medidas son: -Sancionar a los parados que rechacen varias ofertas razonables. -Los parados que acepten trabajo rápidamente serán premiados con un cheque de mil euros. -La Agencia Nacional para el Empleo recibirá individualmente a unos 57.000 jóvenes parados antes de finales de septiembre, comprometiéndose a proponerles un puesto de trabajo Las medidas voluntaristas no han sido saludadas por la patronal con un entusiasmo frenético. Las medidas tímidamente liberales han precipitado la contestación sindical. Los analistas políticos estiman que el margen de maniobra de Chirac y su nuevo gobierno es muy limitado Veremos.