Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 8 6 2005 Nacional 23 Rosaura Casquero indujo en 1952 a su amante, Ramón López, a matar a su primer marido. Fueron condenados a 30 años de cárcel y después se casaron. El lunes Ramón presuntamente volvió a matar, pero ésta vez la víctima fue Rosaura El presunto asesino de Piedrabuena mató al primer marido de su mujer hace 54 años TEXTO: CARMEN DEL CAMPO FERNANDO ROJO FOTO: EFE CIUDAD REAL MADRID. Cuando el pasado lunes presuntamente degolló a su esposa y se intentó quitar la vida, Ramón López Arias quiso terminar definitivamente con los dos últimos lados de un turbulento triángulo amoroso teñido de sangre y que ha durado más de medio siglo. No lo consiguió, pues aún queda él para dar fe de los dos asesinatos: el cometido esta semana y el que le llevó a la cárcel en 1952 por matar valiéndose de una piedra a Juan Miguel Hernández Mateos, primo carnal y entonces esposo de Rosaura Casquero Mateos, la mujer que ayer reposaba en el tanatorio de Piedrabuena tras ser al parecer asesinada por su segundo marido. Junto a Ramón López Arias, que en 1952 era conocido con el alias de Arruza -el nombre de un famoso torero mexicano de la época- -y que ayer confesó los detalles de su segundo crimen ante la juez de Ciudad Real, Rosaura tuvo que afrontar el 26 de marzo de 1952 un juicio en esa misma Audiencia Provincial en el cual el fiscal pidió la pena capital para ambos, uno por ser autor material del crimen y la otra por inducir a su entonces amante a matar a su marido. Finalmente, ninguno de los dos pasó por el garrote, pues el juez decidió condenarles a 30 años de prisión y a indemnizar con 100.000 pesetas a los herederos de la víctima. En aquel juicio quedó probado que Ramón había acabado con la vida de Juan Miguel el 18 de julio de 1951 valiéndose de una piedra en la finca Santa Bola del término de Corral de Calatrava. Su abogado, que debutaba en estas lides, sostuvo que los hechos constituyeron delito de homicidio con eximente de legítima defensa, por no haber tenido intención de causar un mal de tanta gravedad y haber sido precedido de provocación por parte de la víctima. Y el defensor de Rosaura negó las acusaciones por estimar que su defendida no intervino en los hechos ni indujo a su realización. Al final pesaron más los razonamientos de la acusación, promovida por la madre del asesinado y tía carnal de su entonces esposa, que acusó a Arruza de asesinato y parricidio con agravantes de premeditación, despoblado y alevosía. Ayer se celebró el funeral en Piedrabuena por Rosaura Casquero, la mujer de 82 años degollada por su marido de 79 ABC publicó el primer asesinato El 3 de abril de 1952 las páginas de sucesos de este diario recogían el resultado del juicio contra Ramón y Rosaura por el asesinato del primer marido de ésta. La vista celebrada una semana antes en la Audiencia de Ciudad Real despertó gran expectación y asistió numeroso público. entre los familiares de la víctima. Tres de ellos sufrieron desmayos y fueron presa de la ansiedad, sobre todo la hija de la mujer asesinada, que según informa Efe es Juana Miguela Hernández Casquero, al parecer fruto de su primer matrimonio, que ayer tuvo que ser asistida por el médico de guardia. Tras el funeral, el cadáver de Rosau- Desmayos en el funeral Más de medio siglo después, Rosaura volvía a ser el pasado lunes, a sus 82 años, protagonista de las crónicas de sucesos. Pero esta vez, en lugar de inductora, ella fue la víctima. Ayer, cientos de vecinos se dieron cita en la iglesia parroquial Nuestra Señora de la Asunción de Piedrabuena para asistir a su funeral, durante el cual se vivieron momentos de impresionante dolor ra retornó a las instalaciones del tanatorio del municipio, debido a que los familiares, a esa hora, aún no habían recibido el permiso del forense que le practicó la autopsia para proceder a su incineración. El caso ha provocado un fuerte impacto en Piedrabuena. Varios vecinos corroboraron que la pareja estuvo en prisión por los hechos mencionados y que cuando cumplieron la condena se instalaron en Piedrabuena. Advertían que Rosaura y Ramón se conocieron en una finca de Corral, Se enamoraron, ella se quedó embarazada y planearon dar muerte al entonces marido, Juan Miguel Hernández y Mateos. Mientras tanto, en la capital de la provincia, la titular del juzgado de instrcción número 1 de Ciudad Real tomaba declaración a Ramón Lozano Arias, el único superviviente del triángulo amoroso y presunto autor material de ambos asesinatos. Tras haber sido ingresado en un primer momento en la planta psiquiátrica del Hospital del Carmen para ser atendido de las heridas que se causó en la muñeca al intentar cortarse las venas, ayer permaneció custodiado en los calabozos de la Policía Local de Ciudad Real, a la espera de volver a declarar hoy ante la juez, que previsiblemente ordenará la reconstrucción de los hechos. La Junta se personará como acusación El Consejo de Gobierno de Castilla- La Mancha acordó ayer ejercer la acusación particular en el proceso judicial que se abra por la muerte de Rosaura Casquero. El consejero de Relaciones Institucionales, Emiliano García- Page, recordó que ya son ocho los casos en los que el ejecutivo regional se ha personado como acción popular. García- Page aseguró que entre todos hemos conseguido que haya un clarísimo rechazo social a este tipo de delincuencia porque hace no muchos años, cuando un hombre maltrataba a su mujer, pasaba desapercibido y, sin embargo, hoy no sólo es noticia, sino que moviliza a toda la sociedad Asimismo, el consejero anunció que la Junta se va a personar en todos los casos donde exista maltrato con resultado de muerte o de graves daños para la víctima y fue rotundo al asegurar que no vamos a pasar de largo en ningún caso de maltrato en la región