Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 MIÉRCOLES 8 6 2005 ABC Internacional La dimisión del presidente Mesa no logra apaciguar el caos y las protestas en Bolivia El jefe del Senado se apunta a la lucha por el poder y aplaza a esta tarde la sesión sobre seguridad b Todos los ojos se posaban ayer en Eduardo Rodríguez, presidente de la Corte Suprema, el único nombre que encontraba consenso entre los sectores movilizados CARMEN DE CARLOS ENVIADA ESPECIAL LA PAZ. La dimisión de Carlos Mesa, lejos de apaciguar los ánimos y dar paso a una transición tranquila en Bolivia, atizó el fuego de los disturbios. Con la excusa de que no hay garantías de seguridad en La Paz, el titular del Senado, Hormando Vaca Diez, repudiado por la totalidad de los movimientos sociales y con ambiciones de suceder a Mesa, aplazó a esta tarde la sesión parlamentaria de la que saldrá el nombre del nuevo presidente. Mientras en La Paz retumbaban los estallidos de los cartuchos de dinamita, desde Santa Cruz, Vaca advertía: De no darse un escenario de normalidad democrática, vamos a tener que optar, seguramente, por la capital de la República, Sucre como sede para que el Parlamento trate la dimisión de Mesa y designe a su sucesor. El presidente del Senado, aliado incondicional del depuesto Gonzalo Sánchez de Lozada, pidió que se suspendieran los bloqueos para posibilitar que viajen los parlamentarios y se dio a sí mismo una tregua, hasta el final de la tarde o primeras horas de la noche (de ayer) para anunciar dónde se reunirán (esta tarde a las cuatro) los legisladores. La posibilidad de que él se convierta en el sucesor de Mesa desató la ira de los movimientos sociales que vienen desde hace un mes protagonizando bloqueos y reclaman la nacionalización de los hidrocarburos, como primera medida para regresar a sus casas. El diputado y líder de la oposición del MAS (Movimiento al Socialismo) Evo Morales, el hombre fuerte de esta crisis, advirtió de que no aceptará ese escenario y que no se moverá de La Paz, donde está la sede del Legislativo. La renuncia del presidente no puede beneficiar a los partidos que masacraron al pueblo. Vaca Diez y Mario Cossío (presidente de la Cámara de Diputados) están descalificados para ejercer la primera magistratura sentenció. Morales, como el resto de las organizaciones vecinales, indígenas y sindicales, decidieron no suspender las movilizaciones hasta que ambos, miembros del MIR (Movimiento de la Izquierda Revolucionaria) de Paz Zamora y MNR (Movimiento Nacionalista Revolucionario) de Sánchez de Lozada, respectivamente, renuncien y cedan la presidencia al titular de la Corte Fuerzas de la Policía arrestan en La Paz a algunos de los manifestantes que pedían la dimisión del presidente del Senado Suprema, Eduardo Rodríguez, tercero en la línea de sucesión. Abel Mamani, responsable de la Fejuve, agrupación vecinal de El Alto, dijo que no haremos nada para que los parlamentarios se reúnan en La Paz. Ellos saben cómo llegar, pero no aceptaremos ni a Vaca ni a Cossío. Lo que se va a dar es que se adelanten las elecciones por medio de Rodríguez En la misma línea se manifestó Román Loayza, secretario ejecutivo de la CSUTCB (Sindicato de Trabajadores Campesinos Bolivianos) No vamos a levantar las medidas de presión hasta que Vaca Diez y Cossío se vayan, y quede la presidencia en manos del presidente de la Corte Suprema En un clima de máxima tensión y con los mineros sumados a las mar- AFP chas que ayer acudían a la plaza de los Héroes y al palacio Quemado, donde permanecía Carlos Mesa, Vaca evitó reconocer sus ambiciones políticas y sembró mayor confusión en la población: Lo primero es que el Congreso debe analizar la renuncia del presidente ya que ésta no tiene carácter irrevocable. Consiguientemente, tendremos que votar por la aceptación o el La segunda renuncia de Carlos Mesa C. DE CARLOS LA PAZ. La segunda renuncia de Carlos Mesa, en los 596 días que ha permanecido al frente de la presidencia, se produjo en un escenario de anarquía y colapso absoluto de Bolivia. Hasta aquí puedo llegar confesó el hombre que hace poco soñaba con terminar el mandato de su antecesor, Gonzalo Sánchez de Lozada, que vence en 2007. Me han preguntado si estaría dispuesto a matar y mi respuesta ha sido no repitió en su discurso de despedida. La negativa de Mesa a reprimir el centenar de bloqueos que hasta ayer mantenían aislados siete de los ocho departamentos (provincias) de Bolivia ha sido aprovechada por sectores radicales que han presionado y presionado, y ajustado y ajustado las cosas hasta un nivel insostenible denunció. El presidente no se equivocaba en su apreciación, pero a él también le correspondía entonar un mea culpa por no haber sido capaz de dominar las riendas de un país en permanente estado de emergencia. Con humildad, reconoció: Si tengo algún grado de responsabilidad, lo asumo a plenitud y es por eso que pongo a disposición mi cargo Mesa se va con las manos limpias y los bolsillos con las mismas monedas con las que llegó, pudo haber aprovechado la ocasión para lanzar justos reproches a un Congreso que le ha dado la espalda una y otra vez, pero prefirió guardar silencio y mostrar la cara más noble de un político, su agradecimiento a mis Fuerzas Armadas, la institución que mejor ha entendido la democracia del país Tras expresar su deseo de que la Iglesia católica tenga éxito en la mediación de la crisis, recordó: Sigo siendo el presidente hasta que el Congreso defina el futuro del país De momento, ni la hora, ni el día están definidos