Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 9 6 2005 Nacional 21 El abuelo paterno de la niña a la que mató un perro culpa a la madre por estar drogada b Acusa a ella y a su compañero de dejar sola a la pequeña en su casa de Sitges con un animal de gran tamaño y peligroso ABC VILANOVA I LA GELTRÚ. Mientras la madre y el dueño del perro que atacó mortalmente a una niña de dos años el pasado domingo en la localidad de Sitges declaraban ayer en comisaría, el abuelo paterno de la víctima culpó a ambos y les acusó de haberla dejado sola mientras estaban drogados. El abuelo, Luis Muntanyiola, médico de profesión, manifestó a Efe que la madre y su compañero llegaron a la casa posteriormente y bajo los efectos de sustancias estupefacientes. También mostró su indignación por este trágico suceso y atribuyó la responsabilidad del ataque mortal a la madre de la niña, Marta P. R. y a su compañero sentimental, Carlos C. B. por dejar a la pequeña sola con un perro de gran tamaño y peligroso. Incluso llegó a asegurar que la madre es drogadicta y traficante minorista de pequeñas cantidades de drogas y que en el momento del ataque estaba haciendo su trabajo Según su versión, cuando ella y su compañero aparecieron en el lugar de los hechos tenían signos completamente claros de estar bajo los efectos de algún tóxico o alguna droga El presunto parricida de Piedrabuena fue conducido ayer por dos guardias civiles para prestar declaración ante el juez Más de medio siglo después de su encarcelamiento por el asesinato del primer marido de su mujer, Ramón Lozano regresará de nuevo a prisión. Así lo decretó ayer el juez una vez que el presunto parricida de Piedrabuena reconoció su crimen y declaró estar arrepentido Quería a Rosaura más que a mi madre TEXTO: CARMEN DEL CAMPO FERNANDO ROJO FOTO: EFE Demanda judicial El abuelo paterno puso una demanda judicial contra la madre de su nieta, a la que acusa de negligencia. Como homenaje a mi nieta, que ha muerto de manera tan brutal, le voy a brindar que se sepa la verdad manifestó el abuelo. Por su parte, la madre y el dueño del perro declararon ayer por la mañana durante dos horas y media en la comisaría de Vilanova i la Geltrú. Aunque no trascendió el contenido de la declaración, la Guardia Civil explicó que el compañero sentimental de la madre y propietario del perro declaró en calidad de imputado por un presunto delito de negligencia por imprudencia Paula murió en la madrugada del lunes en el Hospital Sant Joan de Déu como consecuencia de la gravedad de las mordeduras del perro, cuyo dueño es el compañero sentimental de la madre de la pequeña. El funeral por la niña se ofició ayer por la tarde en Barcelona. Los padres de Paula, que estaba a punto de cumplir tres años, se habían separado hace año y medio y desde entonces la niña pasaba media semana en casa de sus abuelos paternos, donde vivía con su padre, y la otra mitad con los maternos. CIUDAD REAL MADRID. Aún le quedaban restos de sangre en la camisa cuando ayer, al regresar a la escena del crimen, Ramón se derrumbó. Custodiado por dos guardias civiles, el presunto parricida de Piedrabuena todavía tuvo arrestos para declarar su arrepentimiento: La quería más que a mi madre, y a una madre es a lo que más se quiere dijo ante los periodistas refiriéndose a Rosaura, la mujer que le indujo al asesinato de su amo en 1952, la mujer con la cual se casó tras ser ambos condenados a treinta años de cárcel y la mujer a la que presuntamente degolló el pasado lunes. Cuando fue recluido por el anterior asesinato, Ramón Lozano apenas tenía 26 años. Ahora regresará de nuevo a prisión con 79. Así lo decidió ayer el juez de primera instancia, quien decretó prisión provisional comunicada y sin fianza, aunque dado el grave deterioro físico y psíquico que ha sufrido en las últimas horas, Lozano no será encarcelado hasta que se recupere en la unidad de psiquiatría del Hospital del Carmen. Por su parte, el fiscal- jefe de Ciudad Real, José María Caballero Klin, quien considera los hechos constitutivos de asesinato, pedirá que Ramón sea juzgado por un jurado popular y aseguró que el detenido se derrumbó en varias ocasiones durante su declaración ante el juez, repleta de contradicciones. Caballero considera que la gravedad de los hechos aconseja la petición de prisión, pero justifica también que sea internado en un psiquiátrico ante el riesgo evidente de suicidio Por su parte, el abogado defensor, José Antonio Rodríguez alega que Ramón Lozano padece un transtorno mental que le ha llevado a cometer estos hechos, pues sufre celos de forma muy extremada y lleva seis o siete años en tratamiento psiquiátrico por padecer demencia senil. Pese a que aún no se conoce el informe completo de la autopsia, sí se sabe que al menos una de las cuchilladas que recibió Rosaura en el cuello era mortal de necesidad. El amo y el gañán El presunto parricidio de Piedrabuena ha refrescado la memoria de los mayores, no solamente en este municipio de 5.000 habitantes, también en Los Pozuelos- -de apenas 600, donde solían hacer las compras- -y en Corral de Calatrava- -de 1.400 vecinos- municipios entre los que se encontraba la finca Santa Bola donde Rosaura y Ramón se conocieron en su juventud. Ella era la esposa de Juan Miguel Hernández, el amo y él, Ramón, el gañán que, según cuentan en el lugar, se enamoró de Rosaura. Según la versión popular, Ramón mató a su amo y primer marido de su mujer de una pedrada y luego lo ató a un caballo para simular una caída Una historia de amor que les llevó a planear el asesinato. Según las versiones de los vecinos, el crimen se produjo cuando el amo llegó a la finca a caballo y Ramón estaba arando. Entonces el criado le tiró una piedra con una onda y después incorporó su cuerpo al animal, colocando incluso los pies en los estribos, para simular una caída. Una vecina de Los Pozuelos, Carmen, que asistió al velatorio, asegura que el cadáver de Juan Miguel lo trajeron en un carro y que Rosaura se encontraba entonces embarazada. Después del crimen, hasta que fue detenido, Ramón continuó trabajando en la finca. La investigación de aquel asesinato se abrió a instancias de la madre de la víctima, quien obligó a la exhumación del cadáver después que los hijos de Rosaura y Juan Miguel confesaran a la abuela que habían visto a mamá darse un beso con Arruza (así conocían al criado) en la cuadra Carmen afirma que la detención de Ramón fue muy peculiar, porque los agentes se hicieron pasar por chalanes compradores de ganado de aquella época, y cuando se personaron en la finca, aquel intuyó que iban a por él y huyó en bicicleta. Lo pillaron en el puente del Guadiana explica. Unos hechos- -reconocen los vecinos de Corral de Calatrava- de película y que supusieron un escandalazo en aquella época. Según señala Carmen, vecina de Los Pozuelos, muchos se preguntaban qué le había visto Rosaura a Ramón, porque era muy feo en comparación con su primer marido